sábado, 21 de octubre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: El futuro de Europa tras el triunfo de Merkel
Redacción

Los oficios de Merkel: nuevo vocabulario y mapa para Grecia

Título de la imagen

Voula Papagiani. Profesora de la Universidad de Atenas

"¡Si nos ve la Merkel!" es desde hace tiempo una expresión frecuente en bodas o bautizos, santos o cumpleaños, tertulias, fiestas o celebraciones de cualquier tipo. Se puede oír en las casas, terrazas, tabernas y cafés a modo de chanza que trasluce rabia. Suena como broma que los griegos ríen, mientras siguen su vida. Pero saben que, aunque invisible, su presencia es pesada.

"Señora, ¿Quién es la Merkel?", me preguntó, hace poco, Tsambiko, un niño gitano que vive en Anthili, en el centro de Grecia, en condiciones inaceptables para un ser humano. Desde el principio, cuando empezó la crisis en Grecia, me asustaba más la rabia y la difamación de una gran parte de la población alemana y de algunos de sus medios de comunicación que la propia austeridad impuesta desde Berlín. Me preguntaba cómo puede ser que haya personas que tan rápidamente utilizan adjetivos tan insultantes para referirse a los griegos: vagos, ladrones, corruptos, inútiles, gangrena de la UE? Pensaba que no han conocido a Grecia ni a griegos. Hasta el momento que en entrevistas empezaban a mencionar las impresiones de sus vacaciones o de sus casas en Grecia ¿Cómo es posible que la misma gente que adora a los griegos por su manera de vivir y admira su cultura haya cambiado tan rápido de opinión? ¿Cómo puede ser que la misma gente que cada año vuelve a pasar sus vacaciones en Grecia, conocen bien la vida griega -que les encanta- y a muchos griegos, ahora lo desprecian tanto? Ahora, con perspectiva, parece que ¡Tanto entusiasmo anterior también era sospechoso!

Los intelectuales griegos, nuevo proletariado

Sé que la poesía es sin duda necesaria para vivir, lo sé. Pero no pensaba que me ayudaría tanto a entender lo escondido en la vida; eso ha sido algo nuevo para mí. Itaca de Kavafis me abrió los ojos: Ni a los lestrigones ni a los cíclopes / ni al salvaje Poseidón encontrarás, / si no los llevas dentro de tu alma, / si no los yergue tu alma ante ti. Existía el mito de los vagos del sur, el estereotipo vivía latente y, como Perséfone le dio un beso, floreció de nuevo. Los estereotipos tienen raíces muy profundas y se alimentan de mentiras, miedo y arrogancia. La fragmentación de la percepción de las culturas del sur sostiene los mitos del sur inútil y costoso.

En Grecia se ha formado una nueva clase de "proletariado": los intelectuales que no pueden comprar ni un libro, ni un periódico. Muchos griegos toman la decisión de irse del país. Cuando en los informativos las televisiones ofrecen las imágenes de griegos que esperan fuera de las embajadas porque quieren emigrar, me acuerdo de "La crónica del antifranquismo" (de Fernando Jáuregui y Pedro Vega) cuando evocaba el vano esfuerzo de intentar salvarse con un exilio obligado: "Los puertos de Valencia, Alicante, Cartagena, se llenaban de cientos de miles de personas desesperadas, que trataron, a toda costa, de escapar de una represión que se adivinaba implacable".

Para nosotros los griegos, la señora Merkel es, aparte de una política, una nueva lingüista. Si, lo es. Merkel y los intereses que representa, actúan como un borrador efectivo que hace desaparecer de nuestro vocabulario palabras y términos que tienen un alto valor en nuestra cultura pero un bajo precio en los mercados, como dignidad o respeto a la diversidad. Del vocabulario de los niños elimina palabras como futuro sostenible o derecho a la salud. Según la Organización Mundial de la Salud, salud es la fortuna natural de cada ser humano y no es solo lo contrario de la enfermedad, sino también el derecho a la felicidad, educación y un futuro sostenible. Al mismo tiempo, esta inopinada lingüista y sus adláteres trata de introducir otros términos: la solidaridad es reemplazada por la misericordia o la caridad, la ayuda reciproca de la filantropía.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED