miércoles, 15 de agosto de 2018
logo economy journal
Crisis económica y cultura

En este número

Carmen P.Flores. Periodista

Había una época en que el Estado financiaba a la industria del cine, ahora ocurre todo lo contrario y se lo voy a demostrar a lo largo de este artículo. La crisis económica nos ha cogido a todos de lleno, aunque, a unos más que otro, bien es cierto. Para la industria del cine amén de la crisis, la subida del IVA ha llevado a nuestro sector a una situación más que crítica y el pasado 2013 ha sido el peor de toda la historia del cine. Solo ha sido bueno para el ministerio de Hacienda que ha visto incrementados sus ingresos muy considerablemente, en detrimento de todo un sector que da empleo a miles de personas y que si no se buscan soluciones, la remontada del sector va a ser muy complicada. Y a los datos me remito.

Fernando Rueda. Politólogo. Director del Observatorio de Cultura y Comunicación de la Fundación Alternativas

Demostrar que el sector cultural tiene una gran capacidad de generación de riqueza, crecimiento y empleo ha sido una de las preocupaciones de no pocos analistas investigadores y otros agentes durante las últimas décadas. Desde distintos enfoques, partiendo de muy diferentes premisas sobre qué sectores productivos forman parte de eso que llamamos industrias culturales y creativas, la lista se amplía o se reduce en función de corrientes de opinión o intereses concretos.
Paraskevi Papagianni. Universidad de Atenas

Sabemos desde que Heráclito le diese forma, que los entes asientan su unidad gracias al movimiento de fuerzas contrarias: lo negativo encierra lo positivo. Por eso, lo malo contiene también una componente buena y, en el ámbito de la cultura, los valores se han transmutado en estos años de entronización de la Troika en Grecia. Ya nada será como antes. Se ha perdido la candidez, la ingenuidad con que podían contemplarse las cosas. La sospecha ha dejado paso a la desconfianza, la duda se resuelve siempre con una mirada que todo lo cuestiona con el convencimiento de que la verdad queda siempre oculta bajo una realidad engañosa. Esta es la principal consecuencia de la crisis económica en la cultura y los valores en que se asentaba la sociedad griega hasta hace unos pocos años.
 
Salvador Faus. Periodista

El cierre provisional del palacio de la ópera de Valencia por desprendimientos en su fachada se une a la paralización de los estudios de cine de Alicante y al fundido en negro de la radiotelevisión autonómica.Tres hechos significativos aunque no únicos que han ayudado a convertir el panorama cultural valenciano, tanto público como privado, en un inmenso páramopor el que transitan como ánimas en pena músicos, actores, autores, escritores y demás profesionales de la cultura.

David Morales. Presidente de la Asociación de Músicos Profesionales de Orquestas Sinfónicas (AMPOS)

La actualidad y futuro de nuestras orquestas sinfónicas en España es inquietante. La actual crisis económica que estamos atravesando está también creando un fuerte impacto en nuestras orquestas. Muchos son los actores que hacen que ello sea posible. El desproporcionado incremento del IVA cultural desde un 8 hasta un 21%, supone también una carga que está minando toda nuestra industria cultural. Las aportaciones públicas, principal sustento de la cultura de nuestro país, están sufriendo serios recortes que hacen peligrar su sostenimiento, futuro y solidez.

Mercedes Arancibia. Periodista

El imperio del periódico de papel está a punto de desaparecer engullido por el mercado de la información, más exactamente de la comunicación digital: una vorágine imposible de digerir en tiempo real de noticias, informaciones sin contrastar, rumores y cotilleos que tiene mucho que ver en el proceso de desafección del lector por lo que un día fue la principal fuente informativa del ciudadano.

Pablo Pérez Casas. Bibliotecario

¿Pensábamos que las bibliotecas iban a ser diferentes a los hospitales o a los colegios públicos? ¿Creíamos que, estando en su mayoría las bibliotecas sostenidas con fondos públicos, no nos iban a recortar también a nosotros?. Porque nos piden un artículo sobre cómo ha afectado la crisis a las bibliotecas. Pero defendemos que no es la crisis sino los recortes. Es evidente que la inestabilidad financiera que sufrimos desde el año 2008 se podía haber afrentado de otras maneras muy diferentes. Por ejemplo aumentado el gasto y la inversión pública y no disminuyéndolo como se ha hecho.
Rafaela Rivas. Actriz y periodista

Cuando era pequeña quería ser cantante. Me fascinaba la idea de estar encima de un escenario y que todo el mundo me mirase apreciando mi talento y después me aplaudiese. Al cabo de los años descubrí que lo que quería realmente no era estar encima de un escenario cantando, no porque se me diese mal, sino porque lo que de verdad me fascinaba era poder compartir lo que esas canciones me hacían sentir, es decir, transmitir mis emociones al público. Así descubrí el teatro. Así descubrí la magia de conectar con aquelloque sentía y ver el efecto reflejado en quienes me miraban. Es un momento único y los actores estamos hambrientos por poder vivirlo y saborearlo.
Ángel Badillo. Investigador Principal del Real Instituto Elcano para el área de Lengua y Cultura, y Profesor Titular del Departamento de Sociología y Comunicación de la Universidad de Salamanca

Las preguntas -más bien las dudas- en torno al futuro del cine son parte cotidiana del debate de las industrias culturales en los últimos años, en particular con el ascenso del ocio doméstico (in-home) y del consumo frecuentemente ilegal de contenidos audiovisuales a través de las redes telemáticas, cada día más rápidas y ubicuas. La producción cinematográfica, sin embargo, no es la parte de la cadena de valor audiovisual que se está resintiendo de estas presiones, al menos así lo muestran los datos difundidos por UNESCO en el reciente informe Emergingmarkets and thedigitalization of the film industry (2013).

Javier Castro. Periodista

También la cultura se ha convertido al consumo, echando con ello por tierra aquélla visión de los románticos que la interpretaban como algo elevado, propio de las élites, un lujo al alcance de muy pocos. Y ello, claro está, acarrea la aparición de nuevas formas de expresión, una banalización de los contenidos y hasta una mutación del propio concepto de cultura. Por eso, poco puede extrañar del empeño en trazar líneas divisorias entre, por ejemplo, cultura, alta cultura o simple entretenimiento, con afán de originalizarse, como ocurrió con lahaute couture respecto al prêt-à-porter.

Jacqueline Laguardia Martínez. Profesora de economía e investigadora de la Universidad de la Habana, Cuba

El conjunto de las industrias culturales ocupa un lugar estratégico en la economía mundial. Los millones de dólares que mueven alrededor del globo y los porcentajes crecientes que ocupan en la composición del PIB atraen la atención del capital trasnacional, interés que se acentúa al considerar las particularidades que distinguen la producción y comercialización de los bienes y servicios culturales del resto de las actividades manufactureras ?entre las que sobresale su, recientemente, revelada capacidad de soportar mejor los efectos negativos de la presente crisis económica global.
Justo Mellado. Escritor. Director Parque Cultural Valparaíso (Chile)

Me han solicitado que explique el siguiente enunciado: Como he dicho en muchas ocasiones, los "ricos" -para hablar en antiguo- no necesitan tener un Ministerio de Cultura ¿Para qué? ¿Qué significa hablar en antiguo? Estando en Madrid, hace muchos años, unos intelectuales hacían esta broma de hablar en "antiguo"; y agregaban, "es decir, en marxista". Pero en la formación intelectual chilena de las post-dictadura, hablar en antiguo significa emplear palabras en completo desuso. Ya forzosamente olvidadas en su propia tradición.
Andreas Joh. Wiesand. Director Ejecutivo, Instituto Europeo de Investigación Comparativa de la Cultura (ERICarts)

Es pura coincidencia que cinco años después de que la Asamblea General de la UNESCO aprobara el Convenio sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales, una de las piedras angulares de este documento se ponga en tela de juicio por muchos de los países firmantes? Me refiero al "derecho soberano a formular y aplicar políticas culturales" que incluyen, en particular, "las medidas destinadas a conceder financión financiera pública" y "establecer y apoyar instituciones públicas" (Art. 5 y 6).

Eguzki Urteaga. Profesor de Sociología Universidad del País Vasco

La crisis económica que se inicia en septiembre de 2008 ha desembocado en una crisis cultural. Por una parte, las políticas de austeridad implementadas a lo largo de estos últimos cinco años han dado lugar a un incremento del desempleo y de la pobreza y a una disminución del poder adquisitivo de los ciudadanos, lo que ha desembocado en una disminución de la demanda cultural. Por otra parte, el incremento de la presión fiscal sobre la cultura, con el aumento del IVA aplicado a los productos y servicios culturales (del 8% al 21%), y la disminución de las subvenciones públicas han impactado notablemente la oferta cultural, tanto cuantitativamente como cualitativamente.

Androulla Vassiliou. Comisaria europea de Educación, Cultura, Multilingüismo y Juventud

Silvia Costa. Miembro de la Comisión de Cultura y Educación del Parlamento Europeo y ponente del programa Europa Creativa

Europa se enfrenta a retos que a menudo los Estados miembros por sí solos no pueden combatir con eficacia. Los sectores de la cultura y la creación constituyen un buen ejemplo de lo que puede conseguirse poniendo los recursos en común y colaborando para superar los problemas transnacionales y aprovechar las oportunidades que existen para llevar a todo el mundo la huella cultural de Europa. 
  
Antonio Mª Ávila, Director Ejecutivo de la Federación de Gremios de Editores de España

El sector del libro, al igual que ha ocurrido en el resto de industrias culturales y en el resto de las industrias españolas, también se está viendo afectado por la situación de crisis económica y financiera. Conviene, no obstante, señalar que hasta el año 2010, el sector editorial se vio menos afectado que otros sectores. De hecho, el mercado del libro, de forma tradicional, ha tenido un crecimiento sostenido en torno a los valores del IPC, en los momentos de crecimiento y sin grandes caídas cuando se producían recesiones.
Esther Ortiz. Periodista

A pesar de ser un Derecho Humano fundamental, las medidas de austeridad y lucha contra el déficit están poniendo en riesgo los logros de las últimas cuatro décadas en el acceso a la cultura, ya que cada vez menos personas pueden ejercerlo. Para muestra, un botón: España posee uno de los salarios más bajo entre los países de su entorno (753 euros frente a los 1.400 de Francia) y el IVA cultural más alto de toda la zona euro (las entradas al teatro se gravan con un 21 por ciento frente al 6,5 por ciento griego). El acceso a recursos culturales es básico en una sociedad con una democracia madura y de calidad.

GotzoneTotorica. Periodista

Los influyentes antropólogos Alfred Kroeber y ClydeKluckhohn compilaron en 1952 una lista de 164 definiciones de cultura, lo cual pone de manifiesto la complejidad del asunto. Sin embargo, "en nuestros días y de manera general, se interpreta la cultura como el conjunto total de los actos humanos en una comunidad dada, ya sean éstos prácticas económicas, artísticas, científicas o cualesquiera otras", se dice en Wikipedia. Toda práctica humana que supere la naturaleza biológica es, pues, una práctica cultural.

Lluís Bonet. Director del programa de gestión cultural. Universitat de Barcelona

Hasta la reciente eliminación del tipo reducido del IVA para los espectáculos y los servicios artísticos (el brutal incremento del 8% al 21%) poca gente, incluidos los operadores culturales, era consciente de la importancia de los beneficios fiscales para los sectores de la cultura en España. De todas formas y a diferencia del efecto del gasto público, la ventaja fiscal al consumo que representa una reducción del tipo del IVA es descontada psicológicamente más fácilmente que la recepción de una subvención o la desgravación por donativos, en especial en situaciones de estabilidad tributaria.
Fernando Martín. Director de la revista Madrid En Vivo Go!

Mal negocio hizo el ciudadano el día que permitió que lo cultural fuese catalogado simplemente como "producto cultural" al arbitrio de una "industria cultural" que, como todas las industrias, pierde de vista el criterio de calidad al supeditarlo al de rentabilidad comercial. La sociedad en su conjunto -representada por la administración del Estado y bajo las directrices de una autoridad supranacional, CE en nuestro caso- comenzó en ese momento a soltar amarras y ha ido abandonando paulatinamente -últimamente, con la crisis, a toda marcha- la protección de un derecho fundamental del ser humano, vertebrador del desarrollo social e impulsor del sentido crítico que toda organización social necesita para un sano desarrollo y control de quienes la dirigen.
Peru Erroteta. Periodista

No resulta imprescindible solicitar avales académicos o legitimarse tras una avalancha de citas para constatar que la cultura goza, desde sus más remotos orígenes de un aura divina que, ciertamente, no se corresponde con su privilegiada relación con el poder.

Pau Rausell Köster. Profesor titular del departamento de Economía Aplicada de la Universitat de València

Como bien señalan recientes documentos de la Comisión Europea, en el corazón de nuestro tejido social, la cultura da forma a nuestras identidades, aspiraciones y relaciones con los demás y el mundo. También da forma a los lugares y los paisajes en los que vivimos, los estilos de vida que desarrollamos.
El patrimonio, las artes visuales y escénicas, el cine, la música, la edición, el diseño de moda se manifiestan con fuerza en la vida cotidiana, pero la contribución que los sectores culturales y creativos pueden aportar al desarrollo social y económico de la UE aún no está plenamente reconocida.  

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED