sábado, 16 de diciembre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: La sequía
Redacción

El clima desde el riesgo financiero

Título de la imagen

Pablo Moreno Alemay. Director del Programa de Administración de Empresas. Universidad de La Sabana. Colombia

Mi primer acercamiento a la relación entre el clima y el mundo financiero, lo percibí después de analizar con detalle la quiebra de la firma Duke&Duke, causada por transacciones en Bolsa en contravía con el informe de cosecha de la naranja emitido por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. El caso lo observé en lo que en inglés titularon "Trading Places", una historia adaptada del mundo financiero, que en español tradujeron con el título "De Mendigo a Millonario", y que sigue vigente en los rankings de filmes que todo financista debería ver.

Esta película de los años 80, protagonizada por Eddie Murphy, más allá de la trama propia de Hollywood, muestra a la naranja como un bien financiero que efectivamente puede negociarse en Bolsa, que hace parte de lo que se conoce como el mercado de commodities, o de materias primas, cuyos precios son afectados, entre otras variables, por variaciones climáticas que inciden directamente en los inventarios ocasionando que los precios suban o bajen, por un riesgo climático.

Siguiendo con las naranjas, años después, leí un artículo bastante interesante en el que se mencionaba como la reconocida empresa Walt Disney, realiza una gestión particular frente al también riesgo climático al que se ve expuesta su línea de negocio de parques temáticos. En Florida y en California, las lluvias alejan a los turistas, pero al mismo tiempo afectan las abundantes cosechas de naranja propias de estos Estados, por lo que es posible hacer una correlación entre lo que se ganaría por una futura alza de precios de este commodity por causa del clima, con las pérdidas que se asumirían en los parques por el mismo efecto.

El fenómeno del "niño" conlleva graves consecuencias económicas

Lo anterior supone una correlación negativa, que bien calculada, anula pérdidas con ganancias al cruzar una negociación en Bolsa sobre el precio de la naranja con los ingresos de los parques. Suena algo complejo, pero es un ejemplo que ayuda a ilustrar la participación en mercados financieros de empresas cuya intención no es la de especular, sino al contrario, apoyarse en instrumentos derivados y dejar de asumir una actitud pasiva frente a las posibles pérdidas a causa del clima.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED