miércoles, 19 de diciembre de 2018
logo economy journal
< ver número completo: Crisis catalana
Javier Pacheco

​El “seny” político, la cohesión social y las fortalezas de la economía catalana hacen de Cataluña un gran país: pongámonos a trabajar

Secretario general de CCOO de Catalunya

La crisis política en Cataluña ha significado uno de los momentos más críticos en el último período democrático de nuestro país. Las instituciones, el clima social, la economía y las empresas se han visto afectadas.


Crisis catalana estabilidad politica


La polarización de los posicionamientos políticos respecto a las propuestas de configuración territorial los últimos años y sobre todo en los últimos meses, ha desembocado en un proceso de tensión general que ha provocado el bloqueo del normal funcionamiento de las administraciones en Cataluña, la fractura de la fraternal convivencia entre buena parte de los ciudadanos y ciudadanas y el incremento de las incertidumbres para los sectores económicos, que han respondido con una salida importante de empresas de Cataluña, pudiendo llegar a finales de año a las 3.000.


CCOO hemos apelado continuamente a espacios inclusivos de los posicionamientos políticos, a los marcos de gestión y negociación política del conflicto entre las administraciones central y catalana y al valor de la cohesión social de una sociedad plural y diversa como la catalana, que ha estado, en estos años de democracia uno de los principales valores de nuestro país. Preservarlo en una obligación para todos los que desarrollan responsabilidades colectivas, ya sea desde la vertiente institucional, política y/o asociativa.


Desgraciadamente, nuestros gobernantes no han encontrado el marco de consenso en el ejercicio de sus responsabilidades y han entrado en caminos paralelos que han transitado de manera unilateral, sin buscar el acuerdo con el otro, acabando en un período de confrontación política que ha supuesto:


Articulación de nuevos marcos legales al margen del orden estatutario y constitucional.

Intervención del Gobierno del Estado de parte de la Administración catalana mediante una actuación de la Fiscalía.

Desproporción de las intervenciones policiales contra la población civil, provocando agresiones injustificables en una democracia.

Fuertes movilizaciones sociales.

Detención de líderes sociales, atentando contra los derechos fundamentales de reunión, manifestación y libre expresión.

Declaración unilateral de independencia.

Aplicación del artículo 155 de la Constitución española para intervenir el gobierno de la Generalitat.

Cese del gobierno de la Generalitat, deteniendo a una parte del mismo. La otra está en Bruselas, pendiente de resoluciones judiciales.

Cambio de la sede social de más de 2.700 empresas.


HEMOS PEDIDO AL PRESIDENTE DE LA GENERALITAT QUE CONVOQUE ELECCIONES


Todo esto además de las fuertes tensiones emocionales que la confrontación ha instalado en la sociedad catalana y española.


Desde el sindicato hemos trabajado para evitar esta situación, siendo conscientes de que no teníamos la solución, pero si un papel a desarrollar como primera fuerza social del país.


Hemos dado respuesta en defensa de las libertades democráticas y el autogobierno de Cataluña, comprometidos con nuestros principios y valores. 


Hemos contribuido a la construcción de espacios trasversales que mantuviesen la transversalidad de una sociedad plural con el objetivo de contribuir a la cohesión social. 


Hemos participado con otras entidades de la sociedad civil en desarrollar iniciativas para la negociación y/o la mediación de las administraciones en conflicto. 


Hemos hecho propuestas de negociación en relación a un nuevo marco de autogobierno en Cataluña y las condiciones necesarias para garantizar el efectivo derecho a decidir del pueblo catalán.


Hemos pedido al Presidente de la Generalitat que convocara elecciones anticipadas para garantizar el mantenimiento del autogobierno de Cataluña, con el fin de evitar la intervención de un Partido Popular que ha demostrado su deriva autoritaria y re-centralizadora en el despliegue de sus políticas en estos años de gobierno.


Todo con la convicción de que en este momento de recuperación económica habíamos de forzar la recuperación de los derechos sociales y laborales para fortalecer un marco democrático debilitado por la crisis, que comenzará a recomponer las desigualdades y corregir la pobreza y la precariedad que se está cronificando peligrosamente en Cataluña y el resto del Estado.


La confrontación política ahoga la recuperación de estas necesidades y dificulta la consecución de los objetivos políticos para la construcción de una nueva relación de Cataluña con España, en cualquier de las legítimas propuestas vigentes: independencia, federalismo o con-federalismo.


CATALUÑA TIENE FORTALEZAS PARA SUPERAR LA CRISIS


Cataluña tiene fortalezas para superar esta crisis: una sociedad madura y plural que ya demostrado la capacidad de convivencia fraternal inclusiva que ha permitido crecer culturalmente, socialmente y económicamente.


En los últimos tiempos se han construido instrumentos de reforzamiento para la orientación de un nuevo modelo productivo en vanguardia de la transformación tecnológica, con la aprobación del Pacto Nacional por la Industria.


También tenemos un resorte social con la Renta Garantizada de Ciudadanía para reconstruir unos parámetros de igualdad social que ha de ayudar a la necesaria subida de los ingresos de las rentas del trabajo con políticas activas de inserción y ocupación.


Iniciaremos en breve la renovación del Acuerdo interprofesional de Cataluña como espacio útil de concertación entre agentes económicos y sociales en las políticas económicas y laborales que orienten la actividad de las empresas y sus relaciones laborales con una cultura de estabilidad, calidad, creatividad y desarrollo en línea de un modelo de progreso para el país y su ciudadanía.


Y la política ha de comenzar a pensar en la recuperación de un clima de consenso que permita la aplicación de políticas económicas de inversión activa, de políticas fiscales progresivas, para mejorar el equilibrio de los ingresos públicos, el reforzamiento del gasto social y la recuperación de las inversiones los principales pilares del estado de bienestar: educación, sanidad y protección social, entre otros.


Cataluña padece las consecuencias de una confrontación que ha de terminar en breve, y tiene fortalezas para seguir construyendo un modelo social y económico que no solo recupere el terreno perdido en estos meses, sino que siga la senda de un progreso importante que tenga en la sostenibilidad económica, social y medioambiental su seña de identidad.


Lo que hace falta es que los catalanes y las catalanas nos pongamos ya a trabajar.



Javier Pacheco es secretario general de CCOO de Catalunya desde 2017. Profesional de automoción, ha desarrollado la mayor parte de su vida laboral en la empresa NISSAN, donde ha sido secretario general de la sección de CCOO Intercentros. 


Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

Aviso legal - Cookies