martes, 24 de octubre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: El cambio climático
Redacción

La desatención al cambio climático en España

Título de la imagen

Vicenç Navarro. Consejo Científico de ATTAC España

Los medios de comunicación españoles parecen haber descubierto estos últimos días el impacto negativo que el irreversible cambio climático tiene sobre el bienestar de las poblaciones. En realidad, España ha estado ausente de los mayores centros de reflexión sobre uno de los principales problemas que la humanidad tiene frente a sí. Tal reflexión en este país apenas ha comenzado. En realidad, todavía hoy hay gurús económicos neoliberales, con chaquetas de todos los colores (siempre próximos a los intereses financieros y económicos), los cuales gozan de gran proyección mediática, que hasta hace poco negaban que hubiera un cambio climático, y cuando por fin han tenido que aceptar que algo pasa con el clima, niegan ahora que este cambio se deba a la intervención humana.

Es un indicador de lo enormemente conservadora que es la cultura mediática de este país que tales personajes continúen teniendo semejantes cajas de resonancia. Incluso presidentes del gobierno español, como el Sr. Aznar, el prototipo de la derecha española (equivalente a la ultraderecha en Europa), han negado que haya un cambio climático. Este partido, el PP, ha desmantelado algunas de las leyes, como la Ley de Costas y la Ley de Montes, que protegían el medioambiente y el mantenimiento de los bosques, máximos absorbentes de CO2. Una consecuencia de la poca atención prestada al tema climático por parte del "establishment" político-mediático del país, siempre muy sensible a los poderes financieros, es que algunas de la mayores urbes de España, como Barcelona y Madrid, tienen niveles de contaminación por encima de los niveles que se consideran aceptables en la normativa internacional.

Algo debe hacerse

Pero fuera de España hay un creciente sentido de urgencia de que algo debe hacerse, repito, para evitar males mayores. Y un componente de este consenso es que uno de los mayores causantes del deterioro del clima son precisamente las fuentes de energía no renovables, tales como el carbón, el petróleo y el gas, principales productores de CO2 (aunque otras fuentes se están describiendo, como el metano, considerado incluso peor que el CO2, que se produce en el fracking). Estos gases son los que retienen el calor responsable del calentamiento del globo terráqueo.

El "anti CO2" del siglo XXI será semejante al "antitabaquismo" del siglo XX

Es interesante ver los paralelismos que existen en cómo las sociedades han respondido a la amenaza del tabaquismo con la amenaza producida por la generación de CO2. Al principio la industria tabacalera negó que hubiera una relación entre tabaquismo y toda una batería de enfermedades que iban desde el cáncer de pulmón y de páncreas hasta la hipertensión. Pues bien, algo semejante está ocurriendo con las compañías petrolíferas y del carbón y su efecto nocivo sobre el ambiente. Las compañías tabacaleras gastaron millones de dólares y euros financiando estudios dirigidos a mostrar que tal daño, en realidad, no existía. Hoy, las compañías petrolíferas y del carbón han estado haciendo lo mismo, pero están perdiendo la batalla, como ya hace años la perdieron las tabacaleras (hoy el "antitabaquismo" está generalizado en el mundo).

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED