sábado, 16 de diciembre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: Capitalismo filantrópico
Redacción

El capitalismo no tiene nada de filantrópico

Carlos Berzosa. Catedrático de Economía Aplicada Universidad Complutense

Carlos Berzosa. Catedrático de Economía Aplicada Universidad Complutense

El capitalismo filantrópico son dos términos incompatibles entre sí. Este afirmación un tanto contundente viene corroborada por la propia definición que el diccionario de la Real Academia Española(DRAE) da del término filantropía: "Amor al género humano".

Un sistema económico como el capitalismo no siente nada de amor por el género humano si se tiene en cuenta para empezar la definición que el DRAE proporciona: "Régimen económico fundado en el predominio del capital como elemento de producción y creador de riqueza. II 2. Conjunto de capitales o capitalistas, considerado como entidad económica".

En todo caso, se puede considerar que si se crea riqueza y esto beneficia a las personas en la mejora de su bienestar, como así ha sido en los países desarrollados, algún elemento filantrópico puede haber en su comportamiento.

Pero para poder estimar el carácter filantrópico de un sistema el elemento fundamental es determinar cuál es la guía principal que motiva la producción y la riqueza, y en ningún caso es evidente que viene dada por el amor al género humano sino por la consecución del beneficio que es muy distinto. El propio Adam Smith, considerado por muchos economistas como el fundador de la ciencia económica moderna, en su obra publicada en 1776 "La riqueza de las naciones" defiende la persecución sin trabas de la ganancia privada. Si bien mantenía la idea de que cada uno buscando su propio interés personal conseguía beneficiar a los demás. La historia y determinadas teorías han cuestionado esta visión ciertamente optimista.

Lo que no quiere decir que en esa consecución del beneficio no se generen efectos que mejoren las condiciones de vida de las personas. El capitalismo industrial desde su surgimiento a fines del siglo XVIII ha logrado avances considerables en la tecnología, investigación, aumento de la renta, la riqueza y en la mejora del bienestar de importantes sectores de la población mundial. Estos avances no se han dado solamente en términos económicos sino en aumento de la esperanza de vida, educación, y libertades democráticas.

No obstante, este progreso no ha sido igualitario sino que ha venido acompañado de desigualdades económicas, sociales, en derechos y oportunidades.

Los damnificados, en la evolución histórica en los países que han logrado mejores resultados, han sido muchos a lo largo del proceso de desarrollo, y aunque actualmente han desaparecido bastantes privaciones y se han atenuado los males, se siguen produciendo exclusiones sociales. En los países menos desarrollados, sin embargo, la pobreza y el hambre se siguen dando. No se observa indicios de que los capitalistas, banqueros, organismos económicos internacionales y dirigentes políticos tengan intención de resolver esto. Todas las propuestas que se han hecho para modificar el orden económico internacional con la finalidad de conseguir que sea más igualitario no han prosperado por la oposición de las grandes potencias y de las corporaciones. Se sustituye de este modo la justicia por la caridad o la compasión.

En estos espacios de privaciones, que son muy elevadas en la economía global, es en dónde tiene lugar la posibilidad de ejercer acciones filantrópicas. La filantropía que se ejerce individualmente o por empresas concretas no resuelve el problema de raíz porque va a los efectos y no a las causas. Es una respuesta más en términos de caridad que de justicia. Se trata de paliar parcialmente los destrozos o la falta de atención a personas vulnerables que tienen lugar dentro del capitalismo. El mercado aunque sea eficiente, que no siempre lo es, no genera necesariamente modelos socialmente deseables.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED