martes, 23 de octubre de 2018
logo economy journal
< ver número completo: Nacionalismo y extrema derecha II
Redacción

​Polonia, vuelta al patriotismo reaccionario

Se habla mucho del ascenso de la extrema derecha, de los avances de los partidos populistas en cada elección de cada país ¿Cuál es hoy su balance, una vez franqueadas las puertas del poder?


Andrzej Duda


Europa es un viejo continente que reúne 51 países. Entre ellos, 47 están adheridos al Consejo de Europa y 28 a la Unión Europea (el Brexit no ha tenido aún efecto).


¿Cuántos de ellos han basculado hacia la extrema derecha? Hay que recordar que muchos países europeos tienen gobiernos muy conservadores, que no son sin embargo de extrema derecha, tal como el gobierno de Putin, que se considera de “centro derecha” o el de Bielorusia que se autodenomina “Independiente”.


En Polonia, Andrzej Duda, del partido conservador y eurófobo Derecho y Justicia (PiS) fue elegido el en mayo de 2015 Presidente.


Antiguo vice-ministro de Justicia y diputado europeo, su elección estuvo pendiente de un hilo (la más disputada de la historia de política polaca) y muchos polítólogos sostienen que la clave de su victoria fue la abstención (1.993.169 votantes en la segunda vuelta para un censo de 30.688.570 inscritos).


Polonia, a grandes rasgos tiene el mismo sistema político que Francia. Una elección presidencial con escrutinio uninominal mayoritario a dos vueltas, seguido de una elección legislativa a dos vueltas. Así en octubre de 2015, la mayoría parlamentaria elegida ratificó al PiS en su posición dominante y Beata Szydlo fue elegida Presidenta del Consejo.


REFORMAS DESEADAS POR UNA MAYORÍA ELECTORAL


ECONOMÍA


El liberalismo, claro está, no ha sido nunca un concepto adoptado por el PiS (la extrema derecha es proteccionista económicamente). Los polacos están incluso “enfermos de liberalismo”, según Le Monde Diplomatique. Desde febrero de 2016, Polonia gravó sus bancos (impuesto del 0,44% sobre los activos de los establecimientos financieros), lo cual supone un tercio de sus beneficios. Asimismo, la gran distribución ha sido gravada con nuevos impuestos. Una fuga de capitales y una bajada de las inversiones, sin lugar a dudas, comenzó. Y hay que tener en cuenta que la situación económica de Polonia es actualmente relativamente buena. Lech Walesa, una de las grandes figuras de Polonia, que mantuvo la resistencia durante la Guerra Fría, decía en una entrevista en Le Monde, que “el gobierno dispone de poco margen de maniobra, porque el estado de la economía es bueno. Pero si la situación se degrada, comenzarán los problemas para el PiS y las masas populares se harán contestarías”.


INMIGRACIÓN


De hecho, Polonia no tiene más que 100.000 emigrantes, lo que representa un 0,3% de su población. Sin embargo, la lucha contra la inmigración ha sido uno de los pilares de la campaña del PiS y la xenofobia es una realidad en Polonia. Mientras Europa, acordaba la repartición de en dos etapas de 20.000 refugiados, la Hungría de Viktor Orban (igualmente ultraconservador) cerraba su país a los refugiados y animaba a sus vecinos a hacer lo mismo. Los atentados de noviembre de 2015 en París fueron el pretexto para que el ministro de asuntos exteriores anunciara que “Tras los sucesos trágicos de París, Polonia no encuentra la posibilidad política de ejecutar la decisión de relocalizar refugiados”.


EJÉRCITO

 

La creación de “un ejército de defensa territorial”, integrado por paramilitares, miembros de los clubs de tiro y de diversas organizaciones pro-defensa se ha convertido en el “quinto pilar” del ejército (los otros cuatro son la marina, las fuerzas especiales, y los ejércitos de tierra y aire). Estas brigadas paramilitares, que movilizan miles de personas, no han sido motivo de controversia entre los polacos. La reforma se considera primordial para reforzar la fuerza armada del país y disuadir a potenciales enemigos.


AGRICULTURA 


Se trata de una reforma que protege más y de modo más estricto las tierras agrícolas polacas, dificultando su adquisición por agricultores extranjeros o instituciones financieras. Sin embargo, para MiroslawMaliszewski, diputado del partido agrícola PSL, “Esta ley establece un sistema muy centralizado de gestión del Estado de las tierras agrícolas. Los agricultores están encolerizados, ya que el poseedor de tierras está atado de pies y manos para venderlas. Muchas explotaciones serán menos efectivas, ya que no podrán expandirse según sus preferencias”.


Varsovia


DE UNA PROMESA DE CONSERVADURISMO A UNA REVOLUCIÓN CONSERVADORA


MEDIOS


El “cuarto poder” ha sido rápidamente dejado de lado. Una ley que abole las protecciones, incluidos el pluralismo y a indepedencia de los medios públicos ha sido aprobada en el Parlamento. Miles de periodistas despedidos y “purgas” en las direcciones de los medios. Asimismo, los ultraconservadores han anunciado su intención de querer limitar la participación de extranjeros en sus periódicos, incluso los privados. Los medios controlados y los privados amenazados, no disgusta. En 2015, Polonia se encontraba en el número 18 de la clasificación mundial de libertad de prensa, elaborada por la ONG Reporteros sin Fronteras, incluso por delante de Francia. En 2017, se encuentra en el 54.


JUSTICIA


Una reorganización importante del Tribunal Constitucional (alta instancia jurídica polaca) sucedió. Procedimientos disciplinarios pueden ser establecidos por el nuevo Presidente e incluso por el ministro de Justicia, poniendo en causa el principio de separación de poderes, base de todas las democracias. El 5 de mayo del pasado año, el Ministerio de Justicia anunció una reforma del Consejo Nacional de la magistratura con el remplazo de la totalidad de sus miembros y nuevas nominaciones supervisadas por el Ministro de Justicia. Esto no es todo. Ese mismo mes, el presidente Duda anunció la celebración de un referéndum antes de finales de 2018 para votar una revisión constitucional, que otorgaría mayores prerrogativas al jefe del Estado, como ha sido el caso de Turquía, que llevaría a una potencial deriva autocrática.


CULTURA


Los medios artísticos no están excluidos de los proyectos de reformas y de la censura. La cultura debe convertirse en un arma política al servicio de la identidad nacional. La “cultura patriótica” parece estar resurgiendo, tras el mandato del gobierno saliente progresista y liberal, acusado de haber provocado una progresiva pérdida de la cultura tradicional del país. “Las memorias cultural, religiosa e histórica son los tres elementos que nos distinguen de todos los otros seres vivos en la Tierra. Estos tres elementos propician un punto focal que une a las personas fundando una comunidad”, ha explicado claramente el ministro de cultura y del patrimonio nacional Piotr Glinski. En este sentido, el gobierno ha sido acusado de revisionismo sobre la cuestión judía, negando la participación de polacos en el pogrom de Jedwabne (masacre de judíos en 1941) en la óptica de la nueva política histórica.


DERECHOS DE LAS MUJERES


Los derechos de las mujeres parecen ser la prioridad de los gobenantes. En un país al 90% católico, la Iglesia ha pedido al gobierno que endurezca la legislación sobre el aborto. En efecto, a pesar de la separación entre la Iglesia y el Estado inscrita en la Constitución, la primera frecuentemente invterviene en la política del país. Y no es esto todo. En contra de las reglamentaciones europeas que la autorizan, la píldora de contracepción de urgencia (pastilla del día siguiente) a las menores de más de 15 años sin prescripción va a ser rápidamente suprimida, de acuerdo con un voto del Parlamento del 25 de mayo de 2017. Desde ahora, la ordenanza será más rigurosa.


EDUCACIÓN


Las reformas llevadas a cabo por los anteriores gobiernos han puesto de manifiesto su eficacia, según las encuestas de PISA, lo que hacía del sistema educativo polaco uno de los mejores del mundo. En 2012, se encontraba en el puesto 14 a escala mundial y en el sexto a nivel europeo, según un estudio de la organización. Sin embargo, este modelo ha sido completamente refundado por el nuevo gobierno ¿Por qué cambiar uno de los mejores sistemas educativos? Según Maciej Jakubowski, especialista en políticas educativas, en declaraciones a Le Monde “Se trata de una cierta nostalgia del pasado y de una reticencia hacia los nuevos métodos educativos”. Los nuevos programas escolares tienen tendencia a insistir en la educación llamada “patriótica” muy anticuada, y estamos esperando una futura centralización del sistema, a la vista del caos organizativo que la reforma va a provocar.


UN ENFRENTAMIENTO SIN FIN CON BRUSELAS


¿Y qué hacemos nosotros ante este panorama? De momento, no hay solución alternativa ya que el gobierno es resultado de unas elecciones democráticas y el único contrapoder eficaz, en el cual muchos polacos confían, es la Unión Europea y su poder disuasivo. Desde hace dos años, Bruselas viene lanzando multitud de advertencias, entre las cuales un “procedimiento de salvaguarda europeo del Estado de Derecho”, único en la historia de la Unión ¿Resultado? Ninguno, sino es el aislamiento de Varsovia en la escena internacional y sobre todo europea (testimonio del cual es el contrato previsto con Airbus Hélicoptère que el PiS ha puesto en causa por un mejor contrato con los EE.UU.) En cualquier caso, el PiS no está en contra de la existencia misma de la UE. Únicamente la desea mucho más “débil”, sin invadir la soberanía nacional. 


El gobierno no ha apoyado la candidatura de Donald Tusk para un segundo mandato como Presidente del Consejo Europeo.


Lo que está ocurriendo en Polonia es una realidad de la cual dan testimonio la amplitud de las manifestaciones cada vez más frecuentes que se están registrando en Varsovia. Martin Scutz, en el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung, comparó la política gubernamental polaca a la de la Rusia de Putin. En cualquier caso, Polonia ha mostrado una fuerza propia y de la cual se puede sentir orgullosa, que es la de la sociedad civil, continuamente movilizada en las calles. En febrero de 2016, 80.000 manifestantes en las calles de Varsovia. En octubre de 2016, 100.000 personas contra el proyecto de ley sobre prohibición total del aborto. En mayo de 2017, cerca de 200.000 manifestantes por la Jornada de Europa. En vano, quizás, pero activa en “la defensa de la democracia” y sus derechos cada vez más reducidos por un partido que sin embargo se denomina “Derecho y Justicia”.



Demain Lucien
https://demainlucien.com

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

Aviso legal - Cookies