sábado, 21 de octubre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: Sindicatos
Redacción

Los sindicatos hoy: ¿Ahora qué?

Martin Artiles

Antonio Martín-Artiles. Catedrático sociología de las relaciones laborales

La actual crisis de los sindicatos tiene una larga trayectoria gestada durante los últimos treinta años. Las raíces son profundas y no se limitan estrictamente a los sindicatos como forma de representación colectiva. La raíz de la crisis es estructural, lo que significa que durante los últimos treinta años se ha venido transformando la base sobre la cual se ha edificado el sindicalismo. Como son el modelo de organización empresarial; el tránsito del empleo industrial a los servicios; el status de protección jurídica del empleo y las sucesivas reformas de la estructura de la negociación colectiva. A pesar de estas transformaciones, el sindicalismo todavía cuenta hoy con un importante baluarte: el sector público como locomotora para la defensa de los bienes colectivos. A estas cinco dimensiones le dedicamos atención a continuación.

Transformaciones en el modelo organización empresarial

En primer lugar, el modelo de empresa es un elemento importante porque es el terreno donde germina la capacidad asociativa de los sindicatos. En este sentido, la gran empresa industrial "fordista" se ha venido transformando mediante la descentralización del sistema productivo, lo que ha comportado un aumento de las pequeñas empresas y pequeños centros de trabajo, una tendencia hacia la subcontratación entre empresas, la configuración de redes de empresas que cooperan en la división del proceso productivo, además de otras modalidades de organización, como el teletrabajo. La idea de "fábrica difusa" trata de ilustrar el nuevo modelo de empresa cuyos contornos son difíciles de precisar. Estas transformaciones estructurales comportan dificultades asociativas para los trabajadores dado que el punto de encuentro, de interacción de los trabajadores, se difumina.

Los sindicatos han tratado de responder a este problema que se deriva de los nuevos modelos de organización de empresa buscando nuevas formas de organización sindical, como por ejemplo, la organización de comités de empresa inter-centros, las secciones sindicales inter-empresas o bien de polígonos industriales que agrupen la representación de diferentes pequeñas empresas. Uno de los problemas de la "fábrica difusa" estriba en la dificultad de hilvanar el tejido asociativo de los trabajadores y articularsu representatividad. Pero otro problema, no menos importante, estriba en la dificultad de encontrar al interlocutor empresarial. Es necesario encontrar a dos interlocutores estables para negociar: "el tango se baila entre dos".

Asimismo, las nuevas formas de organización del trabajo están llevando a cabo un proceso de integración de los trabajadores en la cultura de la empresa, en una especie de cooptación ideológica introducida con las formas de participación directa, implicación y responsabilidad de las tareas, reducción de las jerarquías, con los grupos autónomos de trabajo y otras formas de "auto-control democrático" donde los trabajadores pueden debatir y cooperar de forma más horizontal. Las jerarquías en el trabajo se están haciendo menos visibles y la capacidad de "resistencia" de los trabajadores tiende a diluirse en formas de gestión seductoras y aparentemente democráticas.

El control panóptico a través de la informática contribuye a la auto-disciplina de los empleados, así como al control individualizado de los mismos.

Los sindicatos raramente pueden escapar de las nuevas formas seductoras de la organización del trabajo. Muchas veces los representantes sindicales están implicados en la propia gestión del grupo de trabajo e incluso en bastantes empresas se encuentran que las comisiones de organización del trabajo tienen importantes tareas de gestión laboral, como entre otras, autorganizarse los periodos de vacaciones o los turnos de trabajo. Por consiguiente, el papel sindical como "actor resistente" se debilita y es cooptado como sujeto colectivo "colaborador" por ciertas formas de gestión empresarial.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED