lunes, 21 de agosto de 2017
logo economy journal

Andy Robinson. Periodista

Mientras Bono, inmerso en una venta agresiva de su Fondo Global de África, recorría los pasillos del Davos Congress en el WEF de enero de 2010, otro filantrocapitalista irlandés, Denis O'Brien, tenía algo aún más atractivo en su cartera que ofrecer: el terremoto de grado siete en la escala de Richter que había acabado con la vida de 316.000 personas en Haití dejando a un millón de haitianos sin techo, dos semanas antes del Foro Económico Mundial.

En la vieja tradición de Davos, O'Brien -otro Tigre Celta de dientes afilados en los sectores inmobiliario, medios de comunicación y telecomunicaciones- ofrecía oportunidades no solo de negocio sino también de redención filantrópica en los escombros de Puerto Príncipe.

Los desastres naturales, a fin de cuentas, eran maná del cielo en Davos. Proporcionaban el trasfondo perfecto para la mezcla de compasión lacrimosa y beneficios de la shock doctrine que resumía la filosofía Davos. Doctrina del shock porque, como reveló Naomi Klein en su libro del mismo título, no hay desastre natural que no ofrezca jugosas oportunidades de negocio camuflado por la filantropía en la que Davos estaba especializada. Y O'Brien era la persona indicada para ese cometido. Había amasado una fortuna personal de 5.000 millones de dólares en la industria de la telefonía móvil, primero en Irlanda, y luego en el Caribe, América Central y en el Pacífico desde Papúa Nueva Guinea hasta las islas Fiji. En Haití, su compañía Digicel, con sede en el paraíso fiscal de las Bermudas, tenía dos millones de clientes, más del 60% del mercado? una cuota que, tras distribuir miles de teléfonos inmediatamente después del terremoto, subiría aún más (?).

O'Brien-Clinton, colaboración de ida y vuelta

En el tercer día del WEF del 2010, acudí al auditorio principal del Congreso para asistir al gran evento humanitario en apoyo a Haití. O'Brien estaba sentado en la sala principal del Congreso de Davos junto a Bill Clinton, cuya Clinton Global Initiative era uno de los principales fondos involucrados en la reconstrucción de Haití. Meses antes del terremoto, Clinton había sido nombrado enviado especial de la ONU a la maltratada isla caribeña y ahora se hacía cargo de los trabajos de reconstrucción en directa colaboración con el departamento de Estado, ahora bajo el mando de su esposa Hillary.

El eslogan sería Bukld Back Better (Reconstruir mejor), lo cual era en cierto modo una ironía puesto que el diseño del desastroso plan de desarrollo anterior en Haití también era responsabilidad, en gran parte, de Clinton y sus administraciones de los años noventa. Clinton y O'Brien constituían un ejemplo de Davos Men de los más compenetrados. En el año 2008, O'Brien había donado 50.000 dólares a Clinton Global Initiative; por su parte, el expresidente citaría a O'Brien como fuente de una de sus cinco mejore ideas del nuevo siglo en un artículo portada aparecido en Time Magazine y, en 2012, lo nombraría ciudadano global de la Clinton Initiative. Y cuando Bill Clinton batió todos los récords en el circuito global de conferencias al cobrar 750.000 dólares por dar una charla en Hong Kong no era casualidad que el anfitrión, Telefonaktieolaget Ericsson, fue el único proveedor mundial de infraestructura telefónica a Digicel (?).

Desde el estrado de Davos 2010, ante un público integrado por los consejeros delegados de las compañías multinacionales, gestores de fondos de inversión libre y otros empresarios multimillonarios, O'Brien pidió un Plan Marshall para Haití e invitó a los Davos Man a invertir sin complejos. "No lo hagan por razones altruistas sino por motivos económicos" instó a los billionaires allí reunidos, Hizo hincapié en el potencial lucrativo de la isla en cada eslabón de la cadena de valor: desde hoteles de lujo y turismo de cruceros hasta talleres de confección textil y locutorios de llamadas telefónicas (?).

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED