sábado, 16 de diciembre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: Grecia (I)
Redacción

Syriza y el nuevo sistema de partidos en Grecia

Título de la imagen

Elias Nicolacopoulos. Catedrático Emérito de Ciencia Política la Universidad de Atenas.
Irene Martín. Profesora de Ciencia Política en la Universidad Autónoma de Madrid.

Si algo se puede decir de las elecciones del pasado 25 de enero es que fueron un paso decisivo en la consolidación de un nuevo sistema de partidos en Grecia. La crisis económica ha destapado la caja de los vientos y son varios los países donde, desde hace un tiempo, se está reconfigurando el mapa partidista.

 

Pero podemos decir que el caso de Grecia lo constata de una forma especialmente clara. Las elecciones de 2009 fueron las últimas en las que PASOK y Nueva Democracia (ND) mantuvieron el estatus como hegemones del bipartidismo. En las (dobles) elecciones de 2012 el nuevo sistema parecía estarse fraguando y, en el espacio de tan sólo dos años y medio, no ha hecho más que confirmarse la tendencia hacia? ¿Un nuevo bipartidismo? Sí y no. Intentaremos explicarnos.

Por un lado, en la medida en que podamos hablar de bipartidismo, éste no deja de ser débil. Hay varios rasgos del sistema de partidos griego que más bien nos hacen pensar en un multipartidismo polarizado. Son varios los partidos con posibilidades de facilitar coaliciones -o, por el contrario, de boicotearlas-, y algunos de ellos se encuentran en posiciones ideológicas próximas a los extremos. Por otro, aún está por ver en qué medida el sistema actual de partidos se consolidará o si, dado lo inestable de la coyuntura económica de Grecia, veremos nuevas recomposiciones del mismo en las próximas elecciones. Veamos por partes los aspectos que apuntan al bipartidismo, aquellos que apuntalan la hipótesis del multipartidismo, y las perspectivas de que el sistema se estabilice, o no.

Es preciso empezar señalando el ascenso meteórico de Syriza en el periodo que va de octubre de 2009 a enero de 2015. En tan sólo cinco años ha pasado del 4,5% de los votos al 36,3%, lo que le ha dejado a tan sólo 2 escaños de lograr la mayoría absoluta en el Parlamento. Esta subida de casi 32 puntos porcentuales ha seguido un ritmo, en cierta medida, escalonado. En mayo de 2012 ya cosechó 16,8% de los votos; en junio de 2012 llegó al 26,9%, y los diez restantes son cosecha de los últimos dos años y medio. La periodización de esta victoria labrada de forma gradual no es casual si tenemos en mente las fechas de los dos memoranda, o acuerdos firmados con la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional. El primero de ellos data de mayo de 2010 y el segundo de marzo de 2012.

Auge de Siryza, declive del PASOK

Tan rápido como ha sido el auge de Syriza ha sido el declive del PASOK. El partido que ha gobernado en Grecia en solitario con mayorías absolutas en seis ocasiones, pasaba del 43,9% en 2009 al 13,18% en mayo de 2012; de ahí, al 12,3% en junio de ese mismo año y, finalmente, al 4,7% en las últimas elecciones. En otras palabras, PASOK pasa a tener la misma fuerza electoral que tenía Syriza hace cinco años y Syriza se acerca, aunque todavía no llega, a ocupar la antigua posición que tenía el PASOK. No obstante, si consideramos que también ND se ha visto bastante debilitado (de un 33,5% en 2009 a un 27,8% en 2015), el equilibrio entre los dos partidos más votados en 2015 ofrece un argumento adicional a favor de un nuevo bipartidismo incipiente.

Si tenemos en cuenta el peso de los dos partidos principales, en 2009 su supremacía frente al resto, aunque debilitada, resultaba aún evidente. En aquellas elecciones ND y PASOK sumaron, en total, el 77,4% de los votos. En las últimas elecciones de enero de 2015 Syriza y ND han acumulado el 64,1% de los votos. La diferencia de más de 13 puntos entre unas y otras es considerable, de esto no hay duda, pero se trata de una concentración mucho mayor que la obtenida por estos dos partidos en las dos elecciones anteriores de Mayo y Junio de 2012 (35,6% y 56,5% respectivamente).

Otro rasgo relevante es la diferencia que separa al segundo partido del tercero. En 2009, el tercer partido, el comunista KKE, se situó a casi 26 puntos porcentuales de ND. En mayo de 2012, en cambio, PASOK se situó a 3,6 puntos de Syriza. En junio de aquel año la distancia volvía a aumentar para situarse en 14,6 puntos. La tendencia al distanciamiento entre los dos primeros partidos y el tercero ha dado un paso cualitativo en las últimas elecciones: los 21,5 puntos que separan a Aurora Dorada de ND son un argumento adicional a favor de la tesis del bipartidismo.

Uno de los elementos más claramente definitorios de la victoria de Syriza ha sido la distribución equilibrada de sus apoyos en las elecciones de enero. Por primera vez, sus resultados en unas elecciones generales son similares en las distintas zonas de Grecia y en los distintos grupos sociales, salvo contadas excepciones. Esto es algo que ya se empezó a atisbar en las elecciones europeas de mayo de 2014 (que se puede decir que tuvieron carácter de prueba de las generales), pero los resultados de las elecciones regionales y municipales celebrados a la vez que las europeas no eran aún tan elocuentes.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED