martes, 24 de octubre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: Inmigracion
Redacción

La migración irregular. El regreso: desafíos y prácticas

Embajadora Laura Thompson. Directora General Adjunta. Organización Internacional para las Migraciones (OIM)

Los movimientos de población irregulares comprenden diversos grupos de migrantes incluyendo: refugiados, solicitantes de asilo, migrantes económicos, personas en busca de sus familiares, víctimas de la trata, y los niños no acompañados, entre otros. Algunos de estos migrantes están protegidos por los sistemas jurídicos internacionales establecidos, tales como los principios de no devolución y asilo, mientras que otros quedan fuera de estos sistemas de protección.

Tales movimientos irregulares suceden en todo el mundo y generan un gran interés público, en particular, cuando se producen tragedias. A pesar de las condiciones del mar cada vez más peligrosas, los migrantes irregulares siguen cruzando el Mediterráneo, con lo que el número total de llegadas a Italia este año es 154.075, según los datos recién difundidos por el Ministerio italiano del Interior.

La diversidad en la naturaleza y la complejidad de estos movimientos está poniendo a prueba la capacidad de respuesta de los Estados miembros en la frontera sur de la UE, en materia de búsqueda y rescate en el mar, procedimientos de asilo, respuesta a las necesidades de los grupos vulnerables y para hacer frente a la migración irregular. Y surge la presión no sólo porque estos flujos infringen la prerrogativa soberana de cada Estado de determinar que extranjeros entran y permanecen en su territorio, con qué fines y bajo qué condiciones, sino también porque las personas que participan en estos movimientos tienen más probabilidades de ser objeto de las dificultades, violaciones de los derechos humanos y discriminación, y por lo tanto, requieren asistencia especial e individualizada.

Desarrollar una perspectiva integral sobre la migración irregular

Si bien la acogida de extranjeros es una prerrogativa soberana de los Estados, debe ejercerse sin embargo de conformidad con las normas en materia de derechos humano -consagradas en los instrumentos jurídicos internacionales, regionales y nacionales- y el derecho internacional consuetudinario. Y también teniendo en cuenta el derecho de cada persona a volver a su propio país, así como de las condiciones objetivas del país de origen. La UE es una comunidad de estados fundados en los principios de respeto a los derechos humanos y la democracia y estamos agradecidos por sus esfuerzos para que siga promoviendo estos principios en todas partes, incluso cuando se trata de políticas y prácticas migratorias.

Por lo tanto, la gestión de estos flujos y la atención a las necesidades de protección de las poblaciones específicas, seguirá presentando desafíos, sobre todo con respecto a los migrantes que son objeto de trata, explotados o que son altamente vulnerables a los abusos, incluidos los niños migrantes no acompañados. Estos desafíos incluyen la escasa capacidad de los países de tránsito y de destino para responder a las necesidades de un gran número de migrantes indocumentados.

Los retos de la migración en Europa han alcanzado una escala y una complejidad que sólo pueden ser abordados mediante la acción concertada de un conjunto de países. Sin embargo, tragedias como las que se están produciendo presentan grandes desafíos sistémicos para la gobernabilidad migratoria, cuyas soluciones son complejas y requieren la participación y cooperación de múltiples actores y en múltiples frentes.

A raíz de estas tragedias, la OIM se unió a la UE, la ONU y otros asociados para pedir la cooperación y reforzar las medidas para proteger a los migrantes, salvar vidas, y abogar por un enfoque integral y equilibrado de la cuestión. Con esto en mente, existe la necesidad de desarrollar una perspectiva integral en la lucha contra la migración irregular y definir el papel de las devoluciones en las complejas dinámicas, patrones y políticas de la migración contemporánea. De hecho, la migración de regreso es un tema clave en la agenda de los responsables políticos nacionales e internacionales de todo el mundo debido a su impacto en todos los países. Sin embargo, la lucha contra la migración irregular debe abordar sus múltiples causas y no simplemente sus efectos.

Situar el bienestar de los migrantes en primer lugar

A nivel práctico, el objetivo es insertar los regresos voluntarios, seguros y dignos, basados en los derechos y que sitúan el bienestar de los migrantes en primer lugar, dentro del contexto que favorece los movimientos irregulares. Todos los interesados pueden encontrar buenas razones para apoyar este enfoque, particularmente en lo que respecta a reforzar la credibilidad política y pública de la inmigración, el asilo y las políticas de gestión de las fronteras exteriores y su aplicación.

Pero esto no es suficiente. En la OIM creemos firmemente que el enfoque más eficaz de gobernanza de la migración es el que logra un equilibrio adecuado entre la lucha contra los movimientos irregulares y la oferta de canales judiciales eficaces y adecuados de la migración, a fin de minimizar los riesgos y, al mismo tiempo, explotando al máximo los potenciales positivos y la contribución de los migrantes.

Basándose en su amplia experiencia con los países de origen, tránsito y destino, la OIM ha fomentado un enfoque de cogestión con la migración, que puede beneficiar a todos los países, así como a los migrantes, en el proceso de la migración. Consideramos que en la situación actual, es de vital importancia para mejorar el diálogo político y la cooperación entre los Estados miembros de la UE y las regiones de tránsito y origen, así como para mejorar la preparación y las respuestas nacionales a la protección de los migrantes, independientemente de su situación legal.

Los países de origen, tránsito y destino son afectados de manera diferente por las entradas irregulares y, en consecuencia, tienen diferentes perspectivas y prioridades. Para la mayoría de los países de destino, y, en cierta medida, los países de tránsito, la cuestión de fondo es la integridad de sus sistemas nacionales de gestión de la migración, incluidos los planes de migración legal y el asilo. Para muchos países de origen y tránsito, los flujos de migrantes que regresan pueden plantear retos específicos a su capacidad de absorción de los repatriados en cuanto a la reintegración y la estabilidad socioeconómica. Por otra parte, los países de tránsito pueden enfrentarse a limitaciones o carecen de la capacidad para abordar adecuadamente la situación de los migrantes irregulares interceptados, así como de los migrantes desamparados en sus países sin medios para proseguir su viaje hacia adelante o hacia casa. A este respecto, la OIM apoya firmemente la propuesta de diálogo UE-UA sobre gobernanza de la migración en la ruta del Cuerno de África, que la próxima presidencia italiana de la UE tiene la intención de poner en marcha, como una forma práctica y eficaz de encontrar soluciones políticas y operativas concertadas.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED