lunes, 21 de agosto de 2017
logo economy journal

Pablo Zalba Bidegain. Diputado al Parlamento Europeo y Vicepresidente de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios.

El reciente triunfo electoral de Ángela Merkel, considerado histórico por lo abultado de su victoria, constata que la política que lleva a cabo la líder alemana y la formación política que la sustenta, la CDU, da respuesta a las demandas de los ciudadanos y así lo han hecho saber éstos a través de su apoyo masivo en las urnas.
 

La eficacia en la gestión y la toma de decisiones han inclinado la balanza, pero también ha sido clave la estabilidad que transmite un país cuyos líderes han hecho una apuesta muy clara por fortalecer la unión política y económica en el territorio europeo. En definitiva, una apuesta por la Unión Europea con todas sus consecuencias.

La confirmación incuestionable de Ángela Merkel al frente de uno de los países de mayor peso en la UE da un impulso decisivo a las reformas que necesita Europa. Y lo hace, además, en un momento muy complejo pero también muy oportuno, tras años de crisis económica en los que en determinados ámbitos han fraguado algunos discursos antieuropeos. Un momento en el que Europa se enfrenta a decisiones importantes que no se pueden demorar más porque corremos el riesgo de retroceder económica y políticamente.

La victoria de la líder alemana y el amplio respaldo que ha conseguido abre aún más la puerta a la esperanza para Europa y espero suponga un impulso a los grandes proyectos, como el de la unión bancaria. Son muchos los foros en los que, en mi condición de vicepresidente de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, he defendido a ultranza la necesidad de que la Unión Europea emprenda, sin más demora, el camino hacia dicha unión bancaria.

La unión bancaria, un objetivo prioritario

Es precisamente ésta la que marcará la senda hacia una auténtica unión económica y monetaria y hacia una mayor integración política en el Viejo continente. Un objetivo, sin duda, prioritario. Tres pilares son los que deben sustentarla: un supervisor único, un fondo común de garantía de depósitos y un mecanismo de resolución de crisis bancarias. Todos ellos instrumentos necesarios para asegurar una unión bancaria efectiva.

Otra de las batallas importantes que debemos afrontar en el entorno comunitario es la de la financiación de las PYMES. Actualmente, las PYMES son el motor económico y de actividad de la Unión Europea. Concentran el 67 por ciento del empleo que se genera en territorio comunitario y representan la práctica totalidad del tejido empresarial europeo, un destacadísimo 98 por ciento. Las fortísimas dificultades que encuentran estas empresas para financiarse en el actual contexto económico hacen que Europa deba plantearse seriamente actuar.

La mejora del acceso a la financiación es una prioridad y como tal debe abordarse por parte de las instituciones comunitarias. Varias son las acciones que hemos planteado en la Eurocámara en este sentido, entre ellas, la promoción del capital riesgo o la eliminación de las barreras reglamentarias y fiscales a las inversiones transfronterizas de capital riesgo, además de una acción más contundente del BCE.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED