jueves, 21 de septiembre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: Turismo
Redacción

Barcelona, ciudad del mundo

Título de la imagen

Alberto Fernández. Presidente del Partido Popular. Ayuntamiento de Barcelona

Desde hace años Barcelona es uno de los destinos preferidos del turismo con más de 27 millones de visitantes cada año. El turismo genera entre el 12% y el 14% de la actividad económica de Barcelona, dando trabajo a más de 125.000 personas y convirtiéndose en uno de los motores económicos de la ciudad.


Barcelona es, hoy en día, el paradigma de modelo de gestión y de promoción turística en el ámbito internacional, como consecuencia del extraordinario crecimiento de sus resultados turísticos. La ciudad cuenta con una excelente capacidad de promoción y de captación de acontecimientos relevantes, avaladas por sus virtudes organizativas, a las cuales se suman valores propios del destino: el estilo de vida mediterráneo, el carácter, la gastronomía y su infraestructura de ciudad y turística, de los cuales se ha dispuesto para fomentar la captación de un turismo de calidad y de valor para la ciudad.


Uno de los últimos barómetros municipales mostraba una evolución negativa de la percepción sobre el Turismo en Barcelona, como,desgraciadamente, pasa con vecinos de varios barrios de nuestra ciudad, y se constató con algunos conflictos que estallaron durante el verano de 2014, como fue el caso de la Barceloneta los pisos turísticos ilegales.


Por eso, tenemos que posicionar Barcelona como una marca turística de calidad y atraer turismo de alto valor añadido (profesional y familiar) adaptando el producto turístico y profesionalizando el sector (idiomas, excelencia en el servicio...). Sin duda, el turismo de calidad dará más calidad a la ciudad.


Desde un punto de vista de cohesión social y urbana, tenemos que evitar la saturación de algunas zonas de la ciudad y los problemas de convivencia que se generan en el espacio público.


El gobierno de CIU no actuó con rapidez

Por otro lado, tenemos que preservar el hecho diferencial barcelonés, que también es el que atrae turistas a nuestra ciudad, evitando la pérdida de identidad de la ciudad por la homogeneización, estandarización que, por ejemplo,tiene un claro exponente en la desaparición de los comercios emblemáticos de la ciudad.


El anterior gobierno municipal de CiU no actuó con rapidez en relación a los impactos negativos del turismo y los pisos turísticos. De hecho, la única política sobre el turismo que se hizo desde el Ayuntamiento fue desarrollar los planes de turismo de barrios, aprobados en el anterior mandato como medida de gobierno. En esta línea, el Grupo Popular, en diciembre de 2013, aprobó una proposición (sin ningún voto en contra) para actuar con una nueva normativa y con un plan de choque de inspección contra una parte de estos impactos negativos: los apartamentos turísticos ilegales.

Pero no podemos pasar de la desidia del gobierno de Trias al bloqueo total de la alcaldesa Colau, que ha aplicado una moratoria de licencias hoteleras, bloqueando 41 proyectos nuevos para la ciudad. Este bloqueo puede suponer a la ciudad más de 3.000 millones de euros en compensaciones económicas a los afectados, perdiendo además negocio y creación de nuevos puestos de trabajo.


En relación a la capacidad hotelera de la ciudad, creemos que tenemos margen para crecer, pero debemos tener en cuenta las estaciones del año y la deslocalización de los barrios de la ciudad. Es decir, tenemos meses al año, como el invierno, que todavía no agotamos nuestra capacidad hotelera y hay zonas de Barcelona, muy comunicadas con los lugares turísticos, en las cuales hay margen para hacer plazas hoteleras sin contribuir a la saturación del centro de la ciudad.


Por otro lado, somos más partidarios de la libertad que de la regulación. En este sentido, contribuimos a abrir el restrictivo Plan de Usos de Ciutat Vella, para dejar hacer más hoteles y evitar la degradación de determinados lugares de este distrito.


Endurecer las ordenanzas

La excesiva restricción genera ilegalidad y economía sumergida. Un problema que se creó durante los gobiernos tripartitos, que por un lado limitaban la actividad y por otro no inspeccionaban efectivamente, fomentando la irregularidad como norma y la competencia desleal dentro del sector. El continuismo en la baja actividad inspectora de los últimos años ha sido la causante de que este fenómeno haya ido a más, explotando el pasado verano de 2014.


El crecimiento de apartamentos turísticos legalizados ha sido espectacular durante estos últimos años, con aumentos anuales superiores al 100% en distritos de Barcelona como el Eixample. Actualmente, hay aproximadamente 9.612 apartamentos legalizados y se estiman en un importe similar los ilegales. Desde el Grupo Popular hemos denunciado la existencia de albergues-patera y cápsula existentes en el propio distrito del Eixample, nuevos negocios que deberán tener un control especial, ya que mucho se encuentran en fincas con vecinos.


Los apartamentos turísticos y otros tipos de economía colaborativa son un fenómeno emergente impulsado por el éxito de Barcelona como destino turístico. Lo que se debe hacer es regularlo de forma efectiva y establecer un plan de inspección y sanción efectivo, que permita ejercer la actividad con garantías y en igualdad de condiciones con otras ofertas de alojamiento.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED