martes, 17 de julio de 2018
logo economy journal
< ver número completo: Medios públicos
Javier Castro

​Ayudas a la prensa en Francia

Periodista

Las ayudas a la prensa en Francia, se remontan a la Revolución francesa, en 1769, con la instauración de tarifas postales privilegiadas. A lo largo de los años, han ido evolucionando con el objetivo de favorecer un cierto pluralismo del paisaje mediático, ofreciendo oportunidades a los nuevos títulos y, más recientemente, a la diversificación de la producción multimedia de las empresas de prensa.


Ayudas medios


El informe Brachard, previo a la adopción por unanimidad en 1935 de la ley Branchard sobre el estatuto del periodista profesional, resalta que las Cámaras francesas habían adoptado, en más de una ocasión, medidas excepcionales en favor de la industria, que constituyen auténticos privilegios, y es equitativo que escuche las reivindicaciones que, unánimemente, les formulan sus asociaciones profesionales.


El ministerio francés de cultura distingue tradicionalmente entre las ayudas directas (a la difusión y el pluralismo) de las ayudas indirectas (fiscales y sociales). 


El Fondo estratégico para el desarrollo de la prensa y la Ayuda a la Difusión son las ayudas directas del Estado a prensa. Los editores de prensa solicitantes de estas ayudas financieras están obligados a firmar y respetar un acuerdo marco.


Lo artículos del 18 al 27 del código de correos y comunicaciones electrónicas establece que la prensa se beneficie de tarifas postales preferenciales, en su enrutamiento y distribución por Correos. La escala tarifaria tiene en cuenta el peso de las publicaciones, la urgencia y el grado de preparación de los envíos.


Se aplica una reducción a los diarios y semanarios de naturaleza política y de información general. 


Los periódicos nacionales con escasos recursos publicitarios y los diarios locales también con publicidad escasa, procedente de pequeños anuncios, también se benefician de una reducción suplementaria. Correos, el gobierno y los editores firmaron el 23 de julio de 2008 un protocolo de acuerdo sobre la distribución de prensa por vía postal.


El decreto de 26 de marzo de 1987 prevé una reducción del 20% aplicada a las tasas de cotización “de las agencias o empresas de prensa que emplean periodistas profesionales o asimilados”. Las cotizaciones de los vendedores ambulantes de prensa también se benefician de un régimen destinado a promover esta forma de reparto, muy desarrollada en los EE.UU. y en los países de la Europa del Norte.


1.200 MILLONES DE EUROS EN SUBVENCIONES


En 1935, coincidiendo con la Ley Blanchard, que instituyó el estatuto del periodista profesional, los diputados votaron las deducciones por gastos derivados de la actividad de los periodistas, que suponían un 30% de los ingresos brutos, hasta que el gobierno de Alain Juppé, las suprimió en 1996. Dos años después, gobernando Lionel Jospin, fue adoptado un nuevo sistema que permite a los periodistas deducir de sus ingresos reales (ingresos fiscales de referencia) con un techo máximo de 7.650 euros, una ayuda directa que oficialmente se corresponde con los gastos específicos ligados al trabajo de periodista. 


Para un periodista que gana 3.000 euros netos al mes (3.700 brutos), o sea 36.000 euros anuales, la deducción disminuye su base imponible en un 18%. Esta ayuda a la prensa representa en torno a 20 millones de euros por año, algo más del 1% de las ayudas totales.

El fondo de ayuda a la distribución y la promoción de la prensa francesa en el extranjero es sucesor de un antiguo fondo de ayuda creado a finales de 50 y revisado en 1991. Permite facilitar la publicación de diarios y revistas fuera del Hexágono.


El fondo de ayuda al desarrollo de servicios de prensa digitales creado en 2004 y renovado tras el congreso general de la prensa de 2009, tiene por objeto conceder ayudas para la realización de proyectos de desarrollo de servicios digitales. La ayuda depende de una comisión ad hoc y el servicio tiene que ser reconocido por la comisión paritaria de publicaciones y agencias de prensa. Debe disponer de una parte significativa en lengua francesa o en una lengua regional en uso en Francia, y contribuir a la difusión del pensamiento y de la investigación científica franceses. La subvención por cada proyecto tiene un techo del 40% de los gastos y para el préstamo de un 50%. Para los proyectos de información política y general estos porcentajes se elevan al 60% y el 70%, respectivamente. Desde febrero de 2014, la prensa digital se beneficia de una tasa super-reducida de IVA, del 2,1%.


La intención de favorecer la renovación y la diversidad de la prensa, que justifican las ayudas, se concretó en la creación, en 1936, de organismos paritarios, como el Comité de papel de prensa, encargado de luchar contra la especulación en un momento en el que el papel escaseaba, así como la Comisión del carné de periodista profesional.


En 2012, el Estado francés dedicó 1.200 millones de ayudas directas (70 millones al transporte, abonos a la AFP, 250 millones a la reestructuración de Presstalis, corporación de distribución de medios) e indirectas (ayudas postales, IVA reducido al 2,1 para el papel prensa…), lo que representa el 11% de la cifra de negocios del sector, evaluada en unos 10.000 millones de euros.


ESTADÍSTICAS FALSEADAS


Estas ayudas resultan significativas. Los diarios Le Monde y Le Figaro son los mejor dotados, con respectivamente 18,6 y 18,2 millones de euros recibidos en 2015. Según el Tribunal de Cuentas, estas son algunas de las ayudas a los periódicos, por ejemplar difundido:


L'Humanité: 48 céntimos

La Croix: 32 céntimos

Le Nouvel Obs: 29 céntimos

Libération: 27 céntimos

L'Express: 23 céntimos

Le Point: 20 céntimos

Le Monde: 19 céntimos

Le Figaro: 17 céntimos

Ouest-France: 6 céntimos

Le Parisien: 4 céntimos


En realidad, no es posible conocer las subvenciones de las que se beneficia un determinado medio. Por ejemplo, en 2014 Le Monde se benefició de 13,1 millones de ayuda pública, de los cuales 3,6 correspondían a ayuda postales, un 27% del total. Respecto al número de ejemplares vendidos, la subvención fue de 14 céntimos por ejemplar; es decir un 12% del precio del periódico que se vende a 1,20 euros. Así, las subvenciones representaron en 2014 el 12% de la cifra de negocio, solamente referidas a las ventas.


También se denuncia que se está publicitando una bajada de las “ayudas” publicadas (denominadas “ayudas individuales”) para hacer creer su independencia financiera mientras, al mismo tiempo, aumenta la ayuda postal de que se benefician y que la gente desconoce porque no se hacen públicas.


En resumen, la opinión general es que las ayudas a la prensa en Francia han sido progresivamente vaciadas de sentido y de interés. Vendidas durante decenios las virtudes del liberalismo, de la libre concurrencia y de la neutralidad del Estado, la prensa escrita saca sus uñas para defender y disimular los privilegios que el gobierno le otorga, no sin contrapartidas y a espaldas de los franceses.


Como con las estadísticas del paro, el gobierno francés ha decidido trucar las cifras oficiales de las ayudas a la prensa. La manipulación de las estadísticas oficiales, hasta incluso la suspensión de su publicación es un clásico en todas las dictaduras que, a falta de poder cambiar la realidad, se esfuerzan en disimularla a ojos del público.


Con información de Wikipedia https://fr.wikipedia.org/wiki/Aides_à_la_presse_en_France

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED