viernes, 24 de noviembre de 2017
logo economy journal

Título de la imagen

José Saturnino Martínez García. Profesor de Sociología en la Universidad de La Laguna

Clase alta, pobres, y en medio, la clase media, donde nos colocamos casi todos. Algunos análisis dan carta de validez a esta visión de la estructura social, agrupando a las clases sociales según nivel de renta. ¿Es esta una forma adecuada de acercarse al problema de las clases sociales?.

Para responder a esta cuestión, imagine dos personas de 40 años. Una de ellas es hija de un padre médico, estudió la carrera de Derecho, se sacó una oposición y desde poco antes de cumplir los 30 años es funcionario de Grupo A en la administración, con un salario neto de 2.000 euros a día de hoy. La otra empezó a trabajar en la hostelería a los 15 años, a los 30 montó un bar por su cuenta, y promediando el año, también obtiene unos beneficios netos mensuales de 2.000 euros ¿Pertenecen a la misma clase social? La mayoría de los sociólogos dirá que no, pues sus estilos de vida, sus trayectorias laborales, el riesgo de la precariedad, del paro, la estabilidad de sus ingresos a lo largo de la vida? son distintos. Los ingresos son un resultado de la posición de clase social, no su definición.

No nos hemos puesto de acuerdo en definir con precisión qué es una clase social, pero casi todos los sociólogos creemos que es una posición en la estructura social que tiene que ver con la ocupación, con la propiedad y con la posición jerárquica en la organización en la que se trabaja. Los distintos esquemas de clases separan entre empleos cualificados y no cualificados, del sector servicios y manuales, entre jefes y subordinados y entre propietarios y no propietarios de los medios de producción.

Desde este punto de vista, las clases medias serían personas que desempeñan ocupaciones no manuales de cualificación media y alta, propietarios de pequeños negocios o/y con posiciones de mando intermedio o alto en la organización del trabajo. Con esta definición, la crisis, a quien está golpeando de verdad no es a las clases medias, sino a las clases populares.

Veamos uno de los problemas más dramáticos de la crisis: el paro. En la Tabla 1 se aprecia la evolución de la tasa de paro por clase social; se observa que los niveles de paro son muchísimo mayores para las clases populares que para las clases medias. En parte esto se debe a que las crisis son sectoriales. El aumento del paro en España está muy vinculado al hundimiento de la construcción, sector en el que predomina empleo manual de cualificación media y baja. En crisis pasadas estuvo vinculado al hundimiento de sectores como la agricultura, la minería o la industria pesada.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED