martes, 17 de julio de 2018
logo economy journal

El artículo de la Declaración de los derechos del hombre, de 1948, indica: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión, lo que implica el derecho a no ser inquietado por sus opiniones y de buscar, recibir y difundir, sin consideración de fronteras, las informaciones y las ideas por cualquier medio de expresión."


MEDIOS FRANCIA


Por su parte, Victor Hugo dijo: “El principio de la libertad de prensa no es menos esencial ni menos sagrado que el principio del sufragio universal. Son las dos caras de la misma moneda. Estos dos principios se reclaman y se complementan recíprocamente. La libertad de prensa junto al sufragio universal ilumina el gobierno de todos. Atentar contra una es hacerlo contra la otra.


Se reconoce un régimen totalitario por el hecho de que los medios están controlados por el poder político. Las revueltas sociales y populares como la de Oaxaca, en México, en 2006, pasan sistemáticamente por la toma del control de un medio audiovisual. Esto ilustra hasta qué punto es fundamental el control de la información para establecer un poder, a fortiori contra o sin el conocimiento de la población, o para luchar contra una eventual tentativa de desinformación ¿No se dice que el primer perdedor de una guerra es la verdad? Los medios son esenciales para la democracia, más incluso que otros poderes. Son igualmente el barómetro social. Y los dirigentes de los grandes medios se encuentran entre las personas con más poder.


¿QUIÉN POSEE LOS MEDIOS?


Los medios son muy numerosos. Redes de canales de televisión, publicaciones especializadas en todos los temas, emisoras de radio… sin olvidar el laberinto de Internet. El reflejo natural sería imaginar detrás de esta multitud e marcas, de cadenas, una diversidad y una pluralidad deseables. Pero el efecto es engañoso. Tras este número pletórico, paradójicamente hay pocas personas, y cada vez menos.


Arnaud Lagardère, íntimo amigo del expresidente francés Nicolas Sarkozy, calificado de “mi hermano” por este último, posee las ediciones Hachette, Fayard, Grasset, Hatier, Hazan, Le Masque, Marabout, Pluriel, Stock, Le Livre de Poche, Larousse, Armand Colin, Dalloz et Dunod ; las revistas Relay y Virgin; las cabeceras de prensa Paris-Match, Elle magazine, le Journal du Dimanche, La Provence, Nice-Matin; las cadenas de radio Europe1, Europe 2, RFM; las cadenas de televisión Canal J, MCM, Mezzo, Tiji, Match TV, Canal Satellite, Planète, Planète Future, Planète Thalassa, Canal Jimmy, Season, Ciné Cinéma, Allo Ciné Info y Euro Channel, entre otras. Grupo de la Industria Aeronáutica, gran cliente de mercados públicos. Cifra de negocios, alrededor de 10.000 millones de Euros.


Martin Bouygues (amigo íntimo de Sarkozy y padrino de uno de sus hijos) y su familia poseen las cadenas de televisión TF1, LCI, Odyssée, Eurosport, Histoire, UshuaïaTV, S Star, Cinétoile, Cinéstar, Télétoon, Infosport, Série Club, TF6, TV Breizh; las productoras cinematográficas Téléma, Film Par Film, TF1 Film Production, las distribuidoras TFM,TF1 Vidéo, las revistas TfouMag, Star Academy, y Métro, de distribución gratuita. Controla un grupo de construcción y obras públicas, gran cliente de los mercados públicos. Cifra de negocios, más de 40.000 millones de Euros.


Serge Dassault, próximo a Sarkozy, y su familia poseen Le Figaro, L’Express, le Figaro Magazine et Valeurs Actuelles. Senador, aviador y comerciante de armas, gran cliente de los mercados públicos. Cifra de negocios del grupo, alrededor de 30.000 millones de Euros.


Entre estas tres personas se encuentra el primer editor de Francia, la segunda librería, el primer diario y la primera cadena de televisión, quizá de Europa. En Francia, la mayor parte de los medios está en manos de cinco imperios financiarios: Bouygues, Dassault, Lagardère, Bertelsmann (groupe RTL, M6) y Vivendi-Universal (canal+, SFR).


Raramente, tanto poder ha estado concentrado en tan pocos agentes económicos. Porque el sesgo del capitalismo es que, después de la fase de competencia, llega el momento del monopolio, de quien ganó la batalla de la competencia, y que redime a sus antiguos adversarios. De lo contrario se alía con ellos, buscando al mismo tiempo prohibir el acceso al mercado a posibles competidores.


Es la paradoja de un modelo que, sin cortafuegos, tiende hacia la supremacía y el abuso, porque el equilibrio plural del punto de partida se ha roto. Desde los años 90, este control capitalista de los medios se ha acelerado, en una dinámica de concentración.


¿Qué queda entonces? El servicio público. Su parte de mercado es inferior. Desde el punto de vista deontológico, este sector se esfuerza en mantener la neutralidad. Se ha prohibido los métodos comerciales que utilizan sus concurrentes antes citados, o como máximo lo ejerce moderadamente, lo cual no será suficiente para superar su gap de audiencias.


SONDEOS


Si por definición, los medios son el ámbito de comunicación y de difusión de informaciones, sin ninguna duda el sondeo se ha convertido en un medio más ¿Por qué los sondeos son tan importantes? Porque se han convertido en auxiliares muy potentes del político. Y seamos claros, detrás de las circunvoluciones del discurso benéfico y unificador, el fondo del político es mucho más claro y agresivo. Si no está usted de acuerdo con la decisión, tenemos la evidencia, que Ud. no puede verificar, de que forma parte una minoría.


¿QUIÉN POSEE LOS INSTITUTOS DE OPINIÓN?


CSA es de Vincent Bolloré, citado más arriba.

IFOP está dirigido por Laurence Parisot, a su vez presidente de Medef, organización cuyo hermano de Sarkosy fue vice- presidente.

IPSOS está administrado por Nicolas Bazire, consejero personal de Nicolás Sarkozy et testigo de su último matrimonio.

Opinionway fue fundado por Hugues de Cazenave, próximo también a Sarkosy.

Existe también la SOFRES que tiene como accionista el fondo de inversión americano Fidelity; LH2 (ex-Louis Harris) que fue vendido por TNS a dos de sus dirigentes, y BVA que tiene como accionista a los fondos de inversión Rothschild.


Sin prejuzgar una orientación política sistemática, es fácil imaginar, aunque se trata de un grupo muy restringido, que los más sensibles serán tratados de un determinado modo… o no lo serán en absoluto. 


Respecto a las preguntas que orientan las respuestas resultan tan evidentes, que ciertos sondeos son simplemente vergonzosos. Y los periodistas no harán ninguna precisión sobre los propietarios de los institutos y sus actividades. Esta falta de profesionalidad confina a la desinformación.


La información libre es consustancial (e inseparable) de la democracia. Resulta increíble que una fuerza tal, los medios, estén autorizados legalmente a una tal consanguineidad con los poderes económicos y políticos. Una democracia que permite que esto suceda no funciona correctamente en el sentido constitucional de un gobierno para todos


CONCENTRACIÓN DE TODA LA AUTORIDAD EN UNAS SOLAS MANOS


Ninguna de las entidades financieras que poseen los medios tienen esta actividad como única. Y, a excepción de Bertelsmann, el periodismo no es el primero de los objetivos de estas sociedades. Se trata de grupos que tienen la particularidad de tener como cliente el Estado: construcción, trabajos públicos y actividades armamentísticas. Para decirlo de forma poco diplomática, deben su poder y sus riquezas a los pedidos que les hacen los políticos, con dinero público. Cosa que plantea serios problemas políticos.


Estos grupos que controlan la televisión disponen de la capacidad de utilizar el poder que les proporciona esta potente herramienta en beneficio de sus otras actividades. Cosa que no se hace abiertamente. Pero, por ejemplo, no se informará sobre las actividades en África de los grandes grupos franceses, como por ejemplo Bolloré.


Crecientemente, se constata una dependencia del poder político vis a vis del poder mediático. Si el grupo tiene necesidad del Estado, dispone de todos los medos para aportarle todo el apoyo posible. A cambio, dispondrá de encargados, que a estas escalas son muy importantes.


¿Por qué estas empresas campeonas del capitalismo invierten a estas alturas en el sector crónicamente deficitario de la prensa?


En realidad, este sector está actualmente financiado por el Estado (y, claro, por los ciudadanos) vía un plan de 600 millones de euros distribuidos en tres años ¿No se trata sobre todo de un regalo “para los que se lo merecen”? ¿Una operación seducción-bombeo, que tan bien conoce Sarkosy? Si hay medios de oposición, como Nouvel Obseervateur o Liberation, el gobierno de turno ya puede domesticarlos con estas ayudas ¿Quién no podría ser seducido y, en consecuencia… influido en su trabajo? Los poderes públicos han entendido la importancia de este cuarto poder y continúan expandiendo su influencia ya casi hegemónica. Hegemonía o consanguineidad que intenta hacer creer en su existencia en cualquier ocasión.


COMO LOS MEDIOS SIRVEN A LA POLÍTICA


El principio es no dejar reflexionar a la gente, de alejarla de los que les concierne. Estamos en plena fase de aplicación de aquello que decía Paul Valéry: “La política es el arte de impedir a las personas que se mezclen con aquello que le les interesa”. De ahí la información cursi, vaciada de su sustancia, la cortina de humo de las noticias mundanas, la opinión saturada de ruido mediático sobre temas menores. Por no hablar de manejar el espantapájaros del miedo con casos de derecho común, que parecen haber salido de la prensa de cunetas ¡Atención, peligro! Los pedófilos están por todos los lados, al lado mismo de su casa. Lo que se persigue es el consenso al sistema económico en vigor: el liberalismo mundializado. Las multinacionales, que tienen el poder real, controlan los medios que operan para crear las “ilusiones necesarias”, previas a ese consentimiento. Al final, el trabajo de los medios consiste en limitar el campo de la reflexión política.


Lo más grave no es este hecho, lógico, de que los grandes medios sean crecientemente actores de la sociedad del espectáculo, sino que, como herramientas políticas fundamentales, están renunciando a su función de elaboración de un espacio público de discusión y de reflexión, para no ejercer más que una función de propaganda.

CONCLUSIÓN


Es cierto que hay personas que se cuestionan la información que reciben, que saben a qué atenerse, que no son consumidoras pasivas de pret-a-penser muy orientado. Pero estas personas son pocas respecto a la enorme parte de la población que se preocupa menos de estos asuntos.


La cuestión de los medios es una cuestión muy seria, que concierne a todos los que rechazan que los mercados piensen por ellos. No nos callamos cara a la “mayoría silenciosa” y tronante de las tele-realidades, sabemos ver que muy a menudo que lo “entretenido miente”. La información es un bien común. Comunicar libremente un derecho. Los grupos multimedia entierran este derecho. Hoy, en Francia, se puede decir que el pluralismo político en los medios está gravemente amenazado, que los temas electorales son parciales y posiblemente aún peor, una reflexión personal que permite la participación ciudadana.


En Francia, bajo la presidencia de Nicolás Sarkozy
Mychkine. Agora Vox

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED