jueves, 21 de septiembre de 2017
logo economy journal

Título de la imagen

Émilie Frenkiel. Especialista en China 

Al finaliza un año marcado por los tumultos bursátiles en China, el economista y chinólogo Jean-François Huchet dibuja en esta entrevista las grandes líneas de las reformas económicas iniciadas en 1978 y explica el papel del Estado, las grandes empresas públicas y las privadas en la economía china y su adaptación a la mundialización y al desafío del medio ambiente.*

La Vie des idées:¿Cuál es el papel del Estado chino en el desarrollo industrial de China?

Jean-François Huchet: El papel del Estado chino ha sido muy importante en el desarrollo económico de China, sobre todo desde 1978, cuando se produjo un cambio importante en su estrategia de desarrollo económico. Se trata de un Estado que ha seguido estando muy presente directamente en sus empresas públicas y también a través de las ayudas que les ha prestado para evitar un choque con las empresas extranjeras, tal como ocurrió en Rusia y Europa del Este, tras la desaparición del régimen soviético. Se trata de un Estado protector pero que ha sabido restructurarse, desarrollarse y adaptarse a la globalización. Un Estado que está muy presente pero que ha sabido forzar a las empresas a modernizarse, promoviendo nuevas capacidades tecnológicas y de acensoen la competencia internacional.

La Vie des idées:¿Cómo ha venido evolucionando este papel?

Jean-François Huchet: Su rol ha cambiado mucho desde 1978. Al principio, hasta el año 1992, al Estado estaba marcado por la planificación. Se planteaba objetivos bastante ambiciosos y no medía el desequilibrio entre sus planes de modernización y desarrollo, y el funcionamiento real de la economía, todavía muy determinado por la planificación de estilo soviético. Esto conllevó fracasos en la política industrial, concretamente en lo que concierne a la concentración de empresas para crear "campeones nacionales". Por el contrario, se logró un gran avance en las políticas de protección del mercado nacional, de protección temporal de las empresas, hasta que pudieran modernizarse y hacer frente a la concurrencia internacional. Las cosas han cambiado mucho desde 1992. Bajo la dirección de Deng Xiaoping, se lanzó un vasto programa de reformas económicas y de transición a la economía de mercado. El Estado -que se fue retirando algo, aunque no completamente- supo adaptar su estrategia en materia de política industrial, con objetivos más realistas, y sobre todo, impulsar el mercado haciendo que China se haya acercado al modelo de países que disponen de un sector de Estado importante pero en un entorno competitivo cada vez más abierto e internacional (?) Esto varía, claro está, en función de los sectores. Los hay, como el petróleo o las telecomunicaciones, que son casi monopolio de Estado y otros totalmente abiertos a la competencia, como la electrónica, electrodomésticos, industria ligera e incluso ciertos ámbitos de la pesada (?) Últimamente, el Estado se preocupa sobre todo de cuestiones relacionadas con el medio ambiente y la transición energética. Y en cualquier caso hay que tener en cuenta que entre las 500 grandes empresas chinas, una gran mayoría pertenecen al Estado, aunque se parecen muy poco a las de la década de los 80. Todas estas empresas han sido restructuradas y hay un gran debate sobre su rentabilidad.

La Vie des idées: ¿Cuál es la parte de las empresas privadas en la economía china?

Jean-François Huche: Lo que es interesante es la convergencia del Estado, que sigue siendo muy fuerte a pesar de las reformas y, desde 1978, un desarrollo importante del sector privado, que nunca se ha llegado a interrumpir verdaderamente. El sector privado desapareció en 1953-1954, en el momento de la nacionalización de la economía china, y reapareció y no ha cesado de progresar desde 1978, a excepción de dos momentos en 1989 y 1991(frenazo a las reformas como consecuencia del movimiento estudiantil de 1989) y 2008 (plan de relanzamiento en el que gran parte del dinero fue canalizado hacia el sector público) (?) Hoy el sector privado es dominante en la economía china en términos de empleo, inversiones y capitales fijos. Su única diferencia con el sector público es el tamaño de las empresas. Las grandes empresas son públicas y las pequeñas privadas. Esto viene a decir que de algún modo no se permite el desarrollo del sector privado. A partir de un cierto tamaño, hay una voluntad de tener empresas públicas que dominen la economía nacional.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED