sábado, 21 de octubre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: El cuarto pilar se tambalea
Redacción

 ¿Es posible el bienestar social en la economía global?


 
Luis Moreno. Profesor de Investigación del CSIC en el Instituto de Políticas y Bienes Públicos 


El Estado del Bienestar es una invención europea cuya impronta ha quedado íntimamente ligada al desarrollo ulterior del Modelo Social Europeo (MSE). Dicho modelo se articula en torno a la solidaridad colectiva, la equidad social y la eficiencia productiva, y es resultado de los procesos de conflicto y cooperación en la Europa contemporánea

Promueve el MSE una ciudadanía social entendida como una limitación a la desigualdad económica, una mayor protección a los más vulnerables y un partenariado social activo. Como objetivo estratégico, el MSE auspicia el crecimiento económico sostenido y sostenible basado en la cohesión social. La axiología de los europeos es el soporte legitimador del bienestar social europeo con la existencia de un conjunto de valores comunes compartidos, según constatan reiteradamente encuestas y estudios sociales.

Tras la Segunda Guerra Mundial, los sistemas de protección social de las democracias europeas occidentales facilitaron un notable aumento del bienestar ciudadano, junto a un grado considerable de emancipación de los grupos subordinadas y de movilidad en una ensanchada clase media. Todo ello se logró mediante actuaciones públicas que contribuyeron a una sensible mejora de sus condiciones materiales. Las prestaciones y servicios educativos, sanitarios y de previsión social, aportaron legitimidad a los mecanismos de acumulación capitalista y posibilitaron un consenso en la Europa occidental responsable de una prosperidad y una paz social sin precedentes en la historia de la modernidad continental y, por extensión, global.
El futuro parecía encaminarse hacia una Europa sin bienestar social
Tras la quiebra de las hipotecas subprime estadounidenses y el crack económico de 2007, la cuestión a ponderar ahora es si el modelo europeo podrá mantener los rasgos constitutivos del bienestar social alcanzados en la segunda mitad del siglo XX. En el contexto de la mundialización financiera se cuestiona, en suma, si es posible un capitalismo del bienestar de la austeridad. En realidad las últimas evoluciones de la mundialización económica parecen haber reducido la escala de opciones de reformas del bienestar a dos: (a) la adopción un modelo de individualización re-mercantilizadora, característico del neoliberalismo anglo-norteamericano, o (b) la asunción de un tipo de neo-esclavismo laboral distintivo del modelo asiático emergente.
Si respecto al primer modelo, más afín a los antecedentes históricos de los países europeos, se proponía una renovación capitalista que preservase, aun residualmente, algunas de sus más conocidas improntas sociales, el segundo modelo apuntaba a una mayor competitividad en el (des) orden económico global favorecido por la ausencia de derechos y tutelas sociales, y por una permanente pugna por el regateo y la espiral comercial a la baja (race to the bottom). En la confluencia de ambas opciones se denotaba una preferencia común por la devolución a la esfera privada de aquellas responsabilidades tradicionalmente asumidas, en el caso del modelo europeo, por los poderes públicos y complementados por la acción de grupos primarios como los familiares y por organizaciones altruistas de la sociedad civil. Ante una encrucijada tal, la senda de futuro del welfare parecería encaminarse irremisiblemente hacia una Europa sin bienestar social.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED