viernes, 24 de noviembre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: Ciberseguridad
Peru Erroteta

​Ciberseguridad, histeria y negocio

Periodista

A lo largo de la primera jornada de Forum Internacional sobre Cibercriminalidad (FIC), que se celebró en la ciudad francesa de Lille a finales del pasado enero, ministros y directivos de alto rango rivalizaron en la tribuna haciendo declaraciones apocalípticas y describiendo Internet como un campo de batalla eterno.


Cibercrimen


El entonces ministro francés de Defensa; Jean-Yves Le Drian lanzó: 


“El ciberespacio es un campo de batalla, de guerra, con ataques cada vez más sofisticados, con armas que proliferan en Internet y que son fáciles de adquirir”. 


Mismo repicar de campanas por parte del ministro del Interior Bruno Le Roux: “Los Estados extranjeros son cada vez más creativos (…) nuestros sistemas informáticos son blanco de numerosos ataques algunos de los cuales pueden afectar a nuestra soberanía". En la misma línea, David Martinon, embajador de Francia para la ciber-diplomacia y la economía digital, sostiene que “el ciberespacio es un espacio de conflicto”. “No creo que estamos en una nueva guerra fría, nos encontramos en un espacio en el que las potencias se enfrentan, y directamente”, afirmó. El ministro Le Drian propuso la creación de un estado mayor exclusivamente consagrado a la guerra informática, con el mismo rango que la marina, el ejército de tierra y la aviación.


Este alarmante contexto se explica a raíz de la acusación de EE.UU. a Rusia de influir mediante piratería informática en la campaña presidencial, en otoño del pasado año.


A principios del actual, las acusaciones se hicieron más precisas: las agencias de inteligencia norteamericanas insinuaron que el Kremlin había pilotado ataques destinados a favorecer al candidato republicano, finalmente elegido, Donald Trump. Sin embargo, Pierre Samsom de Orange Ciberdefensa, sostiene que tras todo este alarmismo subyace un “marketing del miedo”, que se está instalando en el sector y puede ser “contra-productivo”. 


“Hay que promover la paz en el ciberespacio -propone- reintegrar a los investigadores a la reflexión, levantar la cabeza del manillar. Ponerse de acuerdo sobre las reglas y como hacerlas respetar".


"De lo contrario, nos arriesgamos a generar una zona de no-derecho e inestabilidad (…) Carecemos de doctrina para elaborar un ámbito de paz en Internet. Francia y Europa deben hacer un esfuerzo para elaborar un espacio de paz en Internet. Sin paz, no hay confianza y sin confianza no hay prosperidad”.


FACTURAR MÁS QUE EL NARCOTRÁFICO


En este contexto, poco tiene de extraño que los negocios relacionados con la ciberseguridad crezcan como la espuma. Tras la tormenta americana de los ataques digitales, cuya estela se reproduce en cada consulta electoral, ataques mundiales como Wannacry han supuesto que un mercado que ya de por si crecía a buen ritmo se dispare. La consultora Gartner, líder en este proceloso mar de la seguridad informática dice:


De aquí a 2020, el 75% de los productos relacionados con ciberseguridad girarán en buena medida en torno a la tecnología de analítica predictiva. Detección y prevención es una pauta cada vez más común en las empresas.


La seguridad no debe ser un compartimento estanco e independiente del resto de estrategia tecnológica de una organización.


Protección como servicio. Los servicios gestionados ya son una parte fundamental de este negocio y la previsión es que vaya a más en los próximos años.


GDPR La nueva ley europea de protección de datos entrará en vigor el 25 de mayo del 2018. Un tiempo en el que el mercado de la ciberseguridad estará muy marcado por esta normativa que impone unas pautas concretas de acción. Esta norma se convierte en oportunidad para los proveedores de seguridad.


Los ciberataques ha dejado de ser, en fin, cosa de un oficinista al que se le metía un virus en el ordenador para convertirse en un espectacular negocio. Un mercado que factura tanto o más que el narcotráfico y donde todas las organizaciones y particulares son objeto de deseo. 


Los campos de acción son múltiples y mucho más sencillos en campos donde la ciberseguridad hasta ahora no ha sido esencial hasta ahora. Es el caso de la industria. Según Kaspersky Lab, dos de cada cinco ordenadores relacionados con infraestructuras tecnológicas de las empresas industriales tuvieron que hacer frente a ciberataques durante la segunda mitad de 2016. No es lo único, por supuesto, pero sí un ejemplo.


Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED