viernes, 20 de octubre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: La Crisis de la Prensa en Papel
Redacción

Los periodistas y su público. ¿Malentendido o paranoia cruzada?

Título de la imagen

Monique Dagnaud. Socióloga. Directora de investigación del CNRS Dagnaud en el Instituto Marcel Mauss (UMR8178/CNRS-EHESS).

Jean-Marie Charon explora las relaciones que vinculan los periodistas a su público: una faceta esencial del espacio público contemporáneo, profundamente emblemático de la sociedad de la desconfianza en la que estamos inmersos. Cualquiera que haya participado en alguno de los numerosos debates organizados sobre la cuestión de los medios conoce la violencia emocional que habitualmente manifiestan todos los públicos (popular, cultivado, joven y viejo, etc.) contra el sistema de información. Esta actitud está perfectamente identificada por una serie de sondeos que, desde 1987, miden la confianza acordada a quienes fabrican la información. La principal conclusión es que tal confianza es débil y no cesa de degradarse.

Los periodistas son acusados de numerosos males. De polarizarse en torno a cuestiones alejadas de las preocupaciones de la gente. De inmiscuirse en la vida privada a riesgo de perjudicar a las personas. De fabricar un "casi", sin tomarse la molestia de verificar. De mezclar hechos y comentarios. De proponer una jerarquía de la información sin vínculo razonable con la importancia de los sujetos, por ejemplo lanzando diversos hechos como productos de reclamo. Y, sobre todo, son sospechosos de estar sometidos a influencias políticas y, más recientemente, al dominio de grupos financieros.

Jean-Marie Charon describe con una pluma serena los reproches dirigidos por el público a los medios y trata de dibujar, poniéndose del lado de los periodistas y de la fabricación de información, las razones de ese desamor.

La clave del malentendido reside, según él, en las expectativas frustradas del público. Este desea una información fiable y de calidad, una información "cero errores". "El público o una parte muy significativa de él, exigen que los medios y los periodistas produzcan conocimientos". Por su parte, los periodistas se quejan de sus condiciones de trabajo (urgencia, medios materiales, puja competitiva) limitan mucho tal deseo. Las exigencias del público "olvidan" el carácter por esencia inacabado y aleatorio de la información en caliente. "La información de actualidad constituye por definición una toma, en un momento dado, de una situación, que ha irrumpido de repente, sin que se le haya aprehendido su sentido profundo y aún menos su evolución.

La información es una materia frágil

Dicho de otro modo, la información es una materia frágil, evolutiva y, generalmente, relativa? por naturaleza. Siguiendo la estela de una resolución relativa a la ética de los periodistas adoptada en 1993 por la Asamblea parlamentaria del Consejo de Europa, la Comisión nacional consultiva de los derechos del hombre (1995) y el Consejo económico y social (1999) multiplicaron las recomendaciones. La primera, orientada a garantizar un nivel elevado de formación de los periodistas: la creación de la escuela de periodismo de Ciencias Po, se basó en este argumento. La segunda proponía el establecimiento de un código deontológico que definiría las buenas prácticas. De hecho, la profesión está encuadrada desde hace tiempo por acuerdos, en particular la Carta de Munich, y también por un conjunto de textos adoptados por las redacciones o las empresas de prensa.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED