martes, 24 de octubre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: Spanair
Redacción

Los últimos días de Spanair

ULTIMOS DIAS SPANAIR

Manuel Fernando González

Cuando el 27 de Enero del 2012 Spanair echó el cierre porque "no tenía ni para el combustible de sus aviones" dejaba atrás un cumulo de despropósitos empresariales que habían acompañado desde el primer momento al nacimiento de la compañía de referencia que había diseñado la Generalitat para que El Prat pudiera competir con Barajas y de paso, dotar a la capital del Principado, de un engranaje de vuelos intercontinentales,que colocarán "al país en el mundo real de los negocios aeroportuarios.

A la hora de la verdad, una vez que los administradores concursales hicieron cuentas, el pasivo superaba los 500 millones de euros y solo 60,7 de los ya invertidos constituían el activo real,tras descontar las resoluciones de contratos. Y lo que eramás grave, 2.597 trabajadores de la aerolínea se fueron a la calle porque quienes tuvieron "la idea" de comprar Sapanair y refundarla, fracasaron estrepitosamente en el desarrollo y gestión de la misma.

Es ya muy conocida la historia de "los últimos días de Spanair" que, como su gemela Pompeya no supo escuchar los sonidos que el mercado le enviaba constantemente, quele anunciaban una erupción incontenible de perdidas en su cuenta de resultados y con ellas, el fin de su corta estancia en el mercado internacional.

Al final del camino, la cadena de damnificados es larga


Ahora, tras el cierre y la pérdida de lo invertido, le ha tocado provisionar a "los ilusos" que pusieron la pasta y las ganas en el proyecto, llevados allí por el fervor patriótico de algunos políticos que, a base de manejar fondos públicos, se habían olvidado de que el dinero no es fácil de conseguir y menos para la iniciativa privada que, si fracasa, ha de meterse la mano en el bolsillo, cuantas veces sea necesario, para pagar la factura final de los platos rotos.

Por eso, al final del camino, la cadena de damnificados es larga y merecedora de la compasión ajena.

Y en ese triste desfile figura en primer lugarAvançsa que fue la empresa pública escogida por la Generalitat para inyectar las últimas oleadas del dinero de todos a Spanair. La sociedad dirigida por Felip Muntadas- Prim ha tenido que provisionar 122 millones de euros en una operación que le ha obligado a una reducción de capital de casi el 80 % para reequilibrar su patrimonio.

Le sigue en su subida hacia el Gólgota financiero, Catalana de Iniciatives que también ha reducido capital casi en el mismo porcentaje, otro 80 %, tras perder 20 millones en el proyecto.

Cimalsa, otra que se subió al carro, no tendrá por ahora que acometer ninguna operación para resituar su patrimonio, puesto que ha cargado contra resultados la dotación por su inversión en Spanair. La decisión no le ha salido gratis, ya que hubo de cerrar el ejercicio del 2011 en números rojos o sea que perdió 11 millones d'euros.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED