martes, 21 de noviembre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: La Educación
Redacción

 Euskadi, demasiadas escuelas religiosas por habitante

escuelas euskadi

Milagros Fernández
 
Euskadi encabeza el ranking de escuelas religiosas por número de habitantes y también cuenta con un número significativo de centros en régimen cooperativo. La escolarización desde los cero años y la enseñanza en euskera son otras variables que diferencian un modelo que, con sus más y sus menos, va encontrando puntos de equilibrio. La diferencia de oportunidades entre zonas y clases sociales sigue siendo una de sus asignaturas pendientes y la Ley Wert ha irrumpido en el sistema como elefante en cacharrería.
 

Hasta la restauración de la democracia, la Iglesia detentaba un poder casi hegemónico en la enseñanza vasca. Jesuitas, escolapios, hermanos de La Salle y un largo etcétera de órdenes religiosas, masculinas y femeninas, se repartieron durante el franquismo un espacio en el que la enseñanza pública, además de cutre, era casi testimonial. De hecho, hasta la década de los 70 en el País Vasco no había universidad, excepción hecha, claro, de la de los jesuitas de Deusto o las escuelas de ingenieros y peritos industriales, reservadas a los hijos de las élites. En el territorio solo se impartía enseñanza primaria y algo, muy poco, de secundaria. La formación profesional diseñada, controlada y apadrinada por las grandes empresas, pitaba entonces a mil por hora. Era la única salida para los hijos de los trabajadores.


Lo público gana terreno
El sistema educativo vasco se caracteriza por tener más alumnos en la educación privada concertada (51%) que en el sistema público dependiente del Gobierno Vasco -aunque, poco a poco, este va ganando terreno- y Euskadi es la comunidad autónoma que más dinero público invierte en educación privada concertada. El sistema universitario está integrado por tres universidades: País Vasco (UPV) Deusto y Mondragón. La UPV, cuenta con 4.062 profesores y 44.241 alumnos en sus tres campus; Deusto, fundada en 1886, es una universidad privada creada y regida por los jesuitas, con la finalidad de formar a los hijos de la oligarquía y aledaños, y la de Mondragón, creada en 1997 y con 4.000 alumnos, que es también privada y pertenece a la corporación cooperativista de Mondragón.
En virtud de los acuerdos entre España y la Santa Sede, los colegios públicos están obligados a dar clase de religión, aunque tan solo uno de los alumnos desee cursarla. Pero ni eso. En 78 centros, el 23,5% de las 332 escuelas que integran la red pública vasca, ya no se imparte enseñanza católica porque ningún padre lo ha pedido. En la última década, el porcentaje de alumnos que se han apuntado a religión ha bajado del 40% al 30%. Incluso en la concertada, mayoritariamente ligada a la Iglesia, también baja a pesar de que constituye su marca diferencial. Ante este panorama, la hasta ahora consejera socialista de Educación, Isabel Celaá abrió recientemente el melón, al solicitar "un debate largo y profundo sobre la situación de la religión en las aulas", en base a los cambios que ha experimentado la sociedad en los últimos 30 años. La respuesta de la Iglesia fue lanzar una campaña publicitaria, que fue retirada por la televisión vasca, alegando que su estatuto no le permitía hacer propaganda religiosa.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED