sábado, 21 de octubre de 2017
logo economy journal

vuelo 5022

JC

El 20 de agosto de 2008, a las 14:24 horas, un avión McDonnell Douglas matrícula EC-HFP del vuelo JK 5022 se estrelló en el aeropuerto de Madrid-Barajas, con 166 pasajeros y seis tripulantes a bordo, cuando se disponía a despegar rumbo a Canarias. Murieron 154 personas. No había pasado ni un mes desde que Spanair decidió dar un tijeretazo estratégico a su negocio. El accidente resultó demoledor para la compañía.

El vídeo tomado porAENA no mostró ninguna explosión del motor ni incendio mientras el MD-82 de Spanair despegaba. El avión giró entonces a la derecha, fue incapaz de mantener una velocidad aérea suficiente para evitar perder altitud y se estrelló en las inmediaciones de la pista, partiéndose en dos pedazos que fueron destrozados por una posterior explosión.

Spanair informó de que el piloto había intentado y abortado anteriormente la salida debido a un sensor que daba una temperatura excesiva en una toma de aire, y que este fue desactivado en tierra, retrasando la salida más de una hora. Se intentó el despegue de nuevo, durante el cual ocurrió el accidente mortal.

Fue el accidente de aviación con más muertos en 25 años

Aquel accidente, el primero de Spanair en sus 20 años de historia, derivó en un interminable periplo técnico-jurídico, acompañado de ríos de tinta. Un informe de la Agencia Estatal de Seguridad Aéreas (AESA) reveló que no siempre hay que identificar el origen de una avería antes de despachar un avión y que, si se lo permite el denominado MEL (Lista de Equipamiento Mínimo) cabe diferir su arreglo y dejar salir la nave.

Los peritos judiciales acabaron imputando a dos mecánicos y, en consecuencia, cuestionando la eficacia de la MEL, cosa que despertó inquietud en el sector. A pesar de que fue el accidente de aviación de España con más muertos en 25 años, hasta el 9 de octubre no hubo una explicación oficial, exceptuando algunas declaraciones preliminares de funcionarios del gobierno.

El sindicato de pilotos SEPLA recuerda que está universalmente reconocido que los accidentes no tienen su origen en una única causa, sino en un modelo de causalidad según el cual un accidente se produce cuando cierto número de factores confluyen en un mismo punto. Para que se produzca un accidente tiene que existir una sucesiva fractura de las defensas de seguridad del sistema de transporte aéreo.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED