sábado, 20 de octubre de 2018
logo economy journal
< ver número completo: Robótica
Javier Castro

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

Periodista



"¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?", (Do Androids Dream of Electric Sheep?) es el título de un relato de ciencia-ficción, (género cyberpunk), firmado por de Philip K. Dick, y adaptado por Ridley Scott en la película Blade Runner. Dick murió ese mismo año, antes de que se estrenara la película.



Maxresdefault



La acción se desarrolla después de una guerra nuclear que terminó matando a la mayoría de los seres vivos, lo cual lleva a que la gente tenga animales eléctricos. El protagonista es Rick Deckard, un ex-policía y experto cazador de androides. En la historia tendrá que acabar con androides de última generación, modelo denominado Nexus 6, que son casi idénticos a seres humanos.


La novela aborda temas como el impreciso límite entre lo artificial y lo natural, la decadencia de la vida y la sociedad, así como diversos problemas éticos sobre los androides.


La acción transcurre en 1992, varios años después de la lluvia radioactiva provocada por la Guerra Mundial Terminal, que destruyó gran parte de la tierra. El polvo radiactivo no se había originado en ningún país, ni había sido previsto, y sin embargo, se había ido extendiendo por gran parte del globo.


Las Naciones Unidas animan a la gente a emigrar a colonias fuera de la tierra para preservar a la raza humana de los efectos de la radiación producida por la guerra. Uno de los incentivos es que cada familia que decida emigrar recibirá un androide sirviente hecho a medida. En la novela el término "androide" es usado generalmente para referirse a seres artificiales de composición biológica.


Las personas viven en ciudades caóticas


Las personas que permanecen en la tierra viven en ciudades caóticas donde la radiación causa enfermedades y daña sus genes. Tener y cuidar un animal se considera un símbolo de estatus social y una responsabilidad moral, dependiendo de la rareza de la especie. El alto coste de los animales reales los hace prohibitivos. Así que eligen adquirir uno artificial para mantener su posición social. El protagonista de la historia, Rick Deckard, tenía una oveja que murió y la remplazó por una réplica eléctrica. Las empresas encargadas de crear, reparar y atender animales eléctricos gozan de popularidad. Preguntar si el animal del vecino es eléctrico se considera descortés, más aún que averiguar si los dientes, el pelo o los órganos internos de una persona son genuinos.




La novela aborda temas como el impreciso límite entre lo artificial y lo natural, la decadencia de la vida y la sociedad, así como diversos problemas éticos sobre los androides



Los androides son usados en colonias humanas, principalmente la de Marte, pero muchos de ellos huyen a la tierra para escapar de la soledad y liberarse de la esclavitud a que los someten los humanos. Se los fabrica con elementos orgánicos y son físicamente indistinguibles de las personas. Funcionarios como Deckard rastrean y "retiran" androides fugitivos que generalmente se hacen pasar por humanos, pues su estancia en la Tierra está prohibida.


Los cazadores de recompensas aplican test como el de empatía de Voigt-Kampff para diferenciar humanos de androides. Como los androides no pueden sentir empatía, su respuesta emocional es significativamente diferente a la de los seres humanos, ya sea en intensidad o en tiempo de respuesta.


El icono cultural más significativo de la tierra es el "Amigo Buster", el jovial presentador de "El Show del Amigo Buster", que hace simultáneamente un programa de radio y televisión 23 horas al día, de donde alguien deduce que se trata de un androide. Buster ataca en sus programas el "mercerismo", movimiento basado en la historia de Wilbur Mercer, un hombre que vivió antes de la Guerra. Él se esfuerza para revertir la putrefacción, la decadencia del mundo tumba y ascender de nuevo a la tierra escalando una inmensa cuesta. Sus adversarios le lanzan piedras a lo largo del camino, hasta que Mercer alcanza la cima y el ciclo vuelve a empezar otra vez.


El "mercerismo" mezcla el concepto de una deidad con un ciclo de vida-muerte-renacimiento, al modo de Jesucristo, resaltando la unión y la empatía. Para ellos es muy importante compartir sus sentimientos. Creen que si una persona experimenta un sentimiento de felicidad es inmoral que se lo guarde para sí y no se "funda con Mercer en un acto de gratitud". Del mismo modo, una persona deprimida puede paliar su depresión fundiéndose con Mercer.



Ovejas 1



En una primera lectura, de la novela parecen desprenderse dos cuestiones principales: el asunto religioso del "mercerismo" y la relación entre hombres y androides, pero ambos temas están tan estrechamente ligados que desembocan en un único tema: la realidad, tema recurrente en las novelas de Philip K. Dick.


Lo que parece real es falso


A lo largo del relato, destaca la idea de unión espiritual entre todos los seres humanos a través de una máquina, con la que los sentimientos de cada persona individual son compartidos por el resto. Así se ahonda en la idea de que todo lo que parece real para los humanos es falso, como ocurre con los androides. Por otro lado, en muchos aspectos, los objetos artificiales son más perfectos que los reales, puesto que no degeneran: los animales eléctricos no enferman y los androides humanos parecen más conscientes de la importancia del concepto de humanidad que los propios hombres. Lo irreal se impone a lo real. Lo vivo está condenado a morir y a degenerar; lo no vivo seguirá ahí para siempre.



A lo largo del relato, destaca la idea de unión espiritual entre todos los seres humanos a través de una máquina, con la que los sentimientos de cada persona individual son compartidos por el resto



La narración también plantea que las formas de vida real y artificial están divididas en jerarquías. A los animales se los considera enormemente preciosos, los humanos reciben menos consideración y los androides son simplemente insignificantes. Esto grupos también están subdivididos. Los humanos entre aquellos que pueden emigrar fuera de la tierra y los que, por defectos genéticos, producidos en su mayor parte por el polvo radioactivo, no tienen permitido salir del planeta (los llamados "especiales" o "cabezas de chorlito"); y los androides van mejorando continuamente. Las empresas crean continuamente nuevos modelos de androides que son superiores a los anteriores.


Dos de las figuras más respetadas de la tierra (Buster y Wilbur Mercer) podrían ser creaciones artificiales. Buster revela en uno de sus programas que las visiones que se muestran en la caja de empatía podrían estar filmadas de viejas películas de Hollywood, protagonizadas por un actor alcohólico.


El mundo de "¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?" es gris, desolado, lleno de silenciosos apartamentos vacíos en progresiva ruina, donde todo parece deteriorarse minuto a minuto, debido simplemente a que la tierra está siendo abandonada.


(*) Extraído de Wikipedia



Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

Aviso legal - Cookies