jueves, 15 de noviembre de 2018
logo economy journal
< ver número completo: Proteccionismo
Redacción

​El proteccionismo de Donald Trump es un nuevo dogma político que no responde a una lógica racional

“Una guerra comercial, es siempre perdedor-perdedor”, indica Frédérique Berrod, profesora en el Instituto de Estudios Políticos de (IEP) de Estrasburgo, en una entrevista a la agencia de noticias china Xinhua, en relación con las tarifas proteccionistas anuncias por el presidente estadounidense sobre las importaciones de acero y aluminio.


Acero


Tras varios días de intensas especulaciones, el presidente Trump ha firmado dos documentos controvertidos. El de las tasas del 25% sobre las importaciones de acero y el del 10% sobre las de aluminio. Estas medidas excluyen “de momento”, Canadá, primer socio comercial y primer proveedor de acero y aluminio de los EE.UU., y México.


“Trece meses después de su llegada al poder, Donald Trump da así un fuerte viraje proteccionista”, según comenta Berrod. 


“Esta decisión se estaba esperando, porque forma parte de su programa. Pero en cualquier caso, no es menor alarmante”. Se inquieta la universitaria. “No es tanto la propia decisión como el efecto inducido sobre un mercado ya perturbado lo que resulta más problemático. Crea un precedente para otros sectores y países que han comenzado a adoptar el mismo o parecido discurso”, agrega.


“Y lo que resulta aún más inquietante es que el Presidente de los EE.UU. ha tomado esta decisión a pesar de las fuertes presiones ejercidas en su propio campo”, apunta la politóloga. El anuncio de estos derechos de aduana ha provocado en efecto una verdadera onda de choque dentro de los republicanos. El principal consejero económico de Trump, Gary Cohn, ha presentado su dimisión por su oposición a estas medidas.


EL PROTECCIONISMO DE TRUMP ES UNA ESPECIE DE DOGMA POLÍTICO


El Presidente republicano de la Cámara de representantes de los EE.UU., Paul Ryan, ha puesto también de manifiesto su clara desaprobación, por temor a las “consecuencias imprevistas”, mientras el senador republicano Jeff Flake, ha anunciado la tramitación de una propuesta de ley orientada a anular estas tasas. 


“El proteccionismo de Donald Trump es una especie de nuevo dogma político que no responde a una lógica racional”, estima Berrod, que duda de la eficacia de tales medidas para la economía estadounidense.


“Medidas proteccionistas sobre el acero han sido intentadas en el pasado, y salvaron muy pocos empleos en las acerías de los EE.UU., al tiempo que destruían un gran número de ellos en las empresas que necesitan acero y no pueden adquirirlo al precio estadounidense”, recuerda.


Esta idea del proteccionismo, que no está ligada a la eficacia, escinde el paisaje político y no permite el debate, porque es presentada como una especie de verdad auto-proclamada. Es una respuesta populista, demagógica, que forma parte del paisaje político y que funciona con la complicidad de una parte de la población”, afirma Berrod. Preguntada por Xinhua sobre las motivaciones de Trump, la politóloga se sorprende de su posición proteccionista en elación con la trayectoria de sus propios negocios. “Puede ser que esté auto-convencido de estas medidas que alimentan su demagogia”, centrada en el principio de “América primero”, añade. Pero no estoy segura que él sepa bien a donde va. Trastoca los equilibrios sin saber que hay detrás”.


Berrod comparte de otro lado la opinión de numerosos observadores que creen que Donald Trump quiere acabar con la Organización Mundial de Comercio (OMC).


“La OMC le molesta, enseña los músculos, golpea la mesa con el puño, esperando que sea suficiente”. “Los Estados Unidos prescinden de la OMC, en un enfoque bilateral que es puramente una lucha de poder. De este modo, debilitando al mismo tiempo la lógica y las instituciones del multilateralismo, no va a crear lógicas de solidaridad o de cooperación entre Estados (…) Para mí, esto es de perdedor-perdedor”.


La Administración estadounidense ha multiplicado en estos últimos meses los obstáculos al funcionamiento de la institución bloqueando, por ejemplo, la elección de tres jueces del órgano de Reglamento y Contenciosos (ORD), de la OMC. Los EE.UU. pueden paralizar técnicamente el reglamento de los contenciosos, en particular los que se refieren a los nuevos aranceles sobre el acero y el aluminio.


“Es verdad que la OMC está debilitada, pero espero que podrá jugar algunas partidas. La clave podrá venir de China, más que de la Unión Europea, dada la correlación de fuerzas en la OMC. Esto será más complicado para EE.UU., porque les pondrá ante su lógica que es no solamente proteccionista, sino también aislacionista. La OMC podría así ser el contrapoder al modelo de política artificial de Donald Trump”, concluye Berrod.


La Unión Europea repite que una guerra comercial sería perjudicial para todos. 


Francia, por boca de su ministro de Economía, Bruno Le Maire, ha dicho “lamentar” la decisión de Trump, al tiempo que Londres cree que es actúa de “mala manera”. Brasil, segundo proveedor de acero a los EE.UU., ha hecho por su parte saber que “defenderá sus interese”. Japón también ha anunciado que actuará.



Chine-Europe. Xinhua
http://french.xinhuanet.com

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

Aviso legal - Cookies