Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso.
Viernes, 9 de diciembre de 2016 | 20:18 Leer edición en: ENGLISH
La creciente dispersión salarial aumenta la desigualdad de ingresos
28/05/2015 12:18

Carlos Mulas-Granados. Profesor de Economía Aplicada de la Universidad Complutense

En los últimos cinco años, la preocupación por el aumento de la desigualdad de ingresos ha estado en el centro de los debates de política económica. Sin embargo, hay un área que se ha mantenido relativamente inexplorado. Esta es el área que se ocupa de la relación entre la participación laboral de los ingresos y la desigualdad del ingreso personal. La desigualdad de ingresos se refiere a la distribución personal de la renta y la cuota del trabajo se refiere a la remuneración de los asalariados en el ingreso total de los factores (valor añadido) en un año determinado. Cuando se mira a estas dos series, el impacto visual es impactante. Por ejemplo, entre 1970 y 2012 la cuota del trabajo en los países del G-7 se redujo en promedio un 12 por ciento, mientras que la desigualdad de ingresos aumentó en un 25 por ciento.

El análisis de la cuota de los factores (trabajo y capital) de la renta nacional fue considerado el principal problema de la economía política de los economistas clásicos como David Ricardo. Hasta la década de 1960, este tema se le dio una gran preeminencia en los libros de texto económicos y en la investigación académica. Cuando Kaldor resumió con estas célebres palabras las propiedades a largo plazo del crecimiento económico en la década de 1960, dijo que las acciones de la renta nacional recibida por la mano de obra y el capital eran más o menos constantes durante largos períodos de tiempo. El análisis de las cuotas de renta de factores fue objeto de un noventa por ciento de los artículos científicos presentados en la conferencia de la Asociación Económica Internacional en 1965. El tema dominante era que las participaciones de los factores eran importantes para el desempeño macroeconómico de las economías, ya que estaban relacionados con el potencial problema de disminución de los beneficios o que los salarios reales crecieran por encima de la productividad.

Sin embargo, desde la década de 1970, el análisis de la cuota de los factores ha dejado de estar en el centro de los debates económicos, dada su falta de volatilidad y que refleja el hecho de que la división de los ingresos podría explicarse fácilmente por una función de producción de Cobb-Douglas. Las personas preocupadas por la distribución de ingresos personales comenzaron a insistir en que no había un vínculo directo (o mecánico) entre los factores de acciones y la desigualdad, y que las diferencias en los ingresos personales estaban relacionadas con las diferencias en el nivel de formación.

Los ciudadanos no disfrutan de la expansión económica

Además, un más amplio espectro de todo el mundo estaba empezando a disfrutar de algún tipo de rentas de capital. Mientras que la vivienda en propiedad, participaciones financieras activos y las pensiones financiados por el capital se expandieron en las economías avanzadas entre 1970 y 1990, la división en los trabajadores (puros) recibir sólo los salarios y los capitalistas/propietarios (puros) que reciben sólo beneficios/rentas quedaron borrosas, contribuyendo así a la disminuyendo en la atención prestada a este tema.

Sin embargo, el interés en el análisis de las participaciones de los factores regresó en la década de 2000. En 2009, Atkinson citó tres razones para explicar esta atención renovada: en primer lugar, el análisis de la cuota de los factores fue útil para entender la relación entre los ingresos a nivel macroeconómico (cuentas nacionales) y los ingresos a nivel individual/familiar; segundo, la cuota de los factores potencialmente podrían ayudar a explicar la desigualdad en la renta de las personas (al menos en parte, si ciertos tipos de ingresos se recibieron principalmente por algún tipo de agentes económicos); y por último pero no menos importante, se dirigieron a la preocupación de la justicia social con la imparcialidad de las diferentes fuentes de ingresos.

Inicialmente, los investigadores que volvieron a trabajo en esta área se centraron en explicar los cambios en la cuota del trabajo, su gradual pero constante declive y la relación entre los salarios y la productividad. La percepción de que los ciudadanos no estaban disfrutando plenamente los frutos del largo período de expansión económica de finales de 1990 y principios de 2000 también atrajo la atención de los responsables políticos nacionales y las organizaciones internacionales.

En 2006, Ben Bernanke, presidente de la Fed expresó la esperanza de que "las empresas usarían algunos de estos márgenes de beneficio para satisfacer las demandas de los trabajadores para salarios más altos" y en 2007, el ministro de Finanzas de Alemania pidió a las empresas europeas a "dar una participación más equitativa de sus beneficios crecientes. "El FMI, la Comisión Europea, el Banco de Pagos Internacionales y la OCDE todos los informes publicados a mediados de la década de 2000 que documentaron la disminución de la cuota del trabajo de los ingresos y proporcionan varias explicaciones de esta tendencia, principalmente vinculados al impacto de la globalización y la el cambio tecnológico en las habilidades laborales, movilidad internacional del capital y la negociación salarial. El interés en este campo regresó después de la crisis financiera, ya que la disminución de la participación laboral de los ingresos y el fuerte incremento de la desigualdad de los ingresos personales iban en paralelo y esto llevó a muchos analistas a pensar que estaban fuertemente correlacionados.

"La dispersión salarial ha sido asociada con la creciente globalización financiera, una disminución de los sindicatos en la industria de y una disminución en el tamaño de la administración del Estado"

Apoyar el crecimiento inclusivo

Pero la verdad es que, si bien están aparentemente correlacionadas, la disminución de la cuota del trabajo de los ingresos y el aumento de la desigualdad en los ingresos personales no están directamente vinculados en una relación causal. En un estudio reciente titulado "La distribución funcional de ingresos y su papel en explicar la desigualdad" que he co-escrito con Maura Franzese, que y será publicado por el FMI, comprobamos si la disminución de la cuota del trabajo de los ingresos ha sido un factor impulsor clave para la creciente desigualdad. Llegamos a la conclusión de que no ha sido un factor clave. En cambio, el determinante más importante en el aumento de la desigualdad de ingresos ha sido la creciente dispersión de los salarios, sobre todo en la parte superior de la distribución salarial.

Utilizando una base de datos única, que combina las encuestas de hogares y los datos macroeconómicos de 81 países más de 4 décadas, se muestra que el factor determinante más importante de la creciente desigualdad de ingresos no ha sido la participación cada vez menor de los ingresos que se acumulan con el trabajo, sino la creciente dispersión de los salarios dentro de las rentas del trabajo. Este resultado refleja el hecho de que la mayor parte de los ingresos familiares son los ingresos laborales. También se debe a que los salarios altos han crecido enormemente y la dispersión salarial se ha convertido en una fuerza impulsora detrás de la desigualdad de ingresos. También se encontró que el aumento de la dispersión salarial ha sido asociado con la creciente globalización financiera, una disminución de los sindicatos en la industria de y una disminución en el tamaño de la administración del Estado.

Desde una perspectiva política, nuestros resultados sugieren que, para evitar desfavorables (o indeseables) consecuencias distributivas, las autoridades tendrán que prestar atención a los resultados del mercado laboral y de la dispersión de los salarios, incluyendo las distorsiones inducidas en el mercado de trabajo por diferentes intervenciones de política, o por los cambios en instituciones del mercado laboral. Además, las políticas fiscales y de transferencia deben evaluarse adecuadamente en términos de sus costos y la eficacia relativa en la corrección de las desigualdades de ingresos y reducir al mínimo las distorsiones de mercado. Por último, las políticas públicas que apoyen el crecimiento inclusivo (por ejemplo, por la promoción de la participación en el mercado laboral y el fortalecimiento del capital humano de los grupos de bajos ingresos) deben reforzarse para evitar el aumento de las disparidades económicas.

#Carlos Mulas-Granados. Profesor de Economía Aplicada de la Universidad Complutense*Actualmente trabaja como asesor en el Departamento del Fondo Monetario Internacional de Finanzas Públicas. Tiene un doctorado en Economía de la Universidad de Cambridge y un Máster en Asuntos Internacionales de la Universidad de Columbia.

Nuevo comentario
*
*

* Campos obligatorios
Leer edición en: ENGLISH
Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona - Tlf (34) 93 301 05 12
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Inscrita en el Registre Mercantil de Barcelona al tom 39480, foli 12, full B347324, Inscripció 1