jueves, 13 de diciembre de 2018
logo economy journal
< ver número completo: Robótica
George Zarkadakis

En elogio de la ineficiencia humana

Doctor en Filosofía



En el marcador de los seres humanos frente a las máquinas, nuestros adversarios cognitivos han logrado una victoria significativa. Fukoku Mutual Life (Mutua), una aseguradora japonesa, anunció el reemplazo total de 34 de sus empleados por un sistema IBM Watson Explorer AI. Los que pronto se convertirían en redundantes de los seres humanos estaban trabajando en el departamento de pagos médicos. Su trabajo era leer los certificados médicos e incluir la duración de las estancias en el hospital, historias médicas, medicamentos y procedimientos quirúrgicos, con el fin de calcular los pagos. El sistema de AI puede hacer todo eso a gran escala, reduciendo drásticamente el tiempo que los humanos necesitaban para procesar los 132.000 desembolsos por año que hace Mutua Fukoku.



Humantranslationvsmachinetranslation



No fue sólo el tiempo de procesamiento lo que se ahorró. La puesta en marcha del sistema AI costaría a Mutua Fukoku alrededor de 140 millones de yenes (1,2 millones de dólares), y el mantenimiento en torno a los 15 millones de yenes (130.000 dólares) al año. Este costo se traduce en un ahorro de alrededor de 200 millones de yenes (1,71 millones de dólares) por año y un aumento del 30% en la productividad. Entonces, ¿Esto es el principio del fin para los trabajadores humanos? ¿Por su precisión matemática, las máquinas inteligentes conducen a la obsolescencia humana? No realmente, pero para justificar el optimismo necesitamos investigar en detalle el caso de la Mutua Fukoku.


La primera ola de automatización informática -llamémosla "ordenadores no inteligentes"- tenía que ver con la eficiencia de los procesos empresariales. En otras palabras, se utilizaron los sistemas informáticos para hacer el trabajo de manera más eficiente. De hecho, la palabra "eficiencia" estaba en el corazón de esa primera ola de automatización, y así permanece en la nueva ola de "ordenadores inteligentes". Las empresas exitosas necesitan gestionar su contabilidad, reducir los costes y los riesgos, así como aumentar la productividad, siendo todos indicadores clave de rendimiento para gestionar una empresa con éxito. La computación cognitiva es una bendición para la gestión financiera porque elimina la última barrera a la máxima eficiencia: el ser humano con todos sus errores, cansancio, vacaciones, enfermedades, etc.


Sin embargo, las empresas también requieren innovación. En una era cambiante, la innovación rápida es más importante que la contabilidad. Puede gozar de una organización eficiente que funciona con un costo mínimo gracias a la computación cognitiva, y fallar estrepitosamente porque le falta la ventaja competitiva, clave en la era digital: la innovación rápida. En un mercado que evoluciona rápidamente, donde las empresas necesitan reinventarse continuamente, así como sus productos y servicios, el funcionamiento de una organización eficiente ya no es el factor crítico. Lo que es crítico son la creatividad, el liderazgo y la colaboración. Observamos, sin embargo, cómo cada uno de estos tres factores críticos de éxito es inherentemente ineficiente. No se puede exprimir la creatividad de nadie; el liderazgo es una lucha continua con los propios defectos y las fuerzas y debilidades de otros; y la colaboración requiere de habilidades sociales y de comunicación, que en el mejor de los casos aportan un 1% de rendimiento útil para el 99% de esfuerzo. Las máquinas, sean inteligentes o no, se construyen para la eficiencia y no para la ineficiencia. Y eso es una buena noticia para los trabajadores humanos en la era de la automatización cognitiva ¡La ineficiencia humana es nuestra gracia salvadora!



Las máquinas, sean inteligentes o no, se construyen para la eficiencia y no para la ineficiencia. Y eso es una buena noticia para los trabajadores humanos en la era de la automatización cognitiva



Pero ¿Qué hay de las multitudes de humanos que, al igual que los 34 trabajadores desgraciados de Fukoku, han sido entrenados para hacer "trabajos de eficiencia"? Por desgracia, las máquinas cognitivas las reemplazarán, sin duda alguna. Pero ser humano significa que puedes ser reciclado para hacer los "trabajos ineficientes" que serán absolutamente necesarios para el éxito en el siglo XXI. La demografía está trabajando a favor de muchos de esos trabajadores, especialmente en las economías avanzadas. Por ejemplo, en Japón, una población reducida y envejecida, necesita computación cognitiva y robots para sostener el crecimiento económico. El Instituto de Investigación Nomura pronostica que, para el 2035, casi la mitad de todos los trabajos en Japón podrían ser realizados por robots. China también está encaminada a automatizar masivamente su sector productivo, una decisión impulsada tanto por factores demográficos como por costos de mano de obra crecientes, es decir, no competitivos. La inteligencia de las máquinas impregnará las futuras viviendas, los espacios públicos y los lugares de trabajo, a medida que avanza la cuarta revolución industrial ¡Deje que los robots hagan los trabajos eficientes, y dé el resto del trabajo a los ineficaces seres humanos creativos, sociales, necesitados de vacaciones, y que se varían emocionalmente!



George Zarkadakis es consultor de gestión y novelista. Autor de "En nuestra propia imagen: la historia y el futuro de la Inteligencia Artificial". También es comunicador científico, arquitecto AI y profesional de la transformación digital. 



Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

Aviso legal - Cookies