lunes, 21 de mayo de 2018
logo economy journal
< ver número completo: Medios públicos
Pere Ferreres

​El adoctrinamiento de TVE

Periodista del Consejo de Informativos de TVE

La credibilidad de los espacios informativos de TVE está en la UCI. “(…) Hablamos de un país llamado España”. Y el presentador del programa da paso con esta frase más obvia que lapidaria a un reportaje más sobre el denominado “Procés” catalán.


Tve


Lo que no dice el presentador es que hace tiempo que muchos ciudadanos catalanes tienen la sensación de que TVE se ha desconectado de España. Concretamente, desde el momento en que sus responsables en Madrid tomaron la peligrosa decisión de silenciar durante la mañana del domingo 1 de octubre de 2017 los gravísimos hechos que sucedían en Catalunya.


Cada vez son más quienes piensan que esa decisión de los responsables de TVE deslegitima a la cadena como una televisión pública del Estado. Mientras Catalunya era centro de atención mundial ese 1 de octubre, TVE tapó los acontecimientos que se sucedían, censuró el seguimiento en directo y se dedicó a informar de Botsuana y de la fauna de Hawái.


En un directo es más difícil manipular. Por eso, los responsables de TVE decidieron no emitir ese día en directo y se limitaron a informar en los telediarios, en los que se priorizaría una vez más el argumentarlo del Partido Popular.


El Consejo de Informativos de TVE, órgano de representación profesional elegido democráticamente, que tiene como función primordial promover la independencia editorial de TVE, ha documentado centenares de malas prácticas cometidas en los últimos meses. Una que no tiene parangón es precisamente la que se refiere al 1 de octubre en Catalunya. El Consejo de Informativos de TVE atribuye la decisión antiprofesional de no preparar una cobertura informativa especial y adecuada para seguir los acontecimientos que tuvieron lugar a la Dirección de Informativos de la cadena, liderada por José Antonio Álvarez Gundín, ex jefe de Opinión del diario “La Razón”.


EL PROBLEMA DE TVE VIENE DE LEJOS


Los profesionales de la redacción del Centro de Producción de TVE en Cataluña denunciaron ante el Consejo de Informativos que el contenido de las informaciones relacionadas con el 1 de octubre emitidas en los telediarios era sesgado y ocultaba buena parte de lo que realmente sucedía. El Consejo de Informativos de TVE ha documentado suficientemente que el “Procés” se convirtió en una guerra de trincheras. Día a día, se resaltó la división de los ciudadanos catalanes y de sus representantes políticos entre quienes querían la independencia de Catalunya y rechazaban el modelo constitucional de 1978, y quienes no defendían esa posición. 

La sensación es que a TVE nunca le ha interesado abrir de verdad el debate de lo que sucede en Catalunya.


La tensión con la que se trabaja en las redacciones es enorme. Tenemos compañeros que se encuentran habitualmente entre la espada y la pared. Los hay que se han visto obligados a presentar la baja por enfermedad por sufrir una especie de karoshi (exceso de trabajo). Lo más triste es que donde emplean más tiempo a la hora de trabajar no es en proponer, investigar, diseñar y elaborar información sino en intentar destruir las pautas que llegan a Sant Cugat desde Madrid. Unas pautas que no tienen ni pies ni cabeza y solo responden al adoctrinamiento informativo que degrada al espectador y solo satisface a un gobierno que no cree en el papel vital de las televisiones públicas, que no puede ser otro que la democracia, la cohesión social, la diversidad cultural y el pluralismo.


El problema en TVE viene de lejos, de cuando se redactó en 1980 el Estatuto de RTVE con el visto bueno del entonces presidente del gobierno Adolfo Suárez, que había sido director general de RTVE en tiempos de “Paca la Culona”, más conocido por Franco. Desde el primer momento, los políticos quisieron adueñarse de la televisión pública española.


El descrédito de la Corporación RTVE podría frenarse ahora, si los partidos políticos hacen un esfuerzo de consenso y celeridad para que la modificación legislativa de la Ley de 2006 aprobado en el Congreso en 2017 permita una presidencia de RTVE profesional, independiente y ambiciosa.


Queremos una radiotelevisión pública de todos y para todos. Una RTVE de la sociedad. Una televisión con la independencia suficiente para evitar la influencia del gobierno de turno sobre los contenidos de la programación. Hay que volver a intentar que ningún gobierno, sea del color que sea, controle los Informativos.


De no ser así, como los partidos políticos no espabilen y miren para otro lado, puede llegar un momento en que nuestra querida TVE no sobreviva en la UCI y se muera de pena. Y entonces, nos veremos obligados a hacer una colecta para ponerle una lápida impagable como la que un día descubrimos en un cementerio italiano:“¡Os lo había dicho, cabrones, que no me encontraba bien!”

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED