martes, 21 de noviembre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: Turismo
Redacción

Barcelona, un modelo turístico de éxito con luces y sombras

Título de la imagen

Gemma Cànoves. Catedrática de Geografía en la Universidad Autónoma de Barcelona

Barcelona es hoy en día una marca turística mundialmente conocida y está de moda. Su proyección internacional es indiscutible y se ha posicionado como un destino urbano de primera magnitud. Esta realidad se debe a un largo proceso de evolución de las actividades turísticas. Sin embargo, la novedad deriva de la intensificación del turismo en la ciudad en los últimos 20 años y con ello los costes/beneficios de dicha actividad.  

Es innegable que Barcelona ha pasado de ser una ciudad con turismo a ser una ciudad turística y como tal debe ahora gestionar de forma equilibrada y sostenible dicha actividad. En los últimos meses la relación entre turistas y residentes ha comportado conflictos y la ciudadanía reclama gestionar equilibradamente la presión del turismo sobre sus barrios, espacios y negocios. En esta dicotomía los poderes públicos, sobre todo el Ayuntamiento, deben gestionar los conflictos de intereses que surgen por un espacio -el de la ciudad- que es multifuncional y que demanda usos diversos y en diferentes horarios. La gestión del turismo y la convivencia entre residentes y visitantes pasa cada vez más por un equilibrio en el que todos ganen; un "win-win"planificado y gestionado con el acuerdo global de todos los actores turísticos, que son muchos y muy variados. En este artículo, desgranamos de forma sintética cómo hemos llegado a la actualidad turística de Barcelona y los escenarios de conflicto y acuerdos que se vislumbran para que la ciudad siga siendo un modelo equilibrado de éxito turístico.

Evolución del turismo en la ciudad

A nivel mundial el turismo urbano, es decir realizar viajes para visitar ciudades, es un fenómeno global desde los inicios del Grand Tour, que ha alcanzado cotas de popularidad a partir de los años 80. Esta popularización está vinculada al incremento de turistas a nivel mundial y a las ofertas low cost de las compañías aéreas que facilitan los desplazamientos de fin de semana por Europa. En este contexto, Barcelona se ha situado sobre todo a partir de los Juegos Olímpicos de 1992, en el imaginario colectivo de ciudad atractiva y muy recomendada para visitar.

Efectivamente, el turismo urbano es uno de los productos turísticos que más crecen en Europa y Barcelona se posicionó en el "European Cities Marketing ranking" de 2014 en el quinto lugar en relación al número de viajeros alojados en hoteles (7,5 millones), siendo la primera ciudad Londres (28,5 millones), en segundo lugar París (15,6 millones) seguida de Berlín con 11,3 millones y Roma con 10,1. En este sentido, Barcelona ocupa la quinta posición sin ser capital de Estado como las anteriores. Esta magnitud nos explica el importante dinamismo turístico de la ciudad. Ahora cabe preguntarse cuáles han sido las claves de este éxito.

Por un lado la visualización de la ciudad a partir de los Juegos de 1992, pero por otro, la estrategia conjunta entre sector público y sector privado para pasar de ciudad con turismo a ciudad turística y por otro, la indiscutible puesta en valor del patrimonio cultural de la ciudad, junto con la diversificación de la oferta de producto turístico.

En los últimos 25 años Barcelona atesora los elementos básicos que la posicionan como ciudad de turismo urbano. Es una ciudad con un rico patrimonio histórico-cultural y monumental, buena infraestructura de alojamiento y de restauración (turismo gastronómico), capital de eventos deportivos, musicales, culturales y de negocios. Entre otros cabe citar el "Mobile World Congress", que asegura el retorno de muchos de sus congresistas a visitar la ciudad en su tiempo de ocio, y por tanto una proyección internacional de Barcelona de primera magnitud. Pero además, su mediterraneidad y su conectividad con buena parte de los destinos europeos y la obertura del frente marítimo recuperado a la ciudad, con 4 kilómetros de playas, convierten a Barcelona en un destino de turismo familiar muy valorado y más recientemente con la condición de primera ciudad en atraque de cruceros del Mediterráneo.

La oferta lúdica, la amplia oferta comercial (el eje Paseo de Gracia y los recientes establecimientos de compras de lujo allí instalados), un ambiente estable y seguro, un clima suave a lo largo de buena parte del año, las playas cada vez más limpias, con el distintivo de bandera azul y seguras, una relevancia deportiva emblemática con el Futbol Club Barcelona y un ambiente de ciudad cosmopolita, abierta, tolerante, amable y con una marcada identidad, son las claves que explican su posición de destino urbano altamente atractivo.

Esta conjunción de factores posiciona a Barcelona en el punto de mira de un amplio espectro de ciudadanos de todo el mundo que desean visitarla. El turismo urbano es un turismo de éxito en tanto que la ciudad puede ofrecer un variado abanico de productos para un amplio público, tanto por sus orígenes, creencias, edades, intereses, aficiones, actividades a realizar, productos de consumo, etc. En este sentido Barcelona ha dado con la piedra filosofal, ofrece amplia variedad de producto turístico para muchos y diversos consumidores.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED