martes, 21 de noviembre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: Crisis económica y cultura
Redacción

La crisis económica y la austeridad amenazan el derecho a la cultura en España

Título de la imagen

Esther Ortiz. Periodista

A pesar de ser un Derecho Humano fundamental, las medidas de austeridad y lucha contra el déficit están poniendo en riesgo los logros de las últimas cuatro décadas en el acceso a la cultura, ya que cada vez menos personas pueden ejercerlo. Para muestra, un botón: España posee uno de los salarios más bajo entre los países de su entorno (753 euros frente a los 1.400 de Francia) y el IVA cultural más alto de toda la zona euro (las entradas al teatro se gravan con un 21 por ciento frente al 6,5 por ciento griego). El acceso a recursos culturales es básico en una sociedad con una democracia madura y de calidad.

La democratización de la cultura ha sido uno de los grandes logros en España, país donde las élites políticas y económicas han vetado históricamente el acceso de las mayorías sociales a la cultura y a la educación. En 1900 el 64 por ciento de la población española era analfabeta -en su mayoría mujeres- frente al 40 por ciento de la británica o el 20 por ciento de la francesa, más influidas por los efectos de la Ilustración y la revolución francesa. El antropólogo socialErnestGellner reconoce como clave el "interés de esto gobiernos en invertir en la instrucción de su población".

Desprecio a la cultura

En España el desprecio a la cultura viene de lejos. Cuando Ramón Valle-Inclán concibió a su criatura el esperpento remarcó la notable diferencia existente entre España y la Europa científica, culta e ilustrada ("España es una deformación grotesca de la civilización europea"). El protagonista de su obra maestra "Luces de Bohemia" (1920) Max Extrella, escritor ciego y desahuciado recorre un Madrid convulso al que llegan los ecos de la Semana Trágica de Barcelona, empobrecido y dirigido por mangantes. Tras su entierro, dos sepultureros mantienen el siguiente diálogo en la escena XIV:

Un sepulturero: ese sujeto era un hombre de pluma.
Otro sepulturero: ¡pobre entierro ha tenido!
Un sepulturero: los papeles lo ponen por hombre de mérito
Otro sepulturero: en España el mérito no se premia. Se premia el robar y el ser sinvergüenza. En España se premia todo lo malo.

En la España de 2013, para minimizar el impacto de los recortes en cultura y la subida del IVA en 13 puntos -del 8 por ciento superreducido al 21 por ciento- el Ministro de Hacienda equipara cultura a entretenimiento. Pero frente a la superficialidad del segundo, la primera requiere esfuerzo y ayuda a configurar las construcciones sociales y las escalas de valores. El entretenimiento es una vía de escape para distraer la atención de los verdaderos problemas, generando una población menos crítica.

Las consecuencias de la crisis en la cultura son de tres tipos. Para empezar, se demanda un Arte más comprometido lo que ha hecho que esa mezcla de Arte y activismo llamada Artivismo florezca. La mayoría de sus acciones tienen que ver con el rescate a los bancos, los desahucios (uno cada 15 minutos) y toda la problemática generada por la vivienda. Como ejemplo merece la pena mencionar los trabajos de FLO 6×8 y la Agustín Parejo School.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED