miércoles, 23 de agosto de 2017
logo economy journal

Voula Papagiani. Catédratica de la Universidad Kapodistriako de Atenas

La calle Ermou, en el centro de Atenas, está llena de tiendas de ropa. En diciembre de 2012, Grecia, que según el helenista Luciano Canfora es una disfunción de la construcción europea, estaba en plena crisis y en el escaparate de la tienda "Fokas" podía leerse, a modo de reclamo, el mensaje más cínico y actual hungry but chic (hambriento pero chic).

Así, en unos tiempos en que los superricos explotadores se visten los festivos ropajes de la misericordia, de la filantropía, el capitalismo usa los medios de comunicación y sus estrategias para impedir que sus víctimas puedan comprender su propia situación. Hace ahora un año, el ministro griego de Sanidad Adonis Georgiadis, con un pasado político en el partido nacionalista Laos, nos abrió los ojos a la otra realidad: "Si, la Troika es filántropa, Paul Thomsen es un filántropo" afirmó.

Cuando Georgiadis le dijo a Thomsen que con las medidas que proponía el sistema griego de salud no se podría sostener, le contesto que tenía razón. Y añadió: "los 500.00 euros de recortes sácalos de escuelas, salarios, jubilaciones, de donde quieras". Así, los griegos que primero fueron los ladrones y mentirosos de la UE y luego los corruptos, ahora son las víctimas de la crisis y merecen limosna. Las ayudas de la UE a Grecia son tallarines, queso, jabón? solo para sobrevivir. Esto no es vida, es supervivencia. ONG´s internacionales, de las que hay muchas en este mundo -que no saben, por ejemplo, ni que existe Cuba- recalan en Grecia con actitud filantrópica, hacen negocios lucrativos y nos prometen esperanza. El historiador Tucídides, en el diálogo entre ciudadanos de Atenas y Milos, sostenía que la esperanza es por naturaleza disoluta ¿Cómo se las arreglan para vivir los griegos pobres? Pues no lo saben ni ellos mismos. Porque, además de todo, como acaba de comentar el Papa, vivimos en la época de la globalización de la indiferencia.

Filántropos, que palabra tan corrupta

Soros filántropo, Bill Gates filántropo, Zuckerberg filántropo? ¡Cuanta misericordia! Personas que han provocado guerras, que han especulado con las economías de los países se llaman asimismo filántropos ¡Que palabra tan corrupta! Al mismo tiempo, en San Francisco un anónimo superrico proclama en twitter: "He ganado millones de dólares en los últimos años, más de lo que imaginaba, y muchos amigos y personas queridas no pueden comprar una casa digna. Decidí dar una parte de mi dinero de manera creativa y divertida. Dedicarme a la filantropía".

En el capitalismo contemporáneo, se acuña un nuevo concepto de la filantropía. Los ricos, en vez de pagar impuestos, promueven fundaciones de interés común. El profesor esloveno Zizek explica que la filantropía no es un síntoma de las desigualdades sino una formidable herramienta en manos de las empresas, quizá siguiendo a Alexis de Tocqueville, que decía que los idiomas clásicos son esenciales para la buena salud de las democracias contemporáneas. Como es sabido, la palabra filántropo, de origen griego, viene de "filos" amigo y "antropos", ser humano; es decir, algo positivo para los seres humanos.

Estos filántropos utilizan su fortuna, el dinero acumulado con actividades que han provocado pobreza, para ayudar a la gente. No fue siempre así. En su origen, la filantropía era una demostración de amor a los seres humanos, no con limosnas sino apoyándoles, modificando estructuras y repartiendo medios de producción. No es casual que los fieles sirvientes de los intereses económicos de entonces también se denominaran Estado y violencia. También Sócrates definía su enseñanza gratuita al pueblo como filantropía. Pero en la revolución industrial, la palabra se identifica con la limosna que las clases económicamente altas daban a los excluidos del sistema económico.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED