domingo, 22 de octubre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: El cambio climático
Redacción

¿Se puede disminuir el islote de calor urbano?

Título de la imagen

Stéphane Füzesséry y Nathalie Roseau. La Vie des Idées 

La Vie des Idées: Entre las cuestiones relacionadas con el "desarrollo duradero", destacan las de carácter climático ¿Cómo interviene el factor climático en la noción de "ciudad sostenible"? ¿Existe una correlación entre ciudad y clima?

Mireille Lauffenburger: El clima tiene características muy particulares a escala de las ciudades. Se puede hablar, por ejemplo, de "clima urbano", tanto a escala micro-local (una calle), local o topoclimática (una ciudad). De otro lado, cuanto más extenso es el territorio de una aglomeración densamente poblada, más energía solar puede captar y restituirla en forma de calor. En este sentido, la modificación más notable del clima por el desarrollo urbanístico es la diferencia de temperaturas entre las zonas urbanas y periurbanas y las áreas rurales el entorno. Este fenómeno se denomina "islote de calor urbano" (Urban Heat Island). El islote de calor urbano es decreciente del centro urbano denso hacia la periferia. Se estima que en media anual, la diferencia de temperaturas entre el centro de una ciudad y su periferia es generalmente de entre 2º y 3º.

La Vie des Idées: ¿Qué factores explican la formación del islote de calor urbano?

Mireille Lauffenburger: La actividad urbana intensa explica en esencia la modificación de las temperaturas por la emisión de calor, pero la morfología de las ciudades es también un factor determinante. El tamaño, la forma y la disposición de las construcciones así como los ejes de circulación modifican de forma singular las aportaciones solares, la circulación del aire y, en consecuencia, los balances de energías limpias en un espacio urbano. Si las construcciones, formando "máscaras", multiplican las zonas de sombra a escala de la calle, ofreciendo con ello un potencial de refrescamiento - utilizada desde antiguo en las medinas mediterráneas- la importancia de las superficies minerales que absorben el calor, y la disminución de la velocidad del viento en el ámbito urbano -como consecuencia de la elevada rugosidad de la superficie urbana en relación con la agrícola de la planicie- son factores que contribuyen substancialmente a la formación del islotes de calor urbano.

La Vie des Idées: ¿Por qué el islote de calor urbano constituye un desafío ecológico?

Mireille Lauffenburger: El islote de calor urbano se traduce en altitud en una capa más caliente y rica en elementos contaminantes, que adquiere la forma de un hongo o penacho movido por los vientos. La importancia de las superficies minerales y la diminución de la velocidad del viento provocan en las ciudades un aumento del calor perceptible por el organismo humano. El islote de calor urbano tiene más de un impacto ambiental. En París, el islote de calor urbano tiene un significativo impacto sanitario. No está solamente relacionado con el aumento de la contaminación por concentración de elementos contaminantes y la ausencia de circulación del aire y(generalmente) de vientos del oeste, sino también -en el caso de anticiclones dinámicos potentes, desarrollados y estables- ,a temperaturas medias muy elevadas, durante muchos días consecutivos. En climatología, estos episodios excepcionales son denominados "olas de calor" o "canículas". La consecuencia sanitaria directa de estas canículas es el aumento de la mortalidad.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED