miércoles, 19 de diciembre de 2018
logo economy journal
< ver número completo: Crisis catalana
Redacción

​“Estamos viviendo una inestabilidad política que afecta a la economía catalana y española”

Entrevista a Josep Lluís Bonet, presidente del Grupo Freixenet, por Carmen P. Flores.


Josep Lluís Bonet es, además de empresario, jurista y profesor universitario, presidente de la Cámara de Comercio de España, y de la Fira de Barcelona. Desde hace ya un tiempo, se ha convertido en una voz que ha denunciado, en solitario, la situación política en Cataluña y las repercusiones que iba a tener sobre la economía. A Bonet le preocupa y lucha por la estabilidad política y tiene la esperanza de que las elecciones del 21D, traigan esa estabilidad política dentro de la Constitución y el Estatuto.


Josep lluis bonet


¿El independentismo se está cargando la economía catalana y desestabiliza la española?


Sí. Creo que el “Procés”, que por otro lado, no lleva a ninguna parte, ha hecho mucho daño a la economía catalana y de paso, es evidente, que también a la española. El daño ya está aquí, pero creo que aún estamos a tiempo de que no sea irreparable. Vivimos una situación de inestabilidad jurídica: por una lado la Constitución, y por el otro la independencia


Ahora, con la aplicación del artículo 155 y las elecciones del próximo 21D, las cosas pueden repararse, pero está claro que depende también de los resultados de las mismas y sobretodo de las políticas que se desprendan del nuevo gobierno que se forme. Si vamos por la senda de la Constitución esto tiene arreglo. En cambio si se sigue por el mismo camino que se inició, de mala manera, en octubre, esto sería un desastre para Cataluña, un mal asunto para España, incluso también para Europa.


Usted es uno de los pocos empresarios catalanes que hace tiempo viene advirtiendo de la situación en Cataluña ¿Por qué otros han estado callados?


Yo en esto soy muy respetuoso con la actitud de los demás. Creo que cada uno hace lo que quiere, pero sí creo que deberían haber hablado con su gente. El empresario es el líder de su empresa y de él dependen todos sus trabajadores. A ellos sí que les debía haber dicho lo que pensaba. Reconozco que hay empresarios que son independentistas, aunque yo no comparto esa posición y pienso que están equivocados, como está demostrando la situación actual.


¿Quiere decir que se ha producido una dejación por parte de los empresarios?


En el sentido que le he apuntado anteriormente sí, porque el líder es el que debe explicar hacia donde van las cosas y la situación de la empresa, lo que puede suceder para que después no haya ninguna sorpresa.


¿Hay también división en el mundo empresarial?


Claro que la hay. Tenemos un grupo de empresarios que son independentistas, que es muy respetable, pero la mayoría no lo son, ni están de acuerdo con la línea que se lleva. A la vista están los resultados.


¿Cómo cree que se ha llegado a esta situación política y económica?


Esto viene de lejos. En Cataluña siempre ha habido algún movimiento independentista, pero no representaba más allá del 10% de la población. Pero no como ahora que hay algo más del 40%. Esto arranca de la etapa del presidente Pujol que ya hablaba de la construcción nacional y él la planteó en base a tres pilares fundamentales: el sesgo educacional, el control de los medios de comunicación y el control social, y esto es lo que ha ocurrido, y nos ha llevado a esta situación.


Quiero añadir que por parte del Gobierno español, creo que se ha producido una dejación de sus funciones en Cataluña. Una dejación de sus valores, tan reales como los catalanes, pero que no se han cuidado. 


Si al final solo hay unos, y no los dos, se descompensan y se produce una simetría que no es buena. El Gobierno español no ha hecho sus propios deberes. Hay que respetar a los demás, pero tienen que discutir sus propias propuestas y defenderlas, sino es un mal asunto que desemboca en la situación actual.


¿La marcha de empresas supone un fracaso del gobierno español y catalán?


Supone un fracaso del Govern terrible, porque unos gobernantes que dicen que aman a Cataluña y ven como empresas muy importantes se marchan del territorio, del país, eso es un fracaso terrible que pagaremos todos. Pero también es un fracaso del Gobierno español porque esta situación desestabiliza también a España. ¿Por qué no se han tomado medidas? Es una buena pregunta.


¿Cree que la marcha de las empresas ha dejado indiferentes a Puigdemont, Junqueras y sus partidos?


Pienso que no. Lo que sucede es que están priorizando la defensa de unos ideales, que como se han demostrado, no van a ninguna parte.


Reyes freixenet centenario

¿El papel de los sindicatos ha sido poco clarificador?


Creo que sí. Los sindicatos deben posicionarse más y explicar claramente el tema, para eso están, pero no lo han hecho. Eso ha ocurrido con otra mucha gente, que han pecado de excesiva prudencia, cuando más se ha necesitado lo contrario.


¿Cómo ve usted el boicot a los productos catalanes?


Lo veo mal. El boicot es una mala cosa. Aunque no conocemos bien el alcance real que está teniendo. Esto lo veremos al final de la campaña. Hay que tener en cuenta la perturbación que se ha vivido este octubre, al que yo califico como un octubre negro, en el que todos los sectores han sufrido un bajón y que se ha ido acumulado a este boicot. Habrá que esperar a final de año para poder hacer una valoración cuantitativa de las consecuencias.


¿Cómo debe frenarse la campaña?


Creo que hay que explicar a los ciudadanos que esto no debe hacerse, porque se trata de un tema de racionalidad, de injusticia e incluso de conveniencia, porque si un producto es bueno no hay que dejar de consumirlo por motivos ideológicos.


Pero es que además, se está perjudicando a mucha gente del resto de España. Muchos productos catalanes tienen sus orígenes en otras zonas del país. Hay que convencer a todos, que lo mejor es la normalidad.


¿Qué papel están jugando las cámaras españolas en todo este conflicto?


Las cámaras tienen preocupación e intentan ser solidarias con los catalanes. Hace pocas fechas, hubo una asamblea de todas las cámaras, como gesto de solidaridad. También hemos celebrado una reunión de la junta y del patronato de Incide, que yo presido. Las cámaras están para ayudar a que esto se solucione.


¿Le preocupa que tras las elecciones del 21D pueda reproducirse un gobierno como el que había hasta ahora? Y si es así ¿Cómo vería el futuro de la economía?


Me preocupa, claro que sí. Lo que deseo es que, salga el gobierno que salga les pido que respeten la Constitución y el Estatuto y por lo tanto el Estado de Derecho, es decir la democracia. No hay que olvidarse de lo que ha pasado este octubre con la declaración unilateral y las consecuencias que estamos teniendo. No hay que perderlo de vista, porque de los errores hay que aprender.


¿Le ha perjudicado su posicionamiento profesional y personal en este conflicto?


Yo ahora no lo veo. Creo que uno debe decir lo que quiera, respetando a las personas. Mi intención no es otra que hacer el bien a la gente. Eso es lo que he intentado, pero veremos en el futuro lo que sucede y si esta posición tendrá un coste en los dos ámbitos.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

Aviso legal - Cookies