martes, 24 de octubre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: Elecciones Europeas
Redacción

Parlamento Europeo: una elección que fascinará al mundo

María del Carmen Alanis. Magistrada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. México

Las elecciones del Parlamento Europeo solían ser poco interesantes. Los estudiosos de esos procesos rápidamente diagnosticaron que, desde el primer ejercicio en 1979, los comicios para elegir eurodiputados eran percibidos por los votantes como elecciones de segunda clase. Es decir, se les daba una importancia menor que a las elecciones nacionales de cada país.

Toda vez que los contendientes son partidos de índole nacional y, por tanto, orientan sus esfuerzos a conseguir el control de esos gobiernos, las tácticas desplegadas en las elecciones del Parlamento Europeo fueron subsumidas por estrategias para la competencia nacional.

Como resultado de todo ello, la ciencia política adoptó el instrumental analítico desarrollado para las elecciones intermedias de Estados Unidos para entender los comicios del Parlamento Europeo. Desde esa teoría, los resultados obtenidos en las elecciones secundarias (Parlamento Europeo) son predictores de la elección primaria (elecciones nacionales).

Las similitudes continúan. Como en el caso de las intermedias estadounidenses, las elecciones al Parlamento Europeo presentan tasas de participación electoral generalmente menores que las de las elecciones nacionales.

Las elecciones de 2014 serán distintas

Dos consecuencias adicionales sobre la conducta de los votantes han identificado la literatura académica. Por un lado, una mayor propensión para votar por partidos pequeños o que abanderan causas a escala continental (cambio climático). Por el otro, una mayor probabilidad de que, en las elecciones de Parlamento Europeo, los votantes emitan un voto acorde con sus preferencias más honestas, en lugar de ejercer un sufragio estratégico que ayude al partido que mayores posibilidades tiene de ganar.

Pero las elecciones de 2014 serán distintas. Dos elementos han eliminado la naturaleza subordinada de las elecciones del Parlamento Europeo, con lo que están adquiriendo una preponderancia inusitada.

En primer lugar, la continuidad prolongada de la crisis económica hace que la composición del Parlamento Europeo sea un asunto de primera importancia para los países acreedores, para los países deudores e inclusive, para aquellos que -como Gran Bretaña- no utilizan la moneda común. La ortodoxia de los remedios anticrisis y la profundidad con que se mantenga el vínculo entre países atraviesa por la integración que adopte el nuevo órgano deliberativo regional.

En segundo término, esta elección será la primera en que entren en vigor las disposiciones del Tratado de Lisboa que fortalecieron al Parlamento Europeo. No sólo está en juego la integración de una Cámara con mayor capacidad de decisión en cuanto a las políticas continentales. Además, a partir de este momento, la Eurocámara será la que decida al Presidente de la Comisión Europea. Lo hará a propuesta del Consejo de la Unión Europea que, para ello, deberá tomar en cuenta los resultados de las elecciones del propio Parlamento. En suma, la capacidad decisoria sobre el Presidente de la Comisión le fue trasladada, en forma indirecta, a los ciudadanos votantes.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED