martes, 22 de agosto de 2017
logo economy journal
< ver número completo: Inmigracion
Redacción

Inmigración, ¿la vergüenza de Europa?

Carmen P. Flores

Carmen P. Flores. Periodista

Cuando hablamos de inmigración, a las europeas y los europeos siempre nos vienen a la memoria las imágenes de los inhumanos saltos a la valla de Melilla, o de las embarcaciones hacinadas de africanos tratando de alcanzar la costa de Lampedusa, siendo rescatados al límite por los carabinieri cuando están a punto de zozobrar. Ellos, los que huyen de la miseria y de la guerra fratricida, solo buscan poder sobrevivir y recuperar su dignidad perdida. Algunos, muy pocos, hasta lo consiguen pero la mayoría lo pagan con sus vidas, hundidos en el fondo del mar o enterrados anónimamente en cualquier cementerio de la costa mediterránea, sin que su familia, ni sus amigos, sepan que ha sido de su ilusionado intento por encontrar una nueva vida en aquel paraíso que un mal día pudieron ver en la televisión de su país.

Y qué decir, de aquellos seres humanos que atraviesan el charco en vuelos low cost fletados en los aeropuertos latinoamericanos del Sur y el Centro de la antigua América española, para intentar en "la madre patria" salir de la miseria en la que transcurre su vida diaria en sus países de origen, que siguen atrapados en el tiempo, como si el progreso o sus propias riquezas, no les pertenecieran. Unas veces son mujeres, que dejan a sus hijos con los mas viejos de la familia, las que se arriesgan a la desesperada a inmigrar, y otras son los varones los que, incluso con una carrera universitaria, buscan una recolocación miserable en un país, que ni tiene las virtudes de una madre ni mucho menos les acoge como su propia patria. Y lo que es peor, antes de la crisis aquellos trabajos que no queríamos los nativos los recogían ellos. Ahora, ni siquiera eso. Hecho que significa un regreso aun mas duro que el de la partida y un estado de frustración y resentimiento imposibles de cicatrizar.

La Europa rica y poderosa que se ha visto inmersa en una crisis económica atroz, se ha convertido en una pandemia para los ciudadanos de Portugal, Italia, España y Grecia, país este último en el que la caída de la renta per cápita ha causado auténticos estragos. Y todo ello, fundamentalmente gracias a las imprevisiones de los gurús de la economía, los profetas del parquet y unos dirigentes políticos que se han mostrado ante sus votantes como unos perfectos incompetentes. Todo eso y algo más, ha evidenciado más que nunca, la diferencia que todavía existe entre los países ricos y los pobres de este viejo y atribulado continente.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED