jueves, 23 de noviembre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: Transparencia
Mike B. Beke

Informes transparentes sobre la corrupción en Europa

Investigador Principal Blomeyer&Sanz


En febrero de 2014, la Comisión Europea dio a conocer el primer Informe Anticorrupción de la UE. En el informe se explica la "situación de lucha contra la corrupción" en cada país de la UE, de acuerdo con las medidas en vigor que, aunque funcionen bien, podrían mejorarse. La idea era trabajar con los países de la UE para dar seguimiento a las recomendaciones del informe. La próxima versión debía publicarse dos años más tarde en 2016. Los activistas anticorrupción se inquietaron cuando, hacia finales de 2016, el informe aún no había sido publicado. Poco después, los medios comenzaron a informar sobre la sugerencia de la Comisión Europea de que la publicación se cancelaría por completo.


7530844 orig


No informar sobre la corrupción


En 2014, la Comisión Europea presentó el primer Informe Anticorrupción de la UE junto con los resultados de una encuesta a escala de la UE, que ilustró las actitudes de los europeos hacia la corrupción. La encuesta reveló que tres de cada cuatro europeos consideraban que la corrupción era generalizada y que uno de cada dos países había aumentado el nivel de corrupción en su país durante los últimos años. Pronto se estableció el vínculo entre las percepciones de los europeos y el impacto de la crisis financiera y económica que afectó a muchos países de la UE. La crisis obligó a los gobiernos de la UE a adoptar fuertes medidas de austeridad y duras reformas económicas. Muchos europeos perdieron sus empleos y buscaron respuestas a sus líderes políticos. En 2014, el momento y el contexto parecían correctos para que la Comisión Europea publicara tal informe con vistas a mejorar la transparencia, responder a la crisis económica y abordar el problema de la corrupción.


Entonces, ¿Qué hizo que la Comisión Europea decidiera, dos años después, abandonar la idea de publicar un informe de seguimiento sobre la situación de los países de la UE en relación con la lucha contra la corrupción? Seguramente la crisis todavía era notable en muchos países de la UE y los escándalos de corrupción en toda Europa sugieren que el problema estaba lejos de ser resuelto. No hace mucho, cientos de miles de rumanos salieron a las calles para protestar contra la corrupción y las medidas adoptadas por las autoridades. En Francia, un candidato a la presidencia se enfrenta a graves acusaciones de corrupción antes de las importantes elecciones de abril de 2017, y los numerosos escándalos de España a lo largo de los años han llevado al público a percibir la corrupción como uno de los tres principales problemas del país.



La encuesta reveló que tres de cada cuatro europeos consideraban que la corrupción era generalizada y que uno de cada dos países había aumentado el nivel de corrupción en su país durante los últimos años



Dejando caer el bastón


Desde el primer informe, la Comisión Europea se ha renovado y el equipo bajo la dirección de Jean-Claude Juncker no sólo cambió su estructura organizativa, sino que también aumentó su perfil político. Los servicios de la Comisión que se ocupan del tema de la corrupción se reconocieron por el nombramiento del nuevo comisario griego DimitrisAvramopoulos, cuyo responsable era el primer vicepresidente de la Comisión, el nacional holandés FransTimmermans. El perfil político creciente se ve en el nombramiento de políticos de carrera con experiencia en los gobiernos y parlamentos nacionales. La mayoría de los comisionados son antiguos ministros (80%) y en el pasado, un puñado han sido primeros ministros, incluido el propio Juncker. El perfil político de la Comisión no es un fenómeno nuevo y, a pesar de ello, se considera que la Comisión Europea, como brazo ejecutivo de la UE, está desempeñando funciones como organismo políticamente independiente.


Sin embargo, esto no significa que no haya riesgo de decisiones políticas sobre iniciativas que puedan afectar los asuntos políticos internos. Este podría ser el caso, particularmente en el Informe Anticorrupción. Esto, junto con más Comisarios involucrados en la lucha contra la corrupción, podría haber contribuido a la decisión de cancelar el segundo informe. De hecho, fue FransTimmermans quien escribió una carta al Parlamento Europeo y sugirió que sería mejor que el segundo informe no fuera publicado.


CorrupcionEuropa


Una carta vale más que mil palabras


La carta contra la corrupción de Timmermans establece el plan de trabajo de la Comisión Europea contra la corrupción. Comienza por resumir todos los esfuerzos para reforzar el marco anticorrupción de la UE, incluido el primer informe y una serie de talleres en los países de la UE sobre temas importantes como la divulgación de activos, la protección de los denunciantes, la corrupción sanitaria, la corrupción del sector privado y las inmunidades políticas. También se hace referencia a los numerosos proyectos anticorrupción financiados por la Comisión Europea como forma de crear capacidad administrativa en los países de la UE.


Aparte de estas medidas suaves, el marco político general de la UE también ha evolucionado. Por ejemplo, en el contexto del diálogo sobre política económica con los países de la UE y las instituciones de la UE, el denominado Semestre Europeo, se han incluido recomendaciones específicas de lucha contra la corrupción. Estas recomendaciones se insertan directamente en la política nacional a través de su adopción por el Consejo Europeo. De acuerdo con la carta de Timmermans, el camino a seguir en la labor de lucha contra la corrupción de la Comisión Europea es, por tanto, "complementar el enfoque continuo dado a las cuestiones de corrupción en el semestre europeo con actividades operativas para compartir experiencias y mejores prácticas entre las autoridades de los Estados miembros y trabajar activamente".


En un contexto más amplio, junto con organizaciones internacionales como la ONU, el Consejo de Europa, la OCDE, el G7 y otras personas que participan en valiosas actividades de lucha contra la corrupción, así como las partes interesadas privadas y las organizaciones de la sociedad civil. La protección de los denunciantes en el ámbito de la UE y la ya importante legislación europea sobre lucha contra el blanqueo de capitales y la contratación pública en la lucha contra la corrupción. Además, se destacan los esfuerzos para aumentar la transparencia en cuestiones como la propiedad beneficiaria y la transparencia en el impuesto de sociedades, así como el cabildeo de los responsables de la toma de decisiones de la UE. La UE también ha estado luchando contra el fraude y los riesgos de corrupción en la ejecución de los fondos de la UE, por ejemplo, trabajando en el desarrollo de una Fiscalía Europea. Timmermans reitera la intención de la Comisión Europea de seguir luchando contra la corrupción y subraya que es de interés común garantizar que todos los países de la UE tengan políticas eficaces en este ámbito. Sin embargo, también se pregunta si el informe anticorrupción en particular sería la mejor manera de proceder en el futuro.



La UE también ha estado luchando contra el fraude y los riesgos de corrupción en la ejecución de los fondos de la UE, por ejemplo, trabajando en el desarrollo de una Fiscalía Europea



Valor añadido del informe de la UE sobre la lucha contra la corrupción


La carta de Timmerman sugiere que con todos los esfuerzos hasta la fecha, el informe podría no agregar valor en la lucha contra la corrupción. Al resumir todas las iniciativas de la UE, podría decirse que su contribución es limitada. Por ejemplo, muchos países de la UE ya están bajo el escrutinio de otras organizaciones que evalúan los esfuerzos contra la corrupción, como la iniciativa GRECO del Consejo de Europa o los esfuerzos de la OCDE para armonizar la legislación sobre corrupción y soborno. Ambas organizaciones internacionales utilizan mecanismos de revisión por pares para impulsar a las autoridades a mejorar sus políticas contra la corrupción.


Tal enfoque podría ser menos conflictivo que la Comisión Europea que utiliza el informe anticorrupción para empujar a los países a cambiar, especialmente teniendo en cuenta que muchos de los ámbitos políticos relacionados no caen bajo el paraguas de la UE, sino que son una responsabilidad nacional. Tal vez una Comisión Europea compuesta por antiguos políticos nacionales haya tenido esto en cuenta al cuestionar el valor añadido del informe. Además, no es improbable que los países de la UE hayan sospechado las intenciones del informe y hayan presionado a la Comisión Europea para ello.


Bb4b63confiaznaempresarial


La sospecha tampoco debe separarse de malentendidos sobre las intenciones del informe. Estas intenciones no han quedado claras desde el principio, sobre todo en lo que respecta a la forma en que la Comisión Europea seguirá con los países de la UE sobre las debilidades identificadas en sus esfuerzos contra la corrupción. Otra crítica al primer informe fue el hecho de que no incluyó una evaluación de las instituciones de la UE. En ese momento, el organismo de control anti-corrupción Transparency International decidió llevar a cabo su propia evaluación paralela de diez instituciones de la UE y pidió la inclusión de tal ejercicio en el Informe Anti-Corrupción de la UE. Cualquier duda sobre la legitimidad de la Comisión Europea para criticar a los países de la UE en materia de lucha contra la corrupción podría ser así aplastada al someterse a una evaluación.


Sin embargo, con la decisión de publicar el segundo informe, la Comisión Europea optó por abandonar la idea por completo. Es cierto que se han adoptado medidas para abordar los ámbitos políticos relacionados con la corrupción. Algunas de estas medidas se refieren a las instituciones de la UE ya otras políticas en los países de la UE. Sin embargo, sigue siendo un mosaico de medidas que abordan problemas específicos, lo que complica aún más el marco anticorrupción de la UE. De hecho, es aquí donde el Informe Anti-Corrupción de la UE podría haber hecho la mayor diferencia hasta la fecha. En este momento, sólo hay unos pocos análisis a escala de la UE que ofrecen una visión más estructurada del marco anticorrupción en los países de la UE y en las instituciones de Bruselas. Sin embargo, estos estudios suelen financiarse externamente (por ejemplo, la Comisión Europea) y, por lo tanto, no necesariamente se repiten periódicamente.


Además, si bien proporcionan un componente de promoción, estos estudios no necesariamente incluyen procesos de seguimiento con las partes interesadas para mejorar la gobernanza. Un claro mensaje procedente de esos estudios es que hay debilidades en todos los marcos nacionales de lucha contra la corrupción y que la corrupción no se detiene en las fronteras. En otras palabras, la corrupción es también un problema de la UE que, afortunadamente, también es reconocido por la Comisión Europea.



El informe de la UE sobre la lucha contra la corrupción tiene sus limitaciones como documento independiente, pero es indiscutible cuando se adopta una estrategia más amplia de la UE contra la corrupción



Pero no basta con tomar decisiones legislativas solas o adoptar recomendaciones ocasionales para algunos países de la UE. La corrupción es un problema obstinado y difícil de detectar. El informe de la Comisión Europea podría proporcionar la base analítica sobre la que construye su labor contra la corrupción. Podría informar qué tipo de iniciativas de la sociedad civil para financiar o iniciativas legislativas para poner en marcha. Podría constituir la base de un enfoque inclusivo y participativo para luchar contra la corrupción, posibilitando la cooperación entre las organizaciones de la sociedad civil, las autoridades públicas y las empresas. El informe de la UE sobre la lucha contra la corrupción tiene sus limitaciones como documento independiente, pero es indiscutible cuando se adopta una estrategia más amplia de la UE contra la corrupción. El primer informe ha sido publicado y, desde entonces, la Comisión Europea ha recogido datos de autoridades públicas y expertos externos. Sería inteligente no dejar que esta información se vaya a desperdiciar, dar seguimiento a una promesa y publicar el segundo Informe Anticorrupción de la UE. En este momento, decidir no publicar no sólo priva a la UE del público de información sobre una preocupación importante, sino que también da la impresión de que no es transparente y que la corrupción está ganando. Después de publicar el segundo Informe Anticorrupción, la Comisión Europea puede cuestionar legítimamente el futuro de la iniciativa.



Mike Beke trabaja actualmente como Senior Researcher para la consultora española Blomeyer & Sanz. Blomeyer & Sanz ofrece servicios de investigación y evaluación de impacto a instituciones públicas internacionales y europeas. El principal área de investigación de Mike se relaciona con los asuntos institucionales y políticos de la Unión Europea en los que se especializa en estudios de buena gobernanza.


www.blomeyer.eu


Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED