jueves, 14 de diciembre de 2017
logo economy journal

la jerga

La crisis,en general, y la de Bankia, en particular, está contribuyendo poderosamente allevar al paroxismo la manipulación del lenguaje, que tan eficazmente se está desarrollando con la crisis. El recurso al eufemismo de autoridades y medios de comunicación hacen casi imposible entender lo que se dice sobre lo que está ocurriendo. De eso se trata.

Luis de Guindos -con su tono narrativo monocorde, átono, suave, preñado de aparente sentido común..., tan a la moda en el universo del management- el día que tomó posesión de su cargo como ministro de Economía dijo que España entraría en el 2012 "con una tasa de crecimiento negativo", que "iba a determinar el perfil en el que nos adentramos (...), que iba a ser relativamente desacelerado " pero que esto no debía ser sino un acicate para emprender la "agenda de reformas" que, según el propio de Guindos iba a resultar "extremadamente agresiva", según fue captado por captado por los micrófonos, en una conversación sobre la huelga general con el comisario europeo OlliRehn.

Profesionales de la política y la comunicación, gestores, algunos sindicalistas y técnicos en general, comparten con Guindos esta deriva sin complejos hacia el eufemismo pensando, claro, que las cosas existen en tanto se las nombra. Así, el "giro" no es tanto expresión de un pensamiento como formación de pensamiento en sí mismo.

Lo que pasa es que, como muchas otras cosas, el eufemismo puede distorsionarse y perder su efecto con el paso del tiempo. "Cuando las personas ya se han acostumbrado tanto a esa palabra que lo asocian inmediatamente al concepto que se quería edulcorar, deja de ser un eufemismo y hace falta buscar otro para taparlo", explica Álex Grijelmo. "Los eufemismos -dice Antón Costas, catedrático de Economía y Políticas Publicas de la UB-, tienen esa función, que no virtud, de anestesiar, pero a partir de ahí se puede abusar de ellos de forma cínica, grosera e incluso perversa". "Las palabras -agrega-, pueden adormecer un tiempo, pero cuando el enfermo despierte y vea lo que ha pasado puede dar un manotazo".

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED