viernes, 24 de noviembre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: Clase media
Redacción

La centralidad de la idea de progreso en las clases medias

Título de la imagen

Santiago Villar Pallás. Licenciado en filosofía

Para dilucidar en el momento histórico en que se encuentran las clases medias podemos recurrir a dos tradiciones. Una historia a los ojos de los políticos -singular y azarosa-, donde todo es atribuible a causas particulares y una historia desde la perspectiva de los literatos -pautada y determinista-, donde las causas generales determinan el curso de los acontecimientos. Pueden existir causas generales históricas que determinan inexorablemente nuestro estado social, pero también podemos aceptar la hipótesis que las acciones singulares hacen fecundas o estériles las causas generales.  


Señalar una única causa general no deja de ser una ambición luminosa y peligrosa. Luminosa porque podemos organizar el caos baja un único paraguas, pero peligrosa en cuanto nos conduce a la gramática de la obediencia. Así, sostener que poseemos libre arbitrio para ejercer una elección moral en una realidad caracterizada por causas generales puede ser un modo fructífero para comprender el presente y el futuro de la clase media en las sociedades occidentales. La tozuda realidad se empecina por mostrarnos que el límite de la elección moral es la perpetuación de un sistema económico capitalista.

Pérdida del capital social, cultura y simbólico de la clase media

La clase media es una categoría que implica la existencia de la clase alta y de la clase baja. Los límites de las categorías son convenciones que nos sirven para establecer un determinado orden. Desde una perspectiva económica podemos categorizar las clases medias en relación al valor del capital y del trabajo. Las clases altas se sostienen gracias a su capital, mientras las clases trabajadoras dependen fundamentalmente de su trabajo. Para Pierre Bourdieu, el capital se puede entender como cualquier tipo de recurso capaz de producir efectos sociales, en cuyo caso es sinónimo de poder, o como un tipo específico de recurso, con lo cual sería un tipo de poder.

A simple vista, el capital económico es el que nos permitiría distinguir con más claridad entre las clases que ejercen el poder sobre los recursos o personas y las clases que únicamente disponen de su trabajo. En las sociedades capitalistas la progresiva preeminencia del capital económico ha ido subyugando en su esfera al capital social, cultural y simbólico. En cierto modo, el declive de las clases medias se puede constatar con la pérdida insidiosa de su capital social, cultural y simbólico.

Las clases medias se definen por posesión de pequeñas propiedades, de un capital y de un trabajo que les proporciona suficientes recursos para constituir un guión de vida autónomo. La peculiaridad de la clase media es que su identidad depende de sus habilidades en el mercado. El mercado es un invento reciente. En cierta medida la democracia liberal tiene su origen en la unión de la libertad y el comercio.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED