martes, 22 de agosto de 2017
logo economy journal
< ver número completo: La Corrupción
Redacción

 Euskadi: poco "ladrillo", poca corrupción

euskadi

Gotzone Totorika

Euskadi parecía reunir bastantes papeletas para convertirse en territorio corrupto -nacionalismo clientelar, crisis industrial, conflicto armado...- y, sin embargo, no ha sido así, aunque también es cierto que no está libre de pecado. Algún caso sonado, protagonizado por el propio PNV, que venía fardando de honradez, y bastantes "corruptelas" ponen de manifiesto que nadie puede considerarse a salvo de la epidemia.

El procesamiento de un ex-director de la hacienda foral en Irún, José María Bravo, la promoción a Diputado General de Guipúzcoa de un candidato, que ocultaba al fisco buena parte de su patrimonio y las torpes justificaciones al trato de favor que recibían dirigentes del Partido Nacionalista Vasco (PNV), llegaron a incidir muy negativamente en el resultado electoral que obtuvo este partido en las elecciones municipales y forales de 2007.

José María Bravo fue acusado de la malversación de caudales públicos, falsedad documental y blanqueo de capitales durante sus diez años, al frente de la Hacienda local de Irún. Según la Fiscalía, Bravo ingresaba en sus cuentas particulares deudas cobradas a morosos a los que posteriormente declaraba insolventes. Su hermano Víctor -que alardeaba de porsche, yate y avioneta privada y decía haber pagado "religiosamente" los terrenos de su lujosa villa en San Sebastián- desempeñaba entonces el cargo de director general de la Hacienda de Guipúzco, y su esposa, Arantza Arbelaitz, presidía el Tribunal Económico-Administrativo de la institución, encargado de resolver las reclamaciones de los contribuyentes y de imponer sanciones. En este contexto, Víctor Bravo ejerció las funciones recaudatorias, gestoras e inspectoras de los expedientes, caracterizados como especiales, que discurrían al margen de instancias inspectoras convencionales. Procedimiento especial que fue ideado para garantizar el anonimato de las cuentas de los extorsionados por ETA.

El fraude Irún acabó con la pátina de honradez del PNV

"Lo descubierto en Irún -informaban José Luis Barbería y Genoveva Gaztaminza, en El País- es sólo el pico de una alfombra de corruptelas, tráfico de influencias y maridaje con empresas, preferentemente del mundo de la construcción". Este episodio de corrupción coincidió -¿Casualmente?- con una enconada lucha por del poder en el PNV, entre la corriente que lideraba Josu Jon Imaz, mayoritaria en Vizcaya, y la encabezada por Joseba Egibar, que controlaba las ejecutivas de Guipúzcoa y Álava. En la batalla cayó González de Txabarri, Diputado General de Guipúzcoa, del bando de Imaz, que también acabó tirando la toalla y dejando el partido y la política.

El fraude a la hacienda de Irún, cifrado a unos cinco millones de euros, acabó con la pátina de honradez que exhibía el PNV haciendo valer, entre otras cosas, su acendrado catolicismo, que no parece haberse contradicho con el amiguismo, las prácticas de favor y otras triquiñuelas que forman parte del guión no escrito de la actividad económica en el territorio y, en consecuencia, no son percibidas como corrupción.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED