martes, 22 de agosto de 2017
logo economy journal
< ver número completo: Sanidad
Redacción

Sanidad USA: inequidad e ineficiencia

SALUD EEUU

Peru Erroteta

La salud de los norteamericanos está supeditada al dinero. Quienes disponen de él pueden contratar seguros médicos -con distinto nivel de cobertura, según el precio- y quienes no acogerse a un sistema público, entendido y administrado como una forma de caridad. Además, las empresas utilizan los seguros médicos, al igual que los planes de jubilación, como herramienta de control de sus trabajadores. La reforma sanitaria de Obama ha supuesto un paso adelante en la universalización del sistema que, en cualquier caso, se encuentra muy lejos del que gozamos en España y otros países europeos.

El sistema de salud norteamericano está integrado por cuatro grandes ámbitos: el que depende del Gobierno Federal, el de los gobiernos estatales, el de los gobiernos locales (ciudades, condados y comarcas) y el sector privado. Hasta la última reforma de Obama, el Gobierno Federal era responsable de la atención a 39 millones de ancianos y personas discapacitadas, 9 millones de funcionarios y las personas de ellos dependientes, y 6 millones de militares en activo y sus familiares. Financia también, junto a los Estados, programas de seguros públicos para pobres y niños en riesgo de pobreza. Funciona, además, como receptor primario de información y constituye la principal fuente de financiación de los servicios de investigación aunque, llamativamente, no asume la planificación de la Sanidad.

Los gobiernos estatales son responsables de regular la actividad de los proveedores servicios de salud y de las compañías aseguradoras. Establecen los requisitos de solvencia financiera, calidad del seguro, beneficios y otras cuestiones y conceden las licencias y certificaciones a hospitales, médicos y otros proveedores. Los gobiernos locales, junto a los estatales, desarrollan un papel importante en la financiación de la llamada "red de proveedores de seguridad", que presta atención a los indigentes y mantiene los servicios de emergencia.

En cualquier caso, el modelo sanitario dominante en los EE.UU. se basa en seguros privados de salud y, en consecuencia, en la lógica del mercado. Está caracterizado como un modelo atomizado, en el que las funciones de regulación, financiación y prestación están separadas y verticalizadas. La mayoría de las instalaciones sanitarias son propiedad y están operadas por privados. Según estadísticas del año 2000, el 86% de la población norteamericana dispone de un seguro de salud. De este porcentaje, un 72,4% cuenta con un seguro privado (64,1% basado en el empleador) y el 24,2% está acogido al seguro de salud gubernamental. La asistencia pública cubre el 10,4% del "Medicaid", el 13,4% de "Medicare" y el 3% de las fuerzas militares. El seguro privado resulta muy beneficioso para las empresas, en la medida en que no está sujeto a impuestos, forma parte del salario y se utiliza como medio para el reclutamiento de mano de obra formada y estable. En EE.UU -que, con un 13,6% del PIB es el país del mundo que más gasta en Sanidad-, hay más de mil compañías proveedoras de servicios sanitarios.

"Medicaid" presta asistencia a las familias consideradas de renta baja (pobres) y a ancianos indigentes. Regulado por una ley federal, "Medicaid" también cubre la asistencia de algunos grupos, como los jóvenes de hasta 18 años, pertenecientes a familias con una renta total por debajo del nivel federal de pobreza; mujeres embarazadas y niños menores de un año de vida cuya renta familiar está entre el 133% y el 185% del nivel de pobreza.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED