jueves, 19 de octubre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: El cuarto pilar se tambalea
Redacción

 Los cambios que vienen tras la crisis: el trabajo social liderando los nuevos modelos de atención y prevención



Dolors Colom Masfret. Trabajadora Social Sanitaria. Col?legi Oficial de Treball Social de Catalunya


¿Qué ha aprendido usted, amigo lector/amiga lectora, de esta crisis? Si la respuesta es "Nada", tenemos un problema. ¿En qué ha contribuido usted a generar esta crisis? Si la respuesta es "En nada", tenemos otro problema. ¿Qué cree que está en su mano para ayudar a salir de la crisis? Si la respuesta es "Nada", los problemas empiezan a germinar. Y para terminar, ¿Qué está haciendo, desde sus pocas o muchas posibilidades, para ayudar a salir de la crisis? Si sigue respondiendo "Nada", los problemas han enraizado. 
 

Alguien se preguntará, ¿Qué pinta aquí el trabajo social? Ayuda a ganar perspectiva y a alcanzar soluciones individuales y comunitarias. En España, el trabajo social es aún una profesión poco conocida; muchos ven a sus profesionales como los que dan recursos. Craso error. El trabajo social es una de las profesiones que intervienen para que las personas no pierdan su identidad, su autoestima, su dignidad y su poder de ciudadano, ayudándolas a desarrollar procesos internos y fortalezas para desarrollarse. Veamos los cambios que van a liderar...

Primer cambio: Los trabajadores sociales recuperarán su papel de agentes de transformación y promotores de servicios porque disponen de información -social, sanitaria, psicológica, económica laboral, demográfica, etc.- para, aplicando el método científico, relativizar y contextualizar las dificultades y necesidades de las personas y sus familias. Ello les convierte en un excelente apoyo para las autoridades políticas y los responsables de instituciones a la hora de analizar los programas de ayuda que deben desarrollarse y someterlos periódicamente a evaluación.
Aceptando que hay diferentes grados de responsabilidad, es preciso mover el foco hacia uno mismo -como ciudadano, como padre, como hijo, como profesor...- y, asumiendo el rol que haga falta, dejar de proyectar todas las culpas de lo que ocurre en el otro, que a su vez las proyectará sobre otro, y así sucesivamente.
Sin embargo, la realidad se ha tornado mísera. Las necesidades son acuciantes y muchas personas se encuentran bajo el imperio del hambre, del frío, de la falta de vivienda. La falta de respuesta de las instituciones, o las limitaciones en la respuesta que dan, están llevando a la sociedad civil a organizarse para ayudar a las personas que lo necesitan. La historia se repite, los mayores lo saben bien, y esa es la fortaleza de la comunidad: su capacidad de organizarse para ayudar, desde la generosidad y el altruismo, a los miembros más golpeados por la crisis.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED