jueves, 23 de noviembre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: Turismo
Redacción

El turismo: un reto, una oportunida

Alfred Bosch

Alfred Bosch. Portavoz de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona

El turismo en Barcelona ha pasado a ser uno de estos temas de los que todo el mundo se atreve a hablar, porque todos lo vemos, todos lo padecemos y porque muchos lo disfrutamos, aunque muchas veces no somos conscientes. Muchas veces el problema que genera pasa por delante de las ventajas que aporta y se ignora por ejemplo que le 14% del PIB de la ciudad procede de esta actividad.


El primer paso para afrontar el debate pasa por hacer una radiografía que nos sitúe exactamente allí donde estamos. Hoy en día Barcelona es una marca consolidada, tenemos una ciudad con un modelo atractivo para los visitantes en ámbitos muy diversos y la oferta de ocio, cultura, ferias y congresos y eventos es tan grande que la mayoría de los visitantes encuentra una razón para visitar nuestra ciudad. Es un modelo de éxito, pero con amenazas, entre ellas la del propio éxito.


Este éxito responde a muchos factores, pero déjenme destacar dos, la implicación de la Administración -y aquí creo que la labor de Esquerra durante los años que ha formado parte del gobierno de la ciudad va a ser una de las claves- y el trabajo que han hecho los profesionales del sector turístico. La ciudad, su historia, el clima y su situación son elementos esenciales pero sin la implicación de los actores no estaríamos donde estamos.


Creo que en los últimos años el Ayuntamiento no ha estado atento a los múltiples cambios que se producen en un mundo global que permite nuevas ofertas y también ha supuesto la creación de nuevas demandas. Desde los "hostels", pasando por la revolución que supone una plataforma como Airbnb. Ha faltado observación y planificación y este hecho nos ha traído los actuales problemas de convivencia y de presión urbanística e inmobiliaria.

La calidad de la oferta está en peligro


El exponencial incremento de visitantes no ha tenido una ampliación igualmente exponencial de la oferta. Y en los puntos más concurridos hay una concentración tan grande de gente que se ha llegado a una situación de saturación. Este hecho provoca una sensación de rechazo del turismo que como decía no beneficia al sector y molesta el día a día de los barceloneses que se han visto expulsados de algunos de estos espacios emblemáticos de la ciudad, ahora conquistados, invadidos por el turismo.


La suma de todos estos elementos hace que la calidad de la oferta esté en peligro y haya una pérdida de competitividad con otros destinos. Una suma de factores que hacen que hoy en día sean muchos los que todavía vemos el turismo como una oportunidad. Pero hace falta regular y planificar si no queremos entrar en una pendiente perversa que lleva Barcelona a ser una ciudad donde el turismo sea lo único.


Esta voluntad de parar y estudiar a fondo la situación se ha plasmado con la suspensión de licencias de alojamiento en toda la ciudad. Decisión que también puede convertirse en una amenaza porque va en contra de la descentralización, puede incrementar el número de espacios de uso turístico ilegales y también provocar una pérdida de calidad por falta de competencia. Esto nos ha llevado a defender la creación del Consejo de Turismo, que ha de servir para elaborar un plan estratégico de consenso amplio y urgente que nos permita ver más allá que el corto plazo. Ha de servir para poner las bases de un turismo sostenible y de calidad que nos permita más lejos de la actual década.

En este consejo de turismo han de implicarse todos los sectores y cuando digo todos quiero decir todos, también los emergentes. Personas con conocimiento, representativas del sector turístico de la ciudad. Un consejo que ha de planificar, regular y descentralizar, además de ser un observatorio del turismo para conocer las tendencias que vienen y adelantarse a los muchos retos que la ciudad habrá de enfrentar. El mantenimiento y la mejora de la calidad de la oferta y permitir que se ponga énfasis en la formación y mejora de las cualidades laborales son otros de los objetivos que creemos que ha de tener este consejo. Es necesario que los informes y dictámenes que emita este consejo tengan carácter vinculante y sobre todo que se realice el plan estratégico al que me refería para ponernos a trabajar en las líneas que este dictamine.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED