martes, 20 de octubre de 2020
logo economy journal
¿Se ha terminado el estado del bienestar?

En este número

Redacción 

Hay quienes sostienen, como es el caso del historiador y economista anarcocapitalista Murray N. Rothbard, que el Estado de bienestar norteamericano parte de la convergencia entre el pietismo milenarista -que proclama el reinado de Cristo en la tierra junto con sus elegidos antes del juicio final-  y el interés económico se expande desde el siglo XVIII con un gran protagonismo de las mujeres y, a lo largo de los años, llegó a gozar del apoyo de ilustres apoyos, como el de los Rockefeller.
Redacción

Los orígenes ambientales y las fuentes intelectuales de este cambio trascendental en la vida económica denominado Estado de bienestar, se sitúan clásicamente en la Alemania del conde Otto von Bismarck (1815-1898), último representante del despotismo ilustrado y padre fundador de la Alemania moderna.
 Javier Castro. Periodista

A finales de los años 20 del pasado siglo, 22 países disponían de programas públicos de salud. Actualmente son más de 140 los que cuentan con algún sistema de seguridad social. Globalmente, el gasto social tiende a aumentar y este no ha disminuido en líneas generales, aún con gobiernos liberales. La ofensiva contra el Estado de bienestar es, sobre todo, de carácter ideológico, propagandístico. Cosa que, como sabemos, suele preceder al recorte.

 
 
 Salvador Faus Verdú.  Periodista

Un paro incontrolado que afecta a 720.000 ciudadanos, el gobierno autonómico más endeudado y en bancarrota, la sanidad y la educación públicas amenazadas por los recortes indiscriminados, los índices de pobreza en niveles más que preocupantes, los grupos sociales más vulnerables abandonados por los poderes públicos...




 
Redacción

El modelo sueco ha sido referente universal del estado de bienestar. Con profundas raíces históricas, alcanzó su plenitud en los años posteriores a la segunda guerra mundial y luego, como consecuencia de la crisis económica, ha sido sometido a revisión, aunque manteniendo en cualquier caso sus fundamentos.
Peru Erroteta. Periodista
 
Estado y bienestar -el de carácter general, claro, y no el propio- son términos que no agradan a los conservadores. Consideran el reparto contra natura, porque a su juicio el individuo es esencialmente egoísta y de hecho consideran que cada céntimo que se redistribuye les ha sido arrebatado ilegítimamente de cada uno de sus bolsillos. De hecho, el debate sobre la naturaleza, legitimidad y viabilidad del Estado de bienestar comenzó con su propia idea y no ha cesado hasta hoy.




Ramón Ramos Peña. Profesor de Economía en el IES Puerto del Rosario

Pero me parece más importante formularnos otra pregunta: ¿Por qué nos estamos cargando el Estado de Bienestar? Y, todavía mejor, ¿Cuál sería la solución para que esto no ocurriera?

 


Carmen de Paz Nieves. Responsable de temas de protección social de la Fundación IDEAS

El debate reciente sobre el futuro del Estado de Bienestar en Europa y su adaptación al cambiante contexto internacional y a las nuevas demandas se ha intensificado en los últimos años a raíz de la crisis económica.

 
 

Amartya K. Sen.Catedrático de Economía y Ética de la Universidad de Harvard. Premio Nobel de Economía 1998

El Estado de bienestar, tal como lo conocemos, es uno de los grandes logros de la civilización europea, es una de las grandes contribuciones de Europa al mundo. El resto del mundo ha emprendido esta dirección, imitándolo cada vez más, valorando positivamente, en muchos aspectos, lo que ha sucedido en Europa desde que concluyera la Segunda Guerra Mundial.
 
 Miguel Centella Moyano. Profesor de Políticas Sociales Universidad de Extremadura

Una década después de que se comenzase a cuestionar ideológicamente la viabilidad del Estado del bienestar, la España de la postransición iniciaba, con cuarenta años de retraso, la construcción de las estructuras de su propio modelo welfarista sobre la base de una lógica socialdemócrata que, como la mayoría de los partidos que la sustentan, ya por entonces comenzaba una incierta odisea, aún no resuelta y muy probablemente sin retorno, hacia no se sabe dónde.


 
 



Alvaro Espina. Doctor en Ciencias Políticas y Sociología y profesor en la Universidad Complutense de Madrid

Para los sociólogos, el estado de bienestar es un sistema social -o sea, un conjunto de arreglos institucionales- cuya función primordial consiste en elevar la cohesión social. Desde esta perspectiva, su aparición constituye una nueva fase del largo proceso de modernización que tuvo lugar en Europa a lo largo de los últimos siglos.

 


Ana Isabel Lima Fernández. Presidenta del Consejo General del Trabajo Social

¿Racionalización y sostenibilidad o abandono y mayor coste a medio largo plazo?. Muchos de los expertos en políticas sociales que apuntan a la idea de un cambio de modelo de bienestar social, hace tiempo plantean la necesidad de una actualización del mismo, una reforma acorde al contexto actual, pero en ese escenario es importante reflexionar sobre el origen del cuestionamiento ¿Se trata de un cambio de modelo de bienestar o la destrucción de mismo?


 


Gorka Moreno Márquez. Profesor en la Universidad del País Vasco

 

El Estado del Bienestar se ha sustentado en un contrato social y en una visión de la sociedad en la que se entendía que la pobreza y las necesidades sociales no cubiertas son problemáticas de carácter estructural y, como tal, la respuesta también tiene que ser estructural y colectiva. De esta forma, las políticas sociales se basan en la solidaridad social y en la aceptación de la necesidad de atenuar los factores exclusógenos del sistema económico a través de la responsabilidad social y colectiva.
  


 Soledad Murillo. Profesora de Sociología y Políticas Públicas. Universidad de Salamanca 

Hasta el descubrimiento de Australia, las personas del Viejo Mundo estaban convencidas que todos los cisnes eran blancos. Hecho que viene a demostrar los límites de nuestro aprendizaje si éste se basa más en las regularidades que en las excepciones. El Cisne Negro o el Impacto de lo Altamente Improbable, un libro de Nassim Nicholas Taleb.

 
 

Antonio Antón. Profesor honorario de Sociología de la UA de Madrid

Frente a la persistencia de la crisis socioeconómica y del empleo, que dura ya más de cuatro años, en la Unión Europea, particularmente desde el Consejo Europeo de mayo de 2010, se ha consolidado una política liberal-conservadora, dominante entre las élites institucionales europeas, con las siguientes características. El problema central sería el déficit público y la deuda (soberana), no la contracción económica y el paro masivo.

 
 

Antonio Cabrales.
Profesor de Economía de la Universidad Carlos III de Madrid

Es bueno pensar en el origen del estado del bienestar para pensar en su futuro. En principio hay al menos dos teorías posibles. Una de ellas es que el estado del bienestar es una especie de contrato de seguro entre los miembros de la sociedad. Todos entendemos que a veces las cosas nos van mal por mala suerte. Y nos comprometemos a ayudar a los que lo pasan mal, en el bien entendido que si a nosotros nos pasa, también seremos ayudados.

 
 

Carlos Berzosa. Catedrático de Economía aplicada Universidad Complutense de Madrid

El Estado de bienestar ha sido el mayor logro de avance social que ha conseguido el capitalismo en la mayor parte de los países desarrollados. Se consiguió con estas políticas poner de manifiesto la capacidad del sistema de llevar a cabo reformas económicas y sociales que favorecieron la tendencia a una mayor igualdad en derechos y oportunidades. El capitalismo fue capaz de demostrar que era posible adaptarse a las demandas y reivindicaciones de los ciudadanos.

 
 

Antonio Argandoña. Profesor de Economía y titular de la Cátedra 'la Caixa' de Responsabilidad Social de la Empresa y Gobierno Corporativo del IESE

Los europeos nos hemos acostumbrado al estado del bienestar, hasta el punto de considerarlo un derecho fundamental de todos los ciudadanos o, en algunos países, de los que participan o han participado en el mercado laboral. Y, efectivamente, es una institución singular, que cubre un conjunto de objetivos sociales como la provisión de rentas y servicios mínimos en determinadas situaciones, la garantía de un seguro público ante emergencias personales o familiares, o la cobertura de necesidades de la persona o de la familia que pueden tener efectos externos importantes sobre otras personas o sobre toda la sociedad.


 

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

Aviso legal - Cookies