jueves, 23 de noviembre de 2017
logo economy journal
< ver número completo: LA CRISIS ENERGÉTICA EN EUROPA
Redacción

La transición energética en España? ¿Para cuándo?

Título de la imagen

Natalia Fabra. Profesora Titular en el Departamento de Economía de la Universidad Carlos III de Madrid y miembro de Economistas Frente a la Crisis.

Los combustibles fósiles -petróleo, carbón y gas- representan más del 80% del consumo energético mundial. Las fuertes inversiones en energías renovables no han evitado que hoy el mundo sea más dependiente de los combustibles fósiles de lo que lo era a principios de siglo.

Tampoco la evidencia científica creciente -y contundente- sobre el avance del cambio climático ha sido suficiente para frenar el avance de los combustibles fósiles. Sus emisiones están causando el aumento en la concentración de carbono en la atmósfera, y con ello, están contribuyendo al calentamiento de los océanos, la disminución de los volúmenes de nieve y hielo, y la elevación del nivel del mar. Al daño medioambiental hay que sumar los efectos que los fenómenos atmosféricos extremos asociados al cambio climático -sequías, inundaciones, tifones- tienen sobre el aumento de la pobreza y los conflictos en las regiones menos desarrolladas del planeta.

Es por tanto urgente impulsar una transición energética a escala global que reduzca nuestra dependencia de los combustibles fósiles. Ello no implica renunciar al crecimiento económico. Muy al contrario, las inversiones que posibilitan la transición energética pueden constituir un fuerte estímulo económico que nos libere del estancamiento secular en el que parecen estar sumidas nuestras economías ¿Qué otras actividades tienen el mismo potencial para estimular el crecimiento económico y la generación de empleo de forma sostenible?

La política, clave para la transición energética

Transiciones energéticas ha habido muchas a lo largo de la historia: de la biomasa al carbón, del carbón al petróleo, y del petróleo a la electrificación. Cada una de estas transiciones desencadenó importantes cambios en los sistemas productivos, de calefacción y de transporte, permitiendo la consecución de tasas de crecimiento y niveles de bienestar antes no conocidos.

Ahora estamos ante una transición energética de naturaleza distinta. El respeto al medioambiente es el mayor bien público que se pueda concebir: las emisiones de cada país afectan a todos los demás sin que ninguno de ellos de forma unilateral tenga incentivos a reducirlas. Por ello, y a diferencia de las anteriores, esta transición energética no se producirá de forma espontánea, o en cualquier caso, no al ritmo que exige la urgencia de frenar el cambio climático. Esta transición energética, a diferencia de las anteriores, sólo tendrá lugar si hay voluntad política a escala global y esfuerzos coordinados para que se lleve a cabo.

Anterior
Siguiente

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED

THE ECONOMY JOURNAL

Ronda Universitat 12, 7ª Planta -08007 Barcelona
Tlf (34) 93 301 05 12
Inscrita en el Registro Mercantil de Barcelona al tomo 39.480,
folio 12, hoja B347324, Inscripcion 1

THE ECONOMY JOURNAL ALL RIGHTS RESERVED