sábado, 16 de diciembre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: TTIP
Redacción

La Comisión Europea está preparando el mayor ataque a las normas, la seguridad y la salud de los ciudadanos europeos a través de la TTIP

Título de la imagen

Junto con el gobierno de Estados Unidos, la Comisión Europea está preparando el mayor ataque a las normas, la seguridad y la salud de los ciudadanos europeos a través de la famosa Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión, la TTIP. Se representará a la Unión Europea, con derecho a negociar en nombre de los Estados Miembros.

 

Junto con el gobierno de Estados Unidos, la Comisión Europea está preparando el mayor ataque a las normas, la seguridad y la salud de los ciudadanos europeos a través de la famosa Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión, la TTIP. Se representará a la Unión Europea, con derecho a negociar en nombre de los Estados Miembros.

A menudo escuchamos que la TTIP creará empleo y crecimiento en Europa y en los EE.UU, pero cuando nos fijamos en experiencias anteriores, nos encontramos con que hace veinte años el TLCAN fue presentado como "el negocio del siglo" para los EE.UU, pero en la actualidad se reconoce que ha hecho muy poco para crear nuevos empleos. De hecho, una zona profunda y amplia de libre comercio entre los dos bloques económicos más desarrollados del mundo ciertamente no es sólo un "negocio a dos". Si se acordará un TTIP, su repercusión se prolongará por mucho tiempo y tendrá un impacto en el equilibrio internacional, tal como la conocemos.

Es creencia común que una de las principales razones del TTIP es geopolítica. En este sentido, la idea de estrechar los lazos económicos a través del Atlántico en respuesta a un "estímulo" externo no es nueva: un acuerdo similar fue propuesta en 1960 por los EE.UU para respaldar económicamente el poder militar de la OTAN y tratar de oponerse a la Unión Soviética. Mientras Bruselas y Washington parecen hablar el lenguaje de la convergencia, lo que en realidad están creando es un bloque económico que competirá con el creciente poder de los BRICS. El "predominio occidental" ha sido cuestionado por China, por ejemplo, con su crecimiento rápido y significativo en los últimos años. En este sentido, la TTIP y TPP (Asociación Trans-Pacífico) comprarían el recurso que más necesita: tiempo! De hecho, se constata que la economía china se vería afectada negativamente por el TTIP, con una disminución del PIB de hasta el 0,7%. En caso de que el TTIP y TPP se lleven a cabo, excluyendo a China, el daño en su economía podría alcanzar hasta 2,3% del PIB.

En contra de la multilateralidad


Entre los años 1990 y 2000, el mundo optó por el camino del multilateralismo. El multilateralismo es de hecho mucho más complicado de lograr, pero se trata de un cambio radical en las relaciones comerciales. La UE se comprometió a promover el multilateralismo pero, al anudarse las dos economías más grandes del planeta a través de un acuerdo bilateral de comercio, los países en desarrollo y las potencias emergentes seguirán estando excluidos de las negociaciones. En este sentido, un acuerdo transatlántico será perjudicial para ellos en muchos aspectos. Por ejemplo, con la eliminación de los aranceles a las mercancías procedentes de países africanos que entran en la UE libres de impuestos, que los pondrán en pie de igualdad con los productos estadounidenses. Cómo va a afectar la estabilidad de estos países aún está por ver.

En contra de la visión optimista que comparten por los promotores de este tratado gigantesco, estudios independientes muestran algunos resultados bastante desalentadores para la UE. A saber, una disminución de las exportaciones netas de hasta el 2% (valor de las exportaciones en el PIB), y como consecuencia de ésta, una disminución del PIB de los países europeos. No es de extrañar, así, que el comercio dentro de la UE sufriría un descenso de hasta un 40%.

Entrando en ámbitos más específicos, tales como el mercado de trabajo, los productos químicos, la salud y la industria alimentaria, se prevé que los europeos sean más pobres, con pérdidas de ingresos netos entre 3.000 y 5.000 euros por familia y año; con menos derechos, ya que habrá más de un millón de despidos; más enfermos, porque con el TTIP la carne con hormonas y también de animales clonados será legal; y menos seguros, porque vamos a vivir en un mundo en el que el euro-americana megabloque estará en oposición al chino-ruso.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED