sábado, 23 de junio de 2018
logo economy journal
< ver número completo: Los Ayuntamientos
Redacción

 ¿Cuáles deben ser las competencias municipales?

bandera ayuntamiento

 

Javier Barcelona Llop.

Profesor titular de la Universidad de Cantabria. (Zaragoza, 1962) enseña Derecho Administrativo en la Universidad de Cantabria y cuenta con publicaciones sobre diversos temas de su especialidad (ejecución de actos administrativos, bienes públicos, policía y seguridad pública, patrimonio cultural, protección civil...). En los últimos años está preferentemente dedicado al estudio de la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, sobre la que ha escrito dos monografías.
 
 

Una vez que el artículo 137 de la Constitución establece que los municipios, las provincias y las comunidades autónomas gozan de autonomía para la gestión de sus respectivos intereses, es evidente que los primeros deben disponer de un ámbito competencial propio. En relación con ello, emito algunas consideraciones a vuela pluma, que expongo sin pretensión alguna.

Hoy no parece factible apelar a la doctrina de los intereses naturales con la pretensión de identificar materias de competencia exclusivamente municipal. Pueden existir intereses predominantemente municipales, pero aun así tienen una dimensión supramunicipal y el ejercicio de las competencias en relación con ellos debe armonizarse con el de las de otros centros de poder. El urbanismo es un ejemplo manifiesto, pero ni mucho menos el único. Incluso algo tan genuinamente municipal como es la recogida de las basuras debe ponerse en conexión con el régimen general del tratamiento de los residuos, que excede del marco local. Por eso ha dicho el Tribunal Constitucional que el derecho de la comunidad local a participar en el gobierno y administración de cuantos asuntos le atañen es de intensidad variable y se gradúa en atención a la relación entre intereses locales y supralocales.

La selección de las materias en las que los municipios deben ejercer competencias corresponde al legislador estatal; a partir de ahí, la legislación sectorial estatal o autonómica señala cuáles son las competencias municipales en cada uno de los sectores de actividad. Tres son los aspectos que merecen destacarse ahora.
El legislador estatal básico no tiene en este punto claras constricciones constitucionales, en la medida en que el parámetro normativo de referencia es la noción de respectivos intereses, antes mencionada. No puede traspasar el límite que implica la garantía constitucional de la autonomía municipal, pero su campo de maniobra no es pequeño.
Algo parecido puede decirse del legislador sectorial (estatal o autonómico), quien puede ser más o menos pródigo en la atribución de potestades y funciones según la materia de que se trate.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED