viernes, 22 de septiembre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: Turismo
Redacción

Una oportunidad para reflexionar sobre el modelo turístico

José Luis Morales. Comissió d'Economia i Sostenibilitat, Col·legi d'Economistes de Catalunya

Barcelona se ha convertido en uno de los mayores centros turísticos a nivel mundial. A pesar de las molestias en aquellas zonas de la ciudad más saturadas de turistas en busca de experiencias, es evidente que su impacto sobre la ciudad va mucho más allá de sus efectos negativos. Además, un evidente fracaso, como lo es el elevado nivel de desempleo existente, debería convertir a la industria turística, intensiva en mano de obra, en uno de los sectores a mimar de la economía local.

También es cierto que la cadena de la oferta
turística emplea trabajadores relativamente
peor pagados que otros sectores. Pero si
esos otros sectores no son capaces de crear
nuevo empleo, no deberíamos despreciar la
oportunidad que ofrecen los viajeros globales.
Además, el impacto económico total de
visitantes no beneficia únicamente a hoteles,
restaurantes o museos. También tiene un
impacto directo sobre sus proveedores, que
podría aprovecharse para priorizar la adquisición
de alimentos y bebidas a productores
locales. Por otra parte, también existe un impacto
inducido por la industria turística, como
el gasto realizado por parte del personal de
hoteles y restaurantes, y por los de la cadena
de suministro.
Evidentemente, a los costes en forma de
molestias por el ruido y las aglomeraciones,
habría que sumar los costes ambientales de
eliminación de residuos, el uso del agua y la
contaminación generada por el transporte y la
producción de electricidad.
Infraestructuras y tecnología convierten a
Barcelona es un destino global
Tanto el puerto de Barcelona como el aeropuerto
de El Prat ocupan puestos de liderazgo
en el Mediterráneo gracias al posicionamiento
de Barcelona como atractivo destino.
Puerto y aeropuerto han aumentado notablemente
su peso en la economía catalana. Por
supuesto, se han incrementado los costes
ambientales procedentes del ruido, de emisiones
de gases de efecto invernadero y de
emisiones a la atmósfera (y su impacto en la
salud).
Pero también lo han hecho los impactos sociales
relacionados con el incremento de la

actividad en ambas infraestructuras que, en el
caso del aeropuerto, se ha convertido en uno
de los mayores proveedores de experiencia
laboral para los ciudadanos de la Barcelona
metropolitana.
Sin embargo, un excesivo peso de los vuelos
de bajo coste, se traduce en un turismo muy
sensible a las fluctuaciones de los precios. Y
los destinos dependientes de vuelos baratos
serán particularmente vulnerables a un probable
aumento de los costes del combustible.
Las redes sociales, por su parte, permiten a
los viajeros poder planificar sus vacaciones
accediendo a información inmediata, incluidos
los comentarios de otros viajeros. Estas
mismas redes sociales proporcionan a las
empresas más pequeñas una plataforma de
marketing de bajo coste que les acerca a potenciales
clientes de cualquier lugar del mundo

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED