viernes, 24 de noviembre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: La sequía
Redacción

La sequía: causas y consecuencias

Título de la imagen

Notre-planete.info

Las sequías producen más víctimas y provocan más desplazamientos de poblaciones que los ciclones, inundaciones y seísmos juntos. Estas catástrofes naturales, menos espectaculares, resultan en consecuencia menos mediáticas.

Desde la década de los 70 del pasado siglo, las superficies afectadas por la sequía se han duplicado y son sobre todo las mujeres, los niños y las personas mayores los que pagan las consecuencias.

Actualmente, 168 países se consideran afectados por la desertificación, proceso de deterioro de suelos en las regiones áridas que repercute negativamente en la producción alimenticia y que se está agravado por la sequía.

Según la definición de los climatólogos, se habla de sequía cuando no se producen precipitaciones en una zona durante un largo período. En tal sentido, la sequía no se interpreta de la misma forma según los países y su clima. Por ejemplo, en Francia se habla de "sequía absoluta" cuando no se registran lluvias al menos durante quince días consecutivos. En EE.UU, si una zona recibe solamente un 30% de precipitaciones o menos que lo normal durante al menos 21 días, se denomina como sequía. En Australia si un suelo registra menos del 10% de precipitaciones en relación con la media anual, se declara sequía. En la India, para que haya sequía es necesario que las precipitaciones anuales sean inferiores al 75% de las normales en cada estación.

La sequía no debe confundirse con la aridez. Una región árida puede atravesar por episodios de sequía. La falta de lluvias es en este caso una característica permanente del clima de la zona árida. Se trata generalmente de zonas en las que la lluvia es rara y las temperaturas son altas. La sequía es así un fenómeno puntual en la zona.

Existen muchos tipos de sequías. La sequía metereológica es consecuencia de un déficit prolongado de precipitaciones. La sequía agrícola se caracteriza por un déficit de agua en suelos de una profundidad máxima de dos metros, y que tiene impacto sobre el desarrollo de la vegetación. Este tipo de sequía depende de las precipitaciones recibidas en la zona y de la evaporación y transpiración de las plantas. Esta sequía es así sensible al clima del entorno: humedad, precipitaciones, temperatura ambiente, viento y también el suelo y las plantas. La sequía hidrológica se manifiesta cuando los cursos de agua (subterráneas, lagos o ríos) tienen un nivel anormalmente bajo. Las precipitaciones son, en este sentido, un factor clave, pero también cuenta el tipo de suelo. De su permeabilidad depende la filtración y el discurrir de las aguas.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED