miércoles, 17 de octubre de 2018
logo economy journal
< ver número completo: Robótica
Antonio López Peláez

La geografía de la robótica

Profesor, Departamento de Trabajo Social, Facultad de Derecho, Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), Madrid, España



Robótica: Siempre y en todas partes


La robótica es una tecnología madura en sectores industriales y tiene una tasa de crecimiento impresionante: las ventas han aumentado de las 65.000 unidades vendidas en 1995 a 290.000 en 2015 (IFR 2016a). Desde el punto de vista geográfico, Asia representó dos tercios de todos los robots industriales instalados en 2015. Los países con el mayor stock de robots industriales activos son también los más industrializados: China, Japón, Estados Unidos, Alemania y Corea del Sur. Como en otras tecnologías clave, la concentración de robots industriales en los países industrializados no debe ocultar el hecho de que el stock de robots industriales también está creciendo sustancialmente en muchos otros países, haciendo de la inversión en robots una característica general del crecimiento económico en todo el mundo.



Mapadonderobotstomanelmandomapa



La colaboración entre los trabajadores humanos y los robots está en aumento. Nuevos modelos de producción basados en esta colaboración y los llamados "cobots" (robots que trabajan cooperativamente) están redefiniendo la industria y aparecen en esquemas de reindustrialización como China Made in China 2025, la reindustrialización de los Estados Unidos, la estrategia de rejuvenecimiento de Japón y la estrategia de la UE Programa Industrial 4.0.


La robótica de servicio también se está expandiendo rápidamente (IFR 2016b). Las nuevas generaciones de robots de servicio en campos como la medicina o el hogar permiten automatizar más tareas y, al mismo tiempo, permitir una interacción más estrecha con los usuarios. En un contexto tecnológico caracterizado por lo que llamamos "Internet de las cosas", los robots de servicios interconectados podrán realizar nuevas tareas y convertirse en un elemento clave en los hogares y en los sectores del ocio y de la atención dependiente. Por ejemplo, la Federación Internacional de Robótica (IFR) estima que 42 millones de unidades de robots de servicio se venderán para uso personal en el período 2016-2019.


Por lo tanto, estamos en medio de un nuevo ciclo de transformaciones tecnológicas que están cambiando la industria y los servicios. En el campo de la robótica, las principales características de este nuevo ciclo son: primero, la conectividad (Internet de las cosas, la nube y grandes datos); en segundo lugar, flexibilidad y adaptabilidad al medio ambiente (las nuevas generaciones de robots son más flexibles, móviles y cooperativas, aumentando así la productividad en diversos contextos); y en tercer lugar, la capacidad de trabajar lado a lado con los seres humanos.


Debates éticos y políticos


Cuatro grandes áreas de debate han surgido en torno a la robótica: el debate ahora clásico que se remonta a Aristóteles sobre la aparición de un autómata que podría ser un nuevo ser humano, una noción redefinida por Moravec (1999) y Kurzweil (2005); el debate sobre el impacto de la robótica en el empleo en el sector industrial y de servicios y la compleja relación entre tecnología y empleo (Brynjolfsson y McAfee 2014, Ford 2015); los cambios en las interacciones hombre-máquina provocados por la robótica avanzada (Levy 2007); y, finalmente, los efectos de esta tecnología en el poder. Por ejemplo, en el sector de la defensa, los robots militares podrían representar una ventaja competitiva crucial en los próximos años. ¿Veremos una nueva brecha robótica, que redefinirá y ampliará el impacto de la ya ampliamente estudiada brecha digital? (López Peláez 2014).



Estamos en medio de un nuevo ciclo de transformaciones tecnológicas que están cambiando la industria y los servicios



¿La robótica, que se caracteriza por tecnologías convergentes, un rápido progreso y una reducción progresiva de los costos, se incorporará a nuestras sociedades dentro del modelo de mercado actual? ¿Creará una nueva brecha tecnológica, social y política? ¿Transformará las relaciones de poder entre individuos, grupos, comunidades y estados de la misma manera que la tecnología militar crucial? ¿Cambiará nuestras interacciones sociales habituales formando parte de nuestra vida cotidiana de la misma manera que ha cambiado la industria en la que la robótica industrial ya está madura y plenamente establecida?


Podemos definir la división robótica de la siguiente manera: la distancia o separación entre aquellos individuos, empresas y estados que poseen la capacidad económica y científica y tecnológica y los recursos para desarrollar la tecnología robótica, han redefinido sus esferas de producción y ocio con el fin de Incorporar robots, realizar las inversiones necesarias en esas esferas, desarrollar y disponer de robots avanzados en el campo militar y aeroespacial e Internet, así como aquellos individuos, empresas y estados que no dispongan de estos recursos (López Peláez 2014: 22).


Esta distancia o separación implica mayores niveles de poder económico, militar y tecnológico para aquellos individuos, empresas y estados que poseen tecnología robótica, especialmente en áreas críticas como programas aeroespaciales o robots militares de combate que podrían obtener una ventaja competitiva que alteraría significativamente el equilibrio del poder entre un país y otro. Como resultado, la robótica militar y la robótica aeroespacial, junto con los desarrollos en robots para Internet, se convertirán en un tema estratégico que afectará la competencia entre países, especialmente entre aquellos que están destinados a desempeñar papeles de liderazgo en el siglo XXI como Estados Unidos , China, India y Rusia.


Aprender a vivir con robots


Las tendencias actuales en robótica industrial y de servicio han revelado una concentración de robots en sólo unos pocos países. Dado que la robótica es una tecnología crítica, la asimetría entre los cinco países con más del 70% de los robots instalados en 2015 (China, Japón, Estados Unidos, Alemania y Corea del Sur) y el resto de países indica una distancia o división cada vez mayor entre algunos países y otros. Quizás también es un signo de una distribución asimétrica de robots en otros sectores clave y menos desarrollados como la industria o la defensa. El IFR prevé una expansión significativa en el campo de la robótica industrial en el período 2016-2019, tanto en términos del número de robots instalados y áreas de actividad. En el sector servicios, las previsiones de crecimiento son aún más altas (IFR 2016b).



1454685123 400320 1454686110 noticia fotograma



Desde la perspectiva geográfica de la tecnología, las tendencias de desarrollo en el campo de la robótica muestran, en primer lugar, la creciente automatización de un número cada vez mayor de áreas de actividad. En segundo lugar, destacan el impacto estratégico de la robótica en términos de poder, bienestar, relaciones sociales y atención sanitaria. Las empresas e individuos que tengan acceso a estas tecnologías tendrán una ventaja competitiva crucial, tanto en términos de competitividad económica como de poder militar. Y, por supuesto, esto también lo será en el campo del bienestar, la atención de la salud y la atención a los ancianos.


La inteligencia y las capacidades del robot introducirán un alter ego en nuestro entorno social, de la misma manera que ya desempeñan un papel central en la realización de tareas en los sectores industriales. Y todo esto se materializará en sociedades cosmopolitas pero desiguales y estratificadas, que posiblemente crearán nuevas formas de desigualdad que se superpondrán a las formas más antiguas. Al mismo tiempo, surgirán nuevas oportunidades y, en cierta medida, se redefinirán los mundos del trabajo y del entretenimiento, y posiblemente incluso el mundo de las relaciones íntimas.



Los robots han venido a nuestras vidas para quedarse: son el resultado de nuestros sueños y nuestra tecnología



En el futuro, lo más humano para nosotros podría ser un robot. Los robots han venido a nuestras vidas para quedarse: son el resultado de nuestros sueños y nuestra tecnología. Como nos dice el mito de Pygmalion, tal vez los robots serán nuestra próxima Galatea. ¿Querríamos darles vida y reconocer sus derechos?


Referencias:


Brynjolfsson, E., McAfee, A. 2014. The Second Machine Age. Work, Progress And Prosperity In A Time Of Brilliant Technologies. New York: W. W. Norton & Company


Ford, M. 2015. Rise of the Robots. Technology And The Threat Of A Jobless Future. New York: Basic Books.


International Federation of Robotics (IFR).2016a. World Robotics. Industrial Robots 2016. Geneva: UN/IFR.


International Federation of Robotics (IFR).2016b. World Robotics. Service Robots 2016. Geneva: UN/IFR.


Kurzweil, R. 2005. The Singularity Is Near. When Humans Transcend Biology. New York: Viking Penguin Group.


Levy, D. 2007. Love And Sex With Robots: The Evolution Of Human-Robot Relationships. London: Harper.


López Peláez, A. (ed.) 2014. The Robotics Divide. A New Frontier In The 21st Century? New York: Springer.


López Peláez, A. 2017. Robotics, Pp. 402-416. In Barf, W. (ed.) Handbook on Geographies of Technology. Massachussetts: Edward Elgar Publishing Limited. http://www.e-elgar.com/shop/handbook-on-geographies-of-technology


Moravec, H. 1999. Robot: Mere Machine to Transcendent Mind. New York: Oxford University Press


En este artículo resumo algunos de los resultados publicados en mi reciente capítulo sobre robótica, publicado en 2017 en el Handbook of Geographies of Technology, editado por Barney Warf y publicado por Edward Elgar, editor del más alto prestigio en esta área. Se acaba de publicar en febrero de 2017. Este manual ofrece una visión perspicaz e integral desde una perspectiva geográfica de las numerosas y variadas tecnologías que están moldeando el mundo contemporáneo.



Antonio López Peláez es Catedrático de Universidad de Trabajo Social y Servicios Sociales, en el Departamento de Trabajo Social de la Facultad de Derecho de la UNED. Doctor en Sociología y doctor en Filosofía, sus líneas de investigación se centran en el análisis de los problemas sociales en poblaciones diversas, las metodologías de intervención social, y la interrelación entre nuevas tecnologías y Trabajo Social. Ha sido investigador visitante en la School of Social Welfare (University of California, Berkeley, EEUU), en la Universidad Americana (Managua, Nicaragua), y en la School of Social Work, (Western Michigan University, EEUU). Es director de Comunitania. Revista Internacional de Trabajo Social y Ciencias Sociales. International Journal of Social Work and Social Sciences


Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

Aviso legal - Cookies