jueves, 17 de agosto de 2017
logo economy journal

la jerga

Peru Erroteta.- La crisis,en general, y la de Bankia, en particular, está contribuyendo poderosamente allevar al paroxismo la manipulación del lenguaje, que tan eficazmente se está desarrollando con la crisis. El recurso al eufemismo de autoridades y medios de comunicación hacen casi imposible entender lo que se dice sobre lo que está ocurriendo. De eso se trata.

Luis de Guindos -con su tono narrativo monocorde, átono, suave, preñado de aparente sentido común..., tan a la moda en el universo del management- el día que tomó posesión de su cargo como ministro de Economía dijo que España entraría en el 2012 "con una tasa de crecimiento negativo", que "iba a determinar el perfil en el que nos adentramos (...), que iba a ser relativamente desacelerado " pero que esto no debía ser sino un acicate para emprender la "agenda de reformas" que, según el propio de Guindos iba a resultar "extremadamente agresiva", según fue captado por captado por los micrófonos, en una conversación sobre la huelga general con el comisario europeo OlliRehn.

Profesionales de la política y la comunicación, gestores, algunos sindicalistas y técnicos en general, comparten con Guindos esta deriva sin complejos hacia el eufemismo pensando, claro, que las cosas existen en tanto se las nombra. Así, el "giro" no es tanto expresión de un pensamiento como formación de pensamiento en sí mismo.

Lo que pasa es que, como muchas otras cosas, el eufemismo puede distorsionarse y perder su efecto con el paso del tiempo. "Cuando las personas ya se han acostumbrado tanto a esa palabra que lo asocian inmediatamente al concepto que se quería edulcorar, deja de ser un eufemismo y hace falta buscar otro para taparlo", explica Álex Grijelmo. "Los eufemismos -dice Antón Costas, catedrático de Economía y Políticas Publicas de la UB-, tienen esa función, que no virtud, de anestesiar, pero a partir de ahí se puede abusar de ellos de forma cínica, grosera e incluso perversa". "Las palabras -agrega-, pueden adormecer un tiempo, pero cuando el enfermo despierte y vea lo que ha pasado puede dar un manotazo".

"Dieta", "resaca", "ajuste", "impacto asimétrico", "racionalización de la red", "activos adjudicados", "moderación salarial""sacrificio", "banco malo", "indicadores adelantados","stress test","aminoración de la tendencia","derivados", "preferentes" "tensiones de tesorería""ajuste fiscal", CDS,SIV,ABS, CDO,"crecimiento negativo" -que, en palabras de Darío Villanueva, de la RAE, "es una antífrasis, el colmo del absurdo"-... Y así hasta el infinito. Circunloquios, rodeos, ambigüedades, tecnicismos, anglicismos..., todo vale para colar la mercancía. Nada es inocente en este empeño de persuadir, enmascarando la realidad. "Recargo temporal de solidaridad", es como la Vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría rebautizó a la subida del IRPF.

Cuando se tiene algo y te lo quitan se puede, con propiedad, calificar el hecho de "substracción", "robo" o, en el mejor de los casos, revestido de ropaje legal, de "recorte". Pues no, según la jerga al uso, se trata de "una medida de ahorro", "algo bueno, prudente y positivo", que no tiene nada que ver con "recorte", que significa pérdida, apunta Villanueva. Y cuando se habla de educación o sanidad "gratis", por ejemplo, se puede llegar a olvidar que se pagan con impuestos.

El concepto "eufemismo", -que según su raíz griega, viene a decir "habla afortunada"- tiene también mucho que ver con el de "desinformación", que según el diccionario de la RAE "es procurar en los sujetos el desconocimiento o ignorancia y evitar la circulación o conocimiento de datos, argumentos, noticias o información que no le sean favorables a quien desea desinformar". Así, la metáfora interesada, generalmente viene asociada a falacias, mentiras, omisión, descontextualización, generalización, etc., etc.

Y en este fragor el periodismo tradicional están perdiendo su facultad de dar nombre a las cosas y entrando en el juego de quienes pretenden edulcorar la realidad para ajustarla mejor a sus intereses. Asumen expresiones que otros inventan no precisamente con la intención de comunicar lo mejor posible la realidad, sino por todo lo contrario. Eso sí, procurando mantener una actitud "equilibrada". El premio Nobel de economía, Paul Krugman, bromeando sobre el tema dijo en una ocasión que si un partido declarase que la Tierra es plana, el titular de los periódicos diría: "Contraste de opiniones sobre la forma del planeta".

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED